La emoción y la moral, claves para el éxito en redes sociales - Nobbot

La emoción y la moral, claves para el éxito en redes sociales

Investigadores de la Universidad de Nueva York han realizado un exhaustivo estudio para tratar de comprender cuál es la clave de la viralidad en redes sociales. Para ello han analizado más de 560.000 mensajes en Twitter sobre tres cuestiones de debate político: el control de armas en EE UU, el cambio climático y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los resultados, publicados en la revista PNAS, indican que los tuits sobre temas políticos que incluyen un lenguaje emocional y moral incrementan sustancialmente su difusión dentro del grupo ideológico del propio emisor.

redes sociales y burbujas de confort ideológico

“El contenido que más rápidamente se difunde es el que mayor impacto puede tener en las redes sociales, así que los individuos, los líderes de la comunidad y las élites políticas podrían ver aumentada su influencia resaltando en sus mensajes aspectos morales y emotivos”, indica William Brady, autor principal del trabajo, según leemos en SINC.

Sin embargo, para que estos mensajes alcancen una mayor difusión tienen que compartirse en círculos que muestren una afinidad ideológica o social, que compartan una misma visión del mundo.

Este hallazgo viene a confirmar las tesis del libro  ‘El filtro burbuja. Cómo la red decide lo que leemos y lo que pensamos’ (2011), que acaba de publicar en España la editorial Taurus. Según su autor, internet pretendía convertirse en una herramienta fundamental para alcanzar una sociedad más democrática y transparente y, sin embargo, ha segmentado la información hasta personalizarla, creando burbujas en las que solo tienen cabida noticias que coinciden con nuestros intereses y preferencias.

Durante su investigación, los científicos de la Universidad de Nueva York segmentaron los tuits en diferentes categorías en función de si contenían palabras con un significado moral y emocional (por ejemplo, ‘codicia’), solo emocional (‘miedo’), o solo moral (‘deber’), basándose en la consulta de varios diccionarios seleccionados previamente para identificar los términos.

De esta manera, contabilizaron cuántos retuits correspondían a cada categoría e identificaron cuál era la posición ideológica, tanto del emisor del mensaje como de la persona que lo retuiteaba, a través de un algoritmo que analiza la red de seguidores de cada usuario.

Los resultados del estudio demostraron que, en los tres temas de debate, los retuits se incrementaban en un 20 por ciento cuando sus palabras aportaban un mensaje moralizante y emocional a la vez. Sin embargo, el impacto se veía reducido en los casos en los que el lenguaje se limita a ser solamente moral o solamente emocional.

historias para llorar en facebook

Los anunciantes ya parecen haberse dado cuenta de la potencia de las emociones para mejorar la posibilidades de éxito en las redes sociales. Así, un artículo de Digiday señala que los contenidos de tipo emocional se están utilizando ya para mejorar el alcance orgánico en Facebook. “Estamos gravitando hacia historias que podrían hacerte llorar”, declaró a esta publicación la editora jefe de LittleThings, Maia McCann. Generar tristeza, felicidad o enfado es la clave empieza a ser el objetivo de toda clase de medios para conseguir que sus historias sean más virales.

BBC News publicó un video con el padre de una de las chicas heridas en el ataque terrorista de Manchester, que fue compartido más de 14.000 veces. Otro video, de AJ +, sobre un joven sirio de 12 años pidiendo ayuda para su país devastado por la guerra fue compartido más de 440.000 veces. Bloomberg, por ejemplo, cuenta con un grupo privado de Facebook centrado en las finanzas personales que desafía a los miembros a cambiar sus hábitos de consumo. Alentando a los lectores a compartir historias sobre su progreso, estos participan de manera personal. “Generas automáticamente esa comunidad y puedes aprovechar la emoción”, dijo Meena Thiruvengadam, directora global de desarrollo de audiencias de Bloomberg.

En Nobbot | ‘El Filtro burbuja’: ¿Quién decide lo que lees y opinas?

Imagen: Wikimedia commons