A Miguel Ángel le habría encantado Instagram, y a Platón, Twitter - Nobbot

A Miguel Ángel le habría encantado Instagram, y a Platón, Twitter

Internet y más Internet. Ha revolucionado nuestras vidas y la de toda la humanidad. Su presencia afecta a todos, al más rico, al más pobre, al más alto, al menos guapo, al más listo… Pero, ¿cómo habría sido la relación de Internet y las redes sociales con algunas de las figuras más relevantes de la historia? ¿Os lo imagináis? Sí, vamos a fantasear un poco.

Redes sociales para todos

Instagram es una de las redes sociales más preciosistas. Las imágenes, su luz y color, lo inundan todo para regalarnos preciosas obras pictóricas. Así que, cómo no pensarlo, a los grandes artistas les habría encantado usarla. No resulta difícil imaginar a Miguel Ángel, trabajando en su Capilla Sixtina y fotografiando con su smartphone (uno con la mejor lente del mercado, claro) los detalles en los que iba avanzando. Dicen que el papa Julio II le presionaba mucho respecto a esos avances. Si le hubiera seguido en Instagram, no habría tenido problemas para poder ir viendo cómo crecía la obra.

Otros pintores que habrían disfrutado un montón de esta red habrían sido los impresionistas franceses. Pues precisamente ellos se obsesionaban con el tema de la luz. Exacto, igual que a lo que muchos nos pasa hasta que decidimos qué filtro usar. ¿Sabíais que Monet pintó una serie de hasta 31 lienzos de la catedral de Rouen? Su propósito era captar la fachada en todos y cada uno de los momentos del día. Aunque quizá Monet se hubiera vuelto literalmente loco eligiendo entre Amaro, Clarendon, Lark, Ludwig

Filosofeando, digo, twiteando

En cambio, de todas las redes sociales, la que hubieran disfrutado los filósofos más sesudos habría sido Twitter. 140 caracteres para dictar sentencias, para soltarse zascas sobre su visión del mundo, para retuitear a sus amigos, para trollear a los contrarios… Bueno, de hecho, la red del pajarito es un lugar en el que “viven” muchos personajes históricos. Muchas cuentas están creadas como si por ellas hablaran esos individuos que estudiamos para la selectividad.

@socratesquots tiene más de 90.000 seguidores y nos presenta eso mismo: frases del inmortal pensado. En inglés, eso sí, nada de griego antiguo.

Aunque, como Twitter es el gran mundo del humor, no podemos perder de vistas cuentas que parodian a este tipo de personajes. Platón es el protagonista de una de ellas y le tiene una manía a Descartes que ya, ya.

Descartes, Kant, Locke, Hume, Nietzsche… La realidad supera a la ficción con estas creaciones.

Facebook, el postureo máximo

¿Cuántas veces no habéis tenido la tentación de eliminar a uno de esos amigos de Facebook que siempre está presumiendo de unas vacaciones magníficas, unas comidas sensacionales o unas fiestas de ensueño? Parece que viven en un mundo perfecto y, a nosotros, simples mortales con todo tipo de problemas del día a día, nos pueden llegar a hartar en las diferentes redes sociales.

Si pensamos en quiénes habrían sido los reyes del postureo en Facebook, imagino precisamente a eso, a los reyes y poderosos enseñando la construcción de sus “casitas”. Por ejemplo, imposible no pensar en Felipe II mostrando fotos del desarrollo El Escorial. Y preguntando a sus seguidores: “Esta habitación, ¿la pongo toda en oro o en plata? La duda me corroe”. Y debajo, taitantos “me gusta” de todos los súbditos que esperarían ir a la inauguración.

Por su parte, la cuenta oficial del estado de Qi, nos habría frito con las novedades de la Gran Muralla China. Tantas imágenes como metros construidos, por lo menos. ¿Y el Taj Mahal? De sobra es sabido que el mítico monumento es una tumba en honor a una esposa fallecida. Más concretamente, se lo debemos al emperador Shah Jahan, que lo mandó edificar como homenaje a Mumtaz Mahal. En este caso, sus amigos habrían tenido que aguantar el tono depresivo y de bajona del emperador, cada vez que compartía una foto del monumento. ¿Quiénes son peor, los entusiastas de palo o los tristones exhibicionistas a los que constantemente hay que animar?

Mi grupo de whatsapp

WhatsApp no es una aplicación sin más, es el motor de nuestras relaciones sociales y la usamos para todo. Claro, nosotros estamos acostumbrados a tener un grupito con nuestros amigos para quedar a cenar, a tomar una cerve…Nuestra madre nos pide que compremos el pan, nuestro tío nos manda otro de esos vídeos de gatitos que supuestamente son tan monos. Pero, imaginaos cómo habría sido el grupo de WhatsApp de los más grandes de la historia.

Por ejemplo, el de la familia Borgia. “Oye, recordad que esta noche nos cargamos al marqués :evil:” “Ok, el veneno va en el vino, ¿no?” “En el vino no, que yo me quiero coger el puntito, ponedlo en la sopa =^-^=” “¡Aclaraos, que al final nos envenenamos nosotros! ^^'”

Aunque, para grupo bueno, bueno, el que habrían montado durante la Revolución Francesa para coordinar todas sus acciones. Podemos imaginar esa lista de miembros, actualizándose cada cinco minutos con las nuevas incorporaciones, las muertes de algunos clásicos, los cambios de administrador. Más bien, habría resultado bastante caótico e incluso deprimente. Porque también podemos ver a Robespierre mandando vídeos motivacionales, cargados de buenas intenciones para estimular a las masas. Esos vídeos que duran casi diez minutos, que te consumen las megas y que están plagados de tópicos e incongruencias. Eso sí que es un Reinado del Terror, y no el que se vivió en Francia en 1793.

Youtubers de rima asonante

Otro interesante universo del mundo de las redes sociales es todo el movimiento creado en torno a la figura de los youtubers. Ya sabéis, esos chicos que ganan taitantos euros al mes por jugar a videojuegos en directo o contarnos lo que han merendado esa tarde. ¿Quiénes habrían sido youtubers de solera hace unas décadas? Pues nuestros poetas y escritores, sin duda. Machado habría tenido cientos de visitas, mientras que los clásicos de la generación del 27 se lo habrían pasado pipa recitando sus últimas composiciones de cara al público. ¿Imagináis los comentarios? “Bernarda Alba, rules”, “Tus metáforas dan bajona”, “Menos soneto y cuéntanos chismes de Alberti“.

Por no hablar de los piques dialécticos que habríamos tenido con venga de soltarse pullas entre conceptismo y culteranismo, con esos máximos referentes como eran Quevedo y Góngora. Se habrían dedicado poemas, bromazos y “caranchoas” diversos, siempre en un lenguaje pasmosamente perfecto, claro.

Líder de los e-sports

Por supuesto, en el tema de los eSports vemos, claramente, a grandes figuras militares como Julio César, Napoleón o Gengis Khan. Bueno, los guerreros del Khan a lo mejor se habrían comido los mandos en lugar de echarse unas partidas. Los torneos de LoL se habrían disputado a otro nivel. ¿Se habría pillado el primer césar romano a Garen, por sus características tan equilibradas? ¿Quién se habría atrevido con Zed? Lástima que no podamos averiguarlo.

En Nobbot | Tecnología y arte se unen para impulsar la creación