Cómo sacarle partido al Internet de las cosas en el hogar

¿Podemos sacarle partido al Internet de las cosas en nuestro hogar?

¿Podemos sacarle partido al Internet de las cosas en nuestro hogar?
Desde hace algún tiempo se viene hablando del Internet de las cosas, objetos de nuestra vida diaria que conectados a Internet ganan nueva funcionalidad y nos ayudan a conseguir ese hogar inteligente que parece el futuro que está por llegar. Pero ¿podemos sacarle partido al Internet de las cosas en nuestro hogar? Hoy por hoy tenemos algunas alternativas que nos ayudarán a utilizarlo de forma cómoda.

Muchas de las funciones que pueden hacer conectando elementos de nuestro hogar a Internet, como la calefacción, persianas o toldos automáticas que se levantan para que entre la luz del sol o se bajan en función del calor que hay en la casa, neveras que detectan los productos que faltan y nos avisan para hacer la compra o lavadoras que detectan el tipo de programa que deben poner en función del tipo de ropa que hemos introducido.

Los electrodomésticos inteligentes conectados a Internet

Hoy en día ya disponemos de algunos electrodomésticos conectados a Internet. Los más populares son las Smart Tv que permiten conectar la televisión a Internet para reproducir contenidos directamente en el salón a través de esta conexión. Por ejemplo, tenemos la posibilidad de controlar cualquier aparato con una conexión a Internet con los dispositivos de Belkin WeMo, un enchufe que tiene conexión a Internet y que nos puede permitir controlar desde la aplicación de nuestro móvil el apagado y encendido de los aparatos que van conectados a los mismos.

Pero también este tipo de dispositivos se integran con IFTTT, lo que nos va a permitir subir o bajar persianas en función del tiempo que está previsto, por ejemplo, si va a llover y no queremos que se manchen los cristales o recoger el toldo del jardín si el viento va a soplar con determinada fuerza. También lo podemos aplicar a riegos automáticos, etc.

Otra alternativa es conectar el Internet de las cosas a nuestra actividad diaria. Por ejemplo, con las pulseras Jawbone que cuantifican nuestra actividad física, lo que también nos va a permitir tomar determinadas acciones con ayuda de IFTTT de forma automática, es decir, por ejemplo, si detecta que nos hemos acostado más tarde de lo habitual, manda una orden a la cafetera para que prepare café, abra las persianas para que entre el sol y nos ayude a levantarnos, etc.

Lo cierto es que el Internet de las cosas nos va a permitir ejecutar acciones de forma automatizada, sin necesidad de estar pendiente de ellas. Controlar el robot de la aspiradora y ver el trabajo que ha hecho, ver qué comida nos falta en la nevera o qué ingredientes necesitamos para hacer determinada receta, etc.

Ahorro energético con el Internet de las cosas

Internet de las cosas
¿Y necesitamos Internet para hacer la mayoría de estas cosas? Pues lo cierto es que realmente, para muchas de ellas hasta ahora hemos estado funcionando con programadores que nos ayudaban a solucionar ciertos aspectos. Por ejemplo, programábamos el riego del césped todos los días a las 9 de la noche. Y aquí no importa si ese día había llovido o no. Si añadimos la variable de Internet al control de este dispositivo hacemos que tenga más información para ejecutar o no la acción programada.

Lo mismo con la calefacción, donde programamos el encendido a las 19:30 para que al llegar a casa a las 20:00, ¿pero qué pasa el día que nos hemos entretenido y llegamos más tarde? ¿O no vamos a dormir a casa? En estos casos la calefacción se sigue activando igualmente. Lo importante es que podamos activarla o desactivarla en función de nuestra vida diaria o de las condiciones ambientales que tengamos.

Sin embargo, aspectos como el encendido y apagado de luces si no detectan movimiento si es algo bastante conseguido con programadores, donde, por ejemplo, son muy utilizados en las escaleras de los edificios, para que la luz se vaya encendiendo en función de si detecta o no movimiento y no mantiene todas las plantas encendidas. Un ahorro realmente importante y que se nota en la factura amortizando la inversión en poco tiempo.

Todo conectado a través de WiFi

wifi
La parte positiva es que todo este mundo está todavía en sus inicios. Lo que hemos comentado no son más que meros apuntes y los desarrollos de las grandes compañías son las que tienen que ir ofreciendo más funcionalidades a este tipo de servicios. Es importante que sea el consumidor final el que vea una utilidad real a la conexión de determinados aparatos a Internet.

La conexión WiFi se convierte en el vínculo que conecta nuestro hogar, donde uno de los inconvenientes que se veían hace unos años, tener todas de red en todas las habitaciones, hoy en día han desaparecido. De todas formas, si el WiFi no nos cubre todas las necesidades siempre podemos acudir a mejorar su cobertura con puntos de acceso o utilizando redes PLC. De esta forma, cualquier aparato que tenga acceso a WiFi podremos controlarlo fácilmente desde nuestro smartphone o tablet, por poner un ejemplo.

Las posibilidades que tenemos son muchas, y poco a poco las iremos incorporando como algo normal en nuestras rutinas. A medida que vayamos renovando instalaciones o electrodomésticos veremos como poco a poco esta tecnología se ha incorporado a los mismos, de manera que algunas de las rutinas de nuestra vida sean un poco más sencillas.

En AnexoM | ¿Conoces el Internet de las cosas?
Imágenes | LG | El autor

  • Pedro

    El Internet de las cosas tiene un gran potencial. El problema es cómo los fabricantes los integrarán en nuestro día a día. De momento son funcionalidades donde se busca más lo llamativo que lo práctico, aunque ha excepciones. Pero sin duda será lo normal en cuestión de pocos años, estar conectados a nuestros electrodomésticos y tener información al minuto sobre su funcionamiento.