Así es SIGFOX, la red alternativa para el Internet de las cosas - Nobbot

Así es SIGFOX, la red alternativa para el Internet de las cosas

iot

Uno de los temas de moda de los que hemos oído hablar desde hace tiempo pero que no parece acabar de despegar o popularizarse es el de IoT, o “Internet of Things”. Lo cierto es que existen algunos inconvenientes por resolver, como la necesidad de alimentación y consumo de batería de los dispositivos o el coste de los chips para los mismos. Esto es lo que propone solucionar SIGFOX con su red alternativa para el Internet de las cosas.

SIGFOX propone la creación de una red independiente a la que, para conectarse, es necesario incorporar un chip que sea compatible con la misma. Para ello, trabaja con fabricantes como Texas Instruments, Atmel, Silicon Labs y otros para poder ofrecer distintos tipos de SOC, transceptores y componentes de conexión a su red. En el caso de smartphones y tablets, actualmente no son compatibles con esta red, pero, al no tener licencia de uso, su inclusión sería realmente económica y sencilla.

Así funciona la red SIGFOX para el IoT

Visto que el ancho de banda no para de crecer, en SIGFOX pensaron que tenían que apostar por una red más pequeña, que pudiera enviar una cantidad de datos limitada, pero suficiente para el IoT. En la red SIGFOX se transmiten mensajes de 12 bytes, pudiendo enviar 140 mensajes al día. El protocolo de metadatos ya incluye una marca de tiempo y la identificación de cada dispositivo de forma única. Puede parecer poco, pero para muchos usos es más que suficiente. Esto tiene interesantes ventajas para la comunicación de los objetos conectados:

  • Eficiencia energética, alargando la duración de la batería en algunos dispositivos hasta 15 años, más allá en muchos casos de su vida útil.
  • Uso de frecuencias libres (ISM) resistentes frente a interferencias.
  • Conectividad Ultra Narrow Band (UNB) bidireccional.
  • Libre de derechos y royalties.
  • Gestión sencilla y basada en la nube. Se controlan todos los dispositivos conectados a la red desde un único lugar.
  • Cobertura internacional.

Los dispositivos que pueden utilizar esta red van desde termostatos, detectores de humo, de presencia, localizadores, etcétera, que pueden enviar alertas o geolocalizar un objeto. Pongamos por ejemplo un envío internacional que en todo momento la empresa que ha contratado sabe dónde se encuentra gracias a un pequeño chip que se ubica en el paquete.

¿Cómo surgió la idea de la red SIGFOX?

sigfox

Lo cierto es que la red SIGFOX, por el uso que hace de los datos, tiene más de inspiración en el telégrafo o en Twitter que en las redes de banda ancha. Se inspiró en el sistema de comunicaciones que tenían los submarinos en la II Guerra Mundial, que eran capaces de enviar mensajes cortos a todo el mundo utilizando transmisiones bidireccionales de baja potencia y coste a largas distancias.

El enlace de radio SIGFOX utiliza bandas de radio ISM sin ??licencia. Las frecuencias exactas pueden variar de acuerdo a las regulaciones nacionales, pero, en Europa, la banda de 868 MHz es la más utilizada mientras que en EE UU es la de 915 MHz.

La densidad de las células en la red SIGFOX se basa en un rango promedio de unos 30-50km en las zonas rurales. En las zonas urbanas, donde hay más obstáculos y el ruido es mayor, la densidad podrá reducirse a entre 3 y 10 km . Las distancias pueden ser mucho mayores para los nodos al aire libre, donde SIGFOX ha conseguido alcances de más de 1.000 kilometros, lo que la hace especialmente adecuada para zonas despobladas o lejanas.

SIGFOX puede ser un complemento a las redes actuales o actuar de forma independiente. Los detectores y chips se pueden incluir en dispositivos tan pequeños como un botón, con la garantía de tener la autonomía necesaria para su funcionamiento durante años. Actualmente, la red se encuentra presente en más de 14 países, entres ellos España o Francia, así como en Estados Unidos. Gracias a su bajo coste, la eficiencia de comunicaciones y su alcance global, cuenta con expandirse y estar presente en 60 países en tres años.

De momento, presume de incorporar 7 millones de dispositivos conectados contratados y es el primer proveedor en proporcionar red IoT exclusiva. Para el control de dispositivos, proporciona una interfaz de aplicaciones web, así como una web API basada en estándares, para una fácil y eficiente gestión de dispositivos e integración de datos, facilitando su uso con los sistemas que ya utilizan sus clientes, caso de las empresas que empiezan a ver soluciones interesantes en esta red para mejorar sus productos y flujos de trabajo.

Lo cierto es que parece que el gran salto lo darán si los dispositivos móviles empiezan a incorporar su chip de comunicación, para poder controlar objetos desde el móvil. De otra manera, su uso seguramente quedará más enfocado a empresas y negocios para mejorar determinados procesos de los que actualmente es complicado encontrar más datos.

En Anexo M | HomeKit y Brillo, las propuestas de Apple y Google para la internet de las cosas

Imagen | jeferrb