Skype para la web: así funciona el servicio de videoconferencias desde tu navegador - Nobbot

Skype para la web: así funciona el servicio de videoconferencias desde tu navegador

skype

Skype es una de las aplicaciones más útiles a la hora de contactar con otras personas a través de Internet. Las llamadas de voz,pero sobre todo las videoconferencias son sus principales armas, convirtiéndola hoy por hoy en una de las aplicaciones favoritas de muchos usuarios. Recientemente ha salido una nueva versión a la que hemos querido hacer un pequeño repaso. Se trata de Skype para la web, su servicio de videoconferencias desde el navegador. Su gran ventaja es que no necesitas instalar la aplicación para ponerte en contacto con otra persona, basta con hacerlo a través de la dirección del navegador web.

Esta versión está todavía en su fase inicial, en beta, pero hay que subrayar que es totalmente funcional, sin que, durante el tiempo que hemos estado utilizándola, hayamos notado ningún problema, cortes en las comunicaciones o pérdida de calidad de la videoconferencia. 

Skype para la web, la videconferencia directamente desde el navegador

skype-web-chrome

Aunque hemos comentado que no necesitas instalar la aplicación, esto no significa que no se precise hacer nada. Y es que la primera vez que se entra en este servicio es necesario hacer una configuración sencilla en el navegador. El primer paso será identificarte con tu usuario y contraseña de Skype o de Microsoft, ya sea de servicios como Hotmail o Outlook.com. Una vez verificadas las credenciales, el navegador te pedirá permisos para instalar los complementos necesarios.

Se trata de complementos que nos van a ayudar a utilizar elementos de nuestro ordenador, como la cámara web, el micrófono, etc. Esto debe hacerse en cada navegador desde el que nos queramos conectar al servicio, es decir, si utilizas Google Chrome o Firefox indistintamente, los complementos para Skype web tendrán que instalarse en ambos, aunque sólo la primera vez que se utilice el servicio.

Después, también tenemos que conceder permisos para que utilice la cámara o el micrófono, así como para que nos envíe notificaciones. Por lo general, existirá la opción de dar permisos sólo para la sesión que está en marcha o que recuerde esta decisión y lo aplique cada vez que se emplee la versión web de Skype. Por último, el firewall de Windows o el de tu antivirus también te avisarán de este intento de conexión que se está produciendo para que tomes la decisión oportuna y facilites el acceso al servicio.

firewall-skype

La interfaz del servicio web es la que ya estamos acostumbrados a usar. Quizás lo único que se echa de menos es la posibilidad de ver los contactos que tenemos ordenados, de forma que aparezcan primero aquellos que están conectados. Si lo necesitas, puedes buscar personas para conectarte entre tus contactos o buscar directamente entre los que se encuentran de alta en el servicio. La ejecución de llamadas funciona igual que en la versión instalada, pudiendo añadir a varios contactos a la misma.

Ventajas de utilizar Skype como servicio web

Una de las ventajas de esta forma de conexión es la posibilidad de conectarnos desde cualquier ordenador o dispositivo en el que estemos, sin necesidad de tener que estar instalando la aplicación. El plugin del navegador que necesitamos la primera vez que conectamos es muy sencillo y su puesta en marcha no es comparable a la instalación de un programa convencional.

skype-web-outlook

Además, una vez que has accedido al servicio, se integra a la perfección con tu cuenta de correo de Outlook.com, de manera que siempre podrás estar disponible para realizar una videoconferencia en cualquier momento o una llamada, evitando de esta forma el cruce de un buen número de correos electrónicos. Es una buena alternativa para agilizar la comunicación que ya teníamos disponible desde hace un tiempo y que ahora se potencia todavía más, ya que, al tener el complemento instalado en el navegador, te aparecerá de forma automática.

La calidad de las llamadas sigue manteniendo los parámetros a los que estamos habituados, por lo que no tenemos que preocuparnos por ese lado. Quizás la gran ventaja para nosotros es que su uso se independiza del sistema operativo que utilizamos, de manera que los usuarios de Linux o Mac podrían utilizar el servicio sin depender de la aplicación para su sistema o distribución.

Aunque el servicio todavía tiene que pulir algunas cuestiones y terminar de añadir todas las funcionalidades de la versión instalada, lo cierto es que el comienzo es bastante prometedor y una señal más de las posibilidades que hoy en día nos ofrece un navegador web, que se ha convertido en una especie de navaja suiza de las aplicaciones y sirven un poco para todo.

En Anexo M | Skype Qik: cómo queda la nueva app de Skype para enviar vídeos cortos frente a la competencia