Sway, cómo crear presentaciones increíbles en cuestión de minutos - Nobbot

Sway, cómo crear presentaciones increíbles en cuestión de minutos

Sway

Sway es una de las últimas aplicaciones de Microsoft lanzadas. Una herramienta que se integra en Office, aunque podemos usarla de modo independiente, y cuya finalidad no es otra que permitirnos crear presentaciones.

¿Presentaciones? ¿PowerPoint no hace lo mismo? Sí, PowerPoint sigue siendo la aplicación por excelencia para la creación de presentaciones pero con Sway Microsoft quiere ir un paso más allá. Su idea es que podamos crear un tipo de material más acorde al mundo conectado en el que vivimos, un material que permita contar historias con una nueva narrativa.

Sway, presentaciones pensando en la web

Si pensamos en Microsoft y en la creación de presentaciones, es inevitable pensar en PowerPoint. La herramienta de la popular suite ofimática es la aplicación por excelencia y, en su última versión, Office 2016, ha crecido con la implementación de importantes mejoras para hacerla más potente.

No obstante, en un mundo cada vez más conectado y en el que se busca conseguir captar la atención del usuario con narrativas más atractivas, dinámicas e interactivas, PowerPoint se queda algo corta. Por tanto, Microsoft nos plantea como alternativa Sway.

Sway es una herramienta con un enfoque claro en la nube. Algo que se demuestra nada más ver que es a través de un navegador como quiere Microsoft que accedamos a ella. Vale, hay apps nativas para iOS y Windows 10 pero… teniendo en cuenta otros sistemas, como OS X, Linux y sobre todo Android, que no haya app nativa para Sway dice mucho.

Vista previa Sway

Por tanto, la idea es que sea desde el navegador y totalmente online como accedamos y trabajemos con Sway. Podría parecer un error, pero no es así. Es cierto que habrá quién conserve ese esquema de querer trabajar offline para luego subir a internet, pero si tenemos en cuenta que con las actuales conexiones de fibra el trabajo online es ágil, sería poco inteligente no aprovecharlo.

Esas opciones no son otras que poder comenzar una presentación en un equipo y cambiar directamente a otro para poder continuar sin tener que hacer nada extra. O despreocuparnos por guardar una copia e incluso tener la posibilidad de trabajar de forma colaborativa.

Todo esto es lo que hace a Sway una aplicación especial. Eso y que su rendimiento y fluidez son sobresalientes. Pero, vayamos al grano, ¿qué podemos hacer con Sway? Sabemos que presentaciones, pero de qué tipo.

Trabajando con Sway

Sway 1

Sway nos permite hacer presentaciones. Hasta aquí todo correcto y nada nuevo. No al menos hasta que iniciamos sesión. Sí, podríamos recurrir a la aplicación nativa para iOS o Windows 10, pero pensamos que recurrir a la interfaz web es lo más interesante.

Una vez dentro de Sway, veremos una pantalla en la que, además de poder crear una nueva presentación o importar un documento Word, PowerPoint o PDF para usarlos de base, tendremos algunos ejemplos tipo, que son una forma estupenda de ver todo el potencial de la herramienta.

Una vez hacemos clic en crear una nueva presentación, en la parte superior de la interfaz, veremos una barra con diferentes opciones para: Insertar, Tarjetas, Diseño y Navegación.

Sway insertar

  • Insertar nos permite elegir diferentes tipos de archivos. Podremos insertar una imagen, vídeos, etc. Algo que, como extra interesante, podemos hacer no sólo desde el contenido local, sino también desde distintas nubes.

Sway tarjetas

  • Tarjetas es la opción que nos permite añadir secciones. Estas secciones son encabezado, texto, elementos multimedia como imágenes, vídeo, tuits, gráficos, etc. Y también tenemos la opción de crear grupos para realizar una presentación, comparación, pila o automático.

Sway diseño

  • Diseño nos permite hacer uso de esquemas preestablecidos con diferentes fondos, colores y tamaños de letras, etc.

Sway navegación

  • Navegación es el último apartado y es importante conocerlo, porque es ahí donde vamos a establecer cuál será la navegación a la hora de ver la presentación. Podremos hacerlo mediante un scroll horizontal, vertical o clásico de dispositiva a diapositiva.

Luego veremos algunos botones adicionales como el de remezclar, que no hace otra cosa que modificar ajustes como diseño o navegación, por si queremos inspiración o no sabemos cómo darle un toque diferente a nuestro proyecto.

Trabajar con cada uno de los elementos no es nada complicado, y una vez puestos en el tablero -Guión- de trabajo, podremos modificar su orden desplazándolos arriba o abajo, agrupar en secciones, etc. Realmente funciona como si de una página web se tratase y en la que vamos añadiendo “módulos” con los diferentes elementos que podremos incluir.

En cada uno de esos elementos o módulos, según se prefiera, podremos modificar diferentes parámetros como textos, imágenes de fondo, color, etc. Y sí, mediante arrastrar y soltar, es cómo se realizan la mayoría de las acciones, por lo que hacer uso de Sway es bastante sencillo.

Sway, presentaciones espectaculares con el mínimo esfuerzo

Sway es una utilidad que bien merece la pena conocer. Si quieres presentar un proyecto, datos de un informe, contar una historia de forma diferente, etcétera, resulta una opción más que interesante.

Además, su facilidad de uso y esa pequeña curva de aprendizaje hacen que esté al alcance de cualquier tipo de usuarios. Es cierto que al principio su interfaz puede marear un poco, sobre todo porque necesitas unos minutos para investigar qué opción permite cada elemento, botón o menú; pero en unos minutos serás capaz de crear presentaciones espectaculares con el mínimo esfuerzo.

Y, ojo, el ser una herramienta claramente online no plantea muchos problemas, porque Sway se integra con diferentes nubes para poder cargar archivos desde ellas que usarás en tu proyectos.