Viajar es un placer y estas son las tendencias que han revolucionado el sector del transporte - Nobbot

Viajar es un placer y estas son las tendencias que han revolucionado el sector del transporte

Ya hemos hablado con anterioridad en Nobbot del trabajo de la Fundación Orange. Recientemente, ha desarrollado un nuevo estudio que ahonda en cómo la digitalización ha revolucionado todos los sectores de nuestra vida. En esta ocasión, eEspaña nos revela las claves del mundo del transporte y la logística. Nos abrochamos los cinturones (nunca mejor dicho) y nos lanzamos a conocer las diez tendencias fundamentales, diez ases de la baraja, sin los que sería imposible entender ‘La transformación digital del transporte y la logística’.

1. La combinación de tecnologías

Igual que cuando se prepara una paella, que hasta el ingrediente más pequeño hace su parte, así actúan las tecnologías. En plural, porque es en la combinación de todas donde está la fuerza y la verdadera revolución. Comunicación gracias a la nube, apps que nos llegan con el mobile, la inteligencia que supone el Internet de las Cosas, la economía colaborativa que permite lo social y el conocimiento que otorga el Big Data nos regalan este explosivo guiso.

2. Marketplaces y plataformas

Cuando contamos con la ayuda de otro, todo es más sencillo. Así sucede también en el mundo del transporte. ¿Que necesitamos viajar hasta el pueblo más recóndito y se nos ha roto la junta de la trócola o el cigüeñal y no llega ni un bus, ni un tren ni un patinete? La economía colaborativa al rescate. Ahora existen multitud se sites y plataformas en las que localizar un asiento libre o incluso un hueco en un maletero, para enviar un paquete. Proveedores y usuarios, más cerca que nunca.

3. La experiencia del cliente vuelve a ser el objetivo

Pero, ¿quién será ese dichoso cliente que está en el centro de todas las revoluciones digitales? Un momento, si soy yo. O más bien: yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos. La experiencia del consumidor es lo primero. Satisfacer sus necesidades y hacer de ese viaje o servicio una experiencia única que le haga repetir, sí o sí, con la empresa. Pero, para eso, conocerle, saber qué quiere y lo que desea, las claves de toda relación provechosa.

4. Del concepto de transporte al de movilidad multimodal

Tecnología aquí, tecnología allá, planifícate, movilízate. Nuestra interpretación del clásico de Mecano nos sirve para hablar de nuevos conceptos que nos llevan a jugar con todas las modalidades de transporte que la tecnología ha hecho que sumemos a las clásicas formas de desplazarnos. Planificar un viaje ya no es lo que era. Y las opciones son muchísimas a la hora de elegir una forma para movernos. Decimos adiós al clásico concepto de transporte para dar la bienvenida a una auténtica experiencia multimodal, en el que la planificación y las gestiones de todo tipo corren a cargos de las aplicaciones y gadgets más diversos.

5. Car as a service

La cadena de valor tradicional salta por los aires. Los productos se convierten en servicios… Y a nosotros nos viene de maravilla esta transformación que nos da toda la libertad y el poder. Tener un coche ya no es algo obligatorio o necesario, sino que el objeto se convierte en un servicio más, trascendiendo su sentido clásico. Si en algún momento necesitamos un vehículo, podemos alquilar uno a una empresa, o a un particular, o hacer servir uno de los asientos del vehículo de otro. Las opciones son muchísimas.

6. La movilidad local

Hagan juego, señores. Todo está cambiando y las empresas permanecen alerta a los movimientos que pueden determinar la partida. La disrupción ha llegado al sector de la movilidad. Baja la compra de vehículos y crecen los nuevos modelos. Alquilar o compartir son los nuevos must. Así, los fabricantes de toda la vida buscan conectar con startups que están creciendo en esta nueva economía digital que modifica las reglas y en la que deben estar tan alerta. Controlar el mercado local y regional resulta clave para ello.

7. La regulación y la nueva movilidad

A su derecha, instituciones públicas y agentes tradicionales. A su izquierda, los nuevos modelos de negocio con base colaborativa. Esperamos el pitido del árbitro para que dé comienzo el decisivo encuentro… O más bien, la regulación y legislación jurídica necesarias para que ambos mundos convivan pacíficamente. No son pocas las veces que oímos hablar a sectores más clásicos del mundo del transporte quejarse de cómo los nuevos servicios suponen una competencia desleal. Se hace necesaria una normativa que integre ambos universos.

8. Los vehículos autónomos

Cuando de niños alucinábamos viendo las aventuras de Kitt en ‘El coche fantástico‘, poco podíamos imaginar que, en el futuro, veríamos realidades muy parecidas. Aún queda mucho camino por recorrer, pero lo cierto es que, constantemente, nos llegan novedades sobre la conducción autónoma. Y las marcas más importantes se están lanzando a la investigación y la creación para no quedar atrás en uno de los sectores empresariales que marcará nuevas líneas de negocio. Hablamos de un coche que lo hará todo por nosotros. Que aparcará, que nos llevará a cualquier lugar sin vacilaciones ni dudas, ¿será también capaz de prepararnos la comida? Al margen de bromas, su calado social aún puede ser escaso pero su gradual implantación será un hecho.

9. Las infraestructuras también se hacen inteligentes

La revolución digital llega a todos y cada uno de los rincones de los sectores empresariales. Si nos referimos al mundo de la movilidad y el transporte, las infraestructuras también tienen su peso. Estamos hablando de aeropuertos, estaciones de tren o metro y carreteras que se suman al 3.0 y abrazan todas sus posibilidades. Smart cities y el Internet de las Cosas son protagonistas claves de una película llena de acción y aventura sí, pero también comodidad, seguridad, usabilidad, celeridad y muchas otras palabras que terminan en -dad y que sería imposible listar.

10. Cualquier tecnología tiene cabida

La familia que trabaja unida permanece unida. Y la familia tecnológica es grande y poderosa. No podríamos estar hablando de renovación en el sector del transporte sin, por ejemplo, esa web de viajes o esa app que nos permite buscar compañeros para el coche, sin los robots que automatizan el almacenamiento de productos, sin los beacons que personalizan nuestra experiencia de compra… Softwares y gadgets de los sectores, no específicamente de la movilidad, todos tienen su importancia y todos trabajan encajando a sus diferentes industrias. Su integración está impulsando los cambios digitales hasta cotas tan altas que ni siquiera podemos verlas aún.

En Nobbot | La tecnología se apodera de los vehículos para cambiarlo todo