¿Todos copilotos? Así ha avanzado la conducción autónoma en 2015 - Nobbot

¿Todos copilotos? Así ha avanzado la conducción autónoma en 2015

google

La idea de los coches voladores parece haberse quedado en el tintero de ese futuro que, puede, algún día vivirán nuestros hijos, pero que nosotros no veremos ni de refilón. Sin coches cohete, sin robocordones y sin aeropatines, nuestras ilusiones parecen haberse perdido por el camino, pero eso no significa que no vayamos a ser testigos de otros grandes adelantos.

Uno de los más prometedores, y por el que la industria del automovilismo está empujando con fuerza para que lo recibamos en los próximos años, es el de la conducción autónoma, un invento que no sólo se está probando ya en nuestras calles, sino que promete estar disponible en cuestión de meses.

La idea de un vehículo que se conduce solo, simplemente respondiendo a las decisiones de un sistema informático, no sólo parece de ciencia ficción, también asusta un poco, así que, para quitarnos el miedo de encima y empezar a plantearnos cómo conduciremos durante los últimos años de nuestras vidas, aquí van varios ejemplos de en qué punto está esta tecnología y de lo que es capaz hoy en día.

BMW Serie 7

Uno de los primeros vehículos que se valdrá de la conducción autónoma, o al menos lo más similar a ello que podremos encontrar pronto en el mercado, es el BMW Serie 7, capaz de maniobrar en espacios abiertos o en un garaje, para aparcar sin que nadie esté al volante.

La idea es que todo esto se realice de forma remota, es decir, que no haga falta que estés cerca del vehículo mientras se aparca y puedas salir de él y seguir con tu vida sin tener que preocuparte de si vas a poder salir de él por ser una plaza con un espacio demasiado escaso.

Mercedes Clase E

mercedes

Marzo de 2016, esa es la fecha que se ha marcado Mercedes para introducir la conducción autónoma en un vehículo comercial. Será de la mano del Mercedes Clase E 2016, que contará con un sistema de conducción autónoma en autopista, manteniendo el coche en el centro del carril gracias a sus sensores y cámaras mientras lee las señales y se ajusta a la velocidad de la zona.

La clave para ponerlo en marcha está en un sistema de emisión de señales auditivas que avisará al conductor cuando suelte el volante, algo que, según normativa y en base a ese miedo que comentábamos anteriormente, está totalmente prohibido para este tipo de tecnologías. Al menos por ahora.

Google

Una de las compañías que está apostando fuerte por esta tecnología de la conducción autónoma es Google, que ya lleva realizadas pruebas con más de 25 prototipos que acumulan viajes de más de 16.000 kilómetros tanto por autopistas como dentro de ciudades. Cualquier accidente sufrido, y han sido pocos, siempre ha ocurrido por culpa de un coche ajeno a la compañía.

No sólo pueden estar tranquilos peatones y otros conductores, la población de animales de California (entre ardillas, ciervos y patos cruzando carreteras, se podría hacer un libro) también puede estar más que tranquila al estar preparados los sensores de la cámara para evitar cualquier tipo de accidente con la fauna de la zona.

Nissan y la NASA

nasa

La NASA es una de las compañías que, por el uso que hacen de tecnologías similares, está interesada en que todo este segmento siga creciendo y mejorando de cara a poder sacar su trozo de pastel. Así, en un acuerdo que beneficia a ambas partes, se ha asociado con Nissan para mejorar el sistema de hardware y software necesario para llevar a cabo esta difícil tarea.

La alianza empezará a dar sus frutos a finales de este año, siendo 2020 la fecha que se marca la compañía nipona para llevar al mercado su primer vehículo autónomo capaz de desplazarse por su cuenta en cualquier situación, incluyendo escenarios urbanos.