Trump, Bieber o Cristiano, los personajes más criticados son las grandes estrellas de la red

Amor y odio, la historia de siempre. Las personas despiertan en nosotros simpatía o irritación, admiración o desprecio. Y los famosos más todavía. Es visitar una web y ver el careto de ese tipo al que no podemos soportar y nos entran los siete males. O no. Porque a lo mejor estamos viendo el meme de moda o ese gif que han hecho con su última metedura de pata. Entonces no podemos evitar reírnos sin parar. Y es que hay un sinfín de personajes populares que son, al mismo tiempo, los más odiados del planeta. Y así se convierten en auténticas estrellas de la red, donde el troll habita a sus anchas.

Pero, ¿por qué nos caen tan mal?

Para gustos los colores. A alguien le puede caer genial un famoso, admirar su carrera y sus logros mientras, que su compañero de al lado, puede parecerle un ser carente de gracia y fundamento. Pero hay un grupo de personas, un extraño Olimpo, que tienen una facilidad especial para caer mal a la gente, a todos. Y la red se convierte en el marco perfecto para llevar a cabo las burlas más diversas.

¿Por qué sucede esto? Si nos fijamos, hay una serie de características que parecen compartir. Por un lado, por supuesto, son famosos, ricos y exitosos. Han alcanzado la gloria y son mundialmente conocidos. Esto, aunque pueda sorprender a alguien puede generar bastantes envidias por parte de un sector de la sociedad. Pero, además, para estar en el top de los más odiados, tienen que tener algo más. Puede que tenga que ver con su carácter (o con lo que muestran al mundo). Quizá son soberbios, antipáticos, tienen esa mirada altanera que parece recordarnos constantemente el poder social que ostentan.

Por supuesto, esto suele pasar con los personajes que son más polémicos. De repente, hacen o dicen cosas que nos parecen ridículas. Su posición en el mundo, que les hace estar rodeados de gente que tal vez les impida ver las cosas con objetividad, pueden obnubilarles y hacerles creer que todo les está permitido y que sus palabras y actos no tienen consecuencias. Así, no son pocos los que tienen actitudes reprobables, gestos feos con otros o con el mundo, y por eso, les ponemos una cruz.

Además, seguramente, son exhibicionistas. Viven a todo tren y no les importa presumir. La vanidad puede ser uno de sus peores defectos. En fin, con todo ello, lo que nos pasa como internautas, es que la red favorece mucho la creatividad y la imaginación y criticar siempre nos resulta divertido. Así que, hacer burla de ellos puede provocar una satisfacción muy alta en nosotros.

La era de Internet favorece como ninguna la proliferación de estos chistes. Antes teníamos la televisión, la radio o la prensa… Ahora somos nosotros mismos lo que podemos hacer un meme. Y si es lo suficientemente gracioso, se convertirá en viral y lo verán millones de personas en todo el mundo.

Trump, el ídolo de los trolls

Hay veces en que la realidad nos regala a un personaje demasiado suculento como para dejarlo pasar y Donald Trump siempre ha sido uno de los personajes más polémicos. Un multimillonario que nunca se ha mordido la lengua y ha hecho gala de un ideario que no todos comparten. Pero, ¿quién nos iba a decir que llegaría a convertirse en el Presidente de los Estados Unidos?

Si ya de por sí, cualquier político es el blanco de miles de comentarios, una figura de su importancia es analizada al detalle. Y eso es lo que hace la red, raro es el día que no surge un chiste nuevo sobre Trump. Si tiene una visita oficial, brotan los memes sobre su invitado. Y si protagoniza alguna anécdota, llegamos al paroxismo máximo.

Sólo hay que ver las reacciones que se produjeron cuando “inventó” una palabra nueva: Covfefe. Twitter explotó con sus reacciones. Y el tuit protagonizó titulares en todo el mundo.

Ya decimos, cualquier detalle. La tradicional carrera de huevos de Pascua que se celebraba este año, tuvo a un señor disfrazado de conejo como protagonista. ¿Un conejo gigante al lado de Trump? Imposible dejarlo pasar.

Ni siquiera una inocente partida de tenis se libra.

A favor de Trump, tenemos que decir que tiene muy buen sentido del humor. De hecho, él mismo inició una guerra de memes contra, ni más ni menos, que la cadena CNN. Las respuestas, claro, no se han hecho esperar.

Bieber, de YouTube al cielo

Justin Bieber es otro de esos personajes que levanta odios y pasiones. Un cazatalentos le descubrió a través de los vídeos de YouTube que su madre subía con él actuando y cantando. Alcanzó la fama mundial siendo un niño y pronto se ganó las antipatías de medio mundo. Quizá también tengan algo que ver sus erráticos comportamientos. Lo sentimos por las believers, pero aparte de por su música, Justin también es famoso por protagonizar escándalos públicos y actos privados que se podrían considerar de mal gusto. Sin duda, Bieber es otra de las grandes estrellas de la red.

Ahora, por ejemplo, como le ha dado por hacer su versión del ‘Despacito’, pues tenemos comentarios para rato.

La verdad es que es un chico polémico: la lió con la policía brasileña, cuando le detuvieron con un mono capuchino ilegal; también por golpear a personas diversas como paparazzi, conductores de limusina y seres humanos en general… Tanta es la manía que le tienen algunos que más de 100.000 personas firmaron en 2014 para que fuera deportado a Canadá, su país natal.

Aunque a Bieber parecen importarle bien poco esas cosas. Como demostró con las fotos que le hicieron al detenerle, una actitud que hizo estallar las redes.

Incluso Google Translate haría broma del muchacho, según decían en esta noticia.

Hasta los famosos hacen mofa de él. Rihanna publicó en su cuenta de Twitter unas fotos en las hacía un poquito de burla del chico. También Santiago Segura hizo lo propio.

Cristiano Ronaldo, no nos salva ni el fútbol

Las estrellas del deporte son adoradas por millones de fans. Pero también odiadas. Por los seguidores de los equipos rivales… o por cualquier persona que pase por allí. Cristiano Ronaldo, es el centro de las burlas de muchos internautas. Es ostentoso y le gusta enseñar su ropa, sus coches o sus relojes. Hace declaraciones altisonantes de ésas a las que gusta dar mil vueltas. Es, seguramente, un deportista como cualquier otro, con la diferencia de que todos los ojos se fijan en él.

La estatua que le hicieron en Madeira es una gran protagonista del último humor referido al futbolista, aunque la verdad es que en sí misma ya parece un meme.

via GIPHY

Sus celebraciones de gol también están en el centro del disparate más creativo.

via GIPHY

Lo que está claro es que cada vez que habla, sube el pan. Quizá por eso hay una app para descargar todas sus frases.

Personajes para todos los gustos

En realidad, cualquier persona, por el mero hecho de serlo, ya es candidata a generar burla en la red. Existen muchos más personajes famosos a los que trollear. La familia Kardashian, por ejemplo, son también de las favoritas de los haters.

via GIPHY

Pero también cantantes como Taylor Swift o Miley Cirus.

via GIPHY

O actores como Mel Gibson.

via GIPHY

Las socialités como Paris Hilton tampoco pueden librarse.

via GIPHY

Ni las personalidades políticas más polémicas.

via GIPHY

via GIPHY

Desde luego, es difícil caerle bien a todo el mundo. Pero algunos personajes lo tienen claro, lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal.

Imagen | Twitter

En Nobbot | Cómo hacer memes y gifs con las mejores herramientas webs