Servicios online que prometían ser una gran explosión y se quedaron en el intento - Nobbot

Servicios online que prometían ser una gran explosión y se quedaron en el intento

wave

Google es un claro ejemplo de empresa que entre sus numerosos servicios online cuenta con un amplio abanico de aciertos, pero que también ha ido cerrando diferentes servicios y plataformas porque no han tenido el éxito que se esperaba.

Ya sea porque llegaron tarde o porque no aportaban nada nuevo, en los últimos años hemos visto cómo muchos de los servicios online que prometían ser una gran explosión se quedaban en nada. Y es que, no basta con hacer lo mismo que otros hacen.

Servicios online que fracasaron o que se han perdido en el olvido

Empezamos con Lala, la tienda online de música que Apple adquirió y que parecía que iba a tener un éxito arrollador. El servicio permitía crear listas de reproducción subiendo nuestra propia música, para compartirlas legalmente a modo de emisora de radio con otros usuarios de Lala. A través de este servicio también podíamos comprar música en formato MP3 y CD de un catálogo con más de ocho millones de temas. Apple acabó cerrando este servicio online para centrarse únicamente en iTunes.

Google Wave fue uno de los muchos intentos que la compañía de Mountain View ha hecho para introducirse en el mundo de las redes sociales. Con este servicio online se pretendía revolucionar el concepto de correo eletrónico, unificando e-mail, mensajería instantánea, wiki, y redes sociales en una única plataforma. Aunque la posibilidad de que los usuarios pudiesen comunicarse y colaborar en tiempo real era atractiva acabó fracasando en muy poco tiempo.

MSN Soapbox era un servicio online de intercambio de vídeos que se convirtió en la apuesta de Microsoft por intentar alcanzar el mismo éxito que Youtube. En apenas tres años desde su aparición, Soapbox fracasó estrepitosamente debido principalmente a que Youtube ya era muy popular y a una estricta política de derechos de autor que borraba inmediatamente cualquier material protegido.

Parece ser que contar con una base de más de 1.300 millones de usuarios no es suficiente para tener éxito en el mercado de los dispositivos móviles. Me refiero a Facebook Home, la interfaz que el gigante de las redes sociales pretendía convertir en un estándar. Facebook Home está diseñado para sustituir el launcher de nuestro smartphone por uno que cuenta con funciones que nos permiten ver y publicar contenido en nuestra cuenta de Facebook.

Jelly es un ejemplo de esas apps que parecen que van a arrasar porque todo el mundo habla de ellas pero que en muy poco tiempo pasan completamente inadvertidas. Jelly nos permite hacer preguntas mediante fotos y mapas para obtener respuestas de otros usuarios. Aunque en un principio tuvo bastante éxito hoy en día apenas se habla de ella.

¿En riesgo de desaparecer por no haber tenido el éxito esperado?

Al igual que muchos servicios y plataformas online han desaparecido por diferentes motivos, hay otros que podrían correr la misma suerte por no cosechar el éxito esperado. Como hemos visto, no sería la primera vez que gigantes como Google o Microsoft cierran alguno de sus servicios.

¿Álguien utiliza Socl, la red social de Microsoft? Fue en mayo de 2012 cuando Microsoft abría al público esta plataforma similar a Google+ pero que, además, toma conceptos de Twitter, Facebook o Pinterest. Dos años y medio después, esta plataforma sigue siendo para muchos usuarios una auténtica desconocida.

Si hay un campo donde Google no ha tenido éxito ése es el de las redes sociales. Google+ apareció en 2011 cuando plataformas como Facebook o Twitter ya llevaban unos cuantos años acaparando usuarios. Cuenta con más de 1.000 millones de usuarios registrados de los cuales “sólo” están activos alrededor de 300 millones. Que Google no está contento con esas cifras se puede ver en algunas medidas tomadas como, por ejemplo, ofrecer un mejor posicionamiento web a las empresas que se creen un perfil en su red social.

Si hay alguien que sabe que el primero en golpear, golpea dos veces, ése es WhatsApp. En los últimos años hemos ido viendo cómo muchas de las aplicaciones de mensajería instantánea que llegaron al mercado como alternativa se quedaron en nada. LINE y Telegram son algunas de las que gozan de cierto éxito, pero aún está por ver si no acabarán cayendo en el olvido.

mensajeria

Hace unos meses aparecía Ello, una nueva red social que abogaba por la privacidad, a la cual sólo se podía acceder mediante invitación. Twitter se llenó de mensajes solicitando una invitación, lo que hizo que se alcanzasen picos de 30.000 solicitudes por hora. Apenas tres meses después ya nadie habla de ella. ¿Fue la curiosidad la causante del éxito inicial?

También en AnexoM | Criptomonedas: de dónde venimos y hacia dónde vamos en 2015