Del modem a la fibra óptica, crónica de la mayor revolución en comunicaciones de la historia - Nobbot

Del modem a la fibra óptica, crónica de la mayor revolución en comunicaciones de la historia

conexion
Internet es un mundo lleno de posibilidades, con una gran cantidad de información, ocio,… Tanto que resulta extraño imaginar que no tuviésemos conexión a internet. Y ya no sólo en casa, también en el teléfono o la tableta. Diferentes opciones de acceso que hoy son comunes para todos y nada sorprendentes. Internet en la palma de la mano ya no es algo del futuro. Por ello resulta interesante echar la vista atrás y repasar cómo pasamos del modem a la fibra óptica, sin duda la mayor revolución en comunicaciones de la historia.

BELL y el primer modem capaz de transmitir datos binarios

bell

La historia de internet comienza en 1958, la compañía BELL creaba el primer modem capaz de transmitir datos binarios sobre una línea telefónica simple. Con aquel dispositivo se daba el primer paso para que más tarde, en 1967 se comenzase a hablar de ARPANET.

ARPANET o Advanced Research Projects Agency Network fue creada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos como medio de comunicación para los diferentes organismos del país. A partir de ahí surgió el InterNetworking Working Group, organización que se encargaría de administrar internet, y a partir de ahí ya todo fue avanzando hasta que llegamos a 1990. Ese año desaparecía ARPANET y al año siguiente se anunciaba la World Wide Web.

En ese momento el número de ordenadores que se conectan a internet comienza a crecer y a su vez a mejorar las conexiones. Hasta llegar a los más de ocho mil millones de dispositivos conectados.

Los noventas, llegan las primeras conexiones

web

Los noventas es la fecha en la que muchos comenzamos en esto de internet. Algunos a principios, sobre todo en los ámbitos de trabajo; y para la mayoría a finales de la década fue cuando tuvieron acceso a su primera conexión a internet.

Eran años donde usábamos la línea de teléfono de forma literal. Es decir, cuando conectabas a internet no podías usar el teléfono y, a veces, si te llamaban perdías la conexión. En aquellos años los modem era aparatos que conectabas con cables de 5, 10 o más metros a la roseta del teléfono del salón para que pudieran llegar al ordenador que tenías en el cuarto.

Un cable por medio de toda la casa para que aquella caja pudiera, tras su característico sonido realizando la conexión, nos permitiese disfrutar de internet. Claro que, en aquel momento las páginas no eran ni por asomo lo que hoy son. Páginas en blanco donde sólo veíamos texto e hipervinculos (enlaces) a otras secciones o páginas. Con suerte algún archivo de imagen o GIF animado con los que alucinábamos y hoy no podemos definir con otra palabra que no sea cutres.

Eran conexiones increíbles aunque hoy no podríamos usarlas pues sus velocidades, incluidas las de los últimos modelos, eran entorno a los 56 Kbps. Una tasa de transferencia que hoy no soportamos ni para usar con aplicaciones que sólo requieran transmitir textos.

A pesar de todo ello, los datos que compartíamos no “pesaban” en exceso por lo que cargar algunas imágenes era lo que más tardaba. No había servicios de streaming, a penas se compartían algunas canciones sueltas de unos 3 o 5 MB.

ADSL y Cable modem

internet
Con el crecimiento de internet y la información se comenzaba a necesitar conexiones más rápidas, más fiables y es ahí cuando nacen las opciones de ADSL y Cable Modem.

Dos tecnologías diferentes, con sus puntos a favor y también en contra pero con el mismo objetivo: ofrecer conexiones más rápidas al usuario. Eso sí, son diferentes porque para las conexiones ADSL se usa la misma infraestructura telefónica, y para el cable la estructura desplegada para la televisión por cable.

2005, se subía el primer vídeo a Youtube. Un servicio que en la actualidad cuenta con millones de vídeos y reproducciones. Y que no podría haber crecido tan rápidamente si las conexiones no hubiesen permitido transferir archivos más pesados que un simple texto a velocidades mínimas para su reproducción en tiempo real.

En la actualidad las diferencias se han reducido y no se puede decir que una sea superior a la otra. Menos aún si disponemos de una conexión VDSL. Lo que sí no admite discusión es que han favorecido el crecimiento de internet y las opciones que nos permiten.

Ahora podemos reproducir vídeo vía streaming, jugar a juegos online, descargar megas y gigas de información a toda velocidad y disfrutar de un internet más rico en todo tipo de contenidos. Tanto los tradicionales en textos como audiovisuales. Pero faltaba dar un paso más.

FTTH o conexiones de fibra

fibra
En la actualidad, con una gran penetración de las conexiones de banda ancha, los usuarios requieren soluciones nuevas porque sus hábitos de usos han cambiado. En internet ya no sólo entramos para consultar las noticias de nuestro blog o medio online preferido, para chatear con algún amigo o buscar información para nuestras próximas vacaciones.

Ahora, internet es mucho más. Y ya no sólo es un miembro de la familia el que lo usa. Nosotros para jugar online. Nuestra madre para disfrutar de sus series y películas favoritas y papá para sorprender a toda la familia con una receta que ha visto en Youtube.

Las conexiones de fibra o FTTH nos permitirán hacer un uso más exigente de internet gracias a sus mayores velocidades

Todo ese contenido requiere de un ancho de banda mucho mayor si queremos que todas y cada una de las experiencias se realicen de forma satisfactoria. Es por ello que la solución es dar el salto a una tecnología que permita mayores velocidades de transferencias. Y no sólo en un sentido (descarga) sino en ambos (descarga y subida). Esa solución se llama conexión de fibra o FTTH. Pero sobre sus ventajas y dudas que podáis tener os hablaremos la semana próxima.

Internet, revolución en las comunicaciones

Con la evolución de las diferentes formas de conectar a internet, desde aquel modelo 28k hasta las actuales conexiones de VDSL o FTTH, hemos asistido a toda una revolución de las comunicaciones. Lo que antes hacíamos a “golpe” de teléfono ahora lo conseguimos hacer de forma más eficiente mediante la mensajería instantánea, el correo electrónico o incluso la vídeo llamada.

Pero ya no sólo eso, los bancos, la bolsa, el tráfico aéreo, la seguridad,… todos se apoyan en las ventajas de internet. En la inmediatez que permite para estar informados y actualizados al instante. Es la magia de todo eso que hoy nos parece tan común, tan de siempre que perdemos la perspectiva y la importancia de la evolución de las conexiones a internet.

Por cierto, os recomendamos ver el artículo sobre El gran museo de Internet, abierto 24 horas al día. En él encontraréis información, curiosidades y otros datos de interés referentes a la tecnología e internet.

En Anexo M Blog oficial de Jazztel | Jazztel inicia la comercialización de sus primeros productos de fibra hasta el hogar