VNC, manejando el ordenador a distancia - Nobbot

VNC, manejando el ordenador a distancia

VNCDesde que Internet nos dio la posibilidad de consultar la información independientemente del ordenador en el que estuviéramos conectados, hubo gente a la que surgió una nueva necesidad, “¿y si pudiera conectarme a mi propio ordenador desde cualquier otro? Es más, ¿y si pudiera manejarlo a distancia?“. Un equipo de desarrollo formado por miembros de las empresas Olivetti y Oracle, encabezados por Tristan Richardson, se hicieron estas misma preguntas y empezaron a trabajar en una solución en 1999, era el comienzo del VNC.

VNC (Virtual Network Computing, traducido como Computación en Red Virtual) a priori realiza una tarea realmente sencilla, pero que ha significado mucho para que el trabajo remoto entre ordenadores, sobre todo el acceso a ordenadores en caso de asistencia remota, sea una grandiosa funcionalidad. Básicamente, VNC es una tecnología cliente-servidor, es decir, que para que funcione es necesario un software servidor instalado en un ordenador, al que deseamos conectarnos, y un software cliente instalado en otro, desde el que nos deseamos conectar.

A través de un protocolo específico, llamado RFB (Remote FrameBuffer), el servidor VNC se encarga de transmitir los pixeles que se están almacenados en el buffer de vídeo y que luego se muestran en la pantalla de ordenador (aunque el servidor no tenga una pantalla, VNC funciona igualmente). El cliente VNC (que se muestra como una pantalla de ordenador dentro de una ventana del sistema, recibe estos pixeles y entonces puede ver lo que está ocurriendo en ese momento en la pantalla del servidor VNC.

Pero hemos dicho que VNC también permite controlar remotamente, ¿verdad? Pues sí, el cliente VNC transmite al servidor los eventos de teclado y de ratón al servidor VNC. De esta manera, si nosotros pulsamos la tecla ‘A’ en el teclado del cliente VNC, esta se mostrará en la pantalla del servidor, el cual volverá a refrescar la pantalla y enviarla al cliente con la letra ‘A’ escrita en el programa pertinente que estuviera abierto (Word, OpenOffice, etc).

VNC

Como curiosidad, si una persona se pusiera delante de un ordenador que cuenta con un servidor VNC instalado, y otra persona se conectara al mismo a través de un cliente, la primera persona podría ver como el cursor del ratón se mueve solo y el texto aparece por arte de “magia”. En realidad el ratón lo estaría moviendo la persona conectada desde el cliente VNC, el cual también cuenta con el control del ordenador. Así que dos personas no pueden controlar el mismo ordenador de esta manera, sería un lío tremendo.

Una enorme ventaja del VNC es que es completamente independiente de la plataforma a la que deseamos conectado. Por ejemplo, desde un ordenador Windows, podemos acceder a otra que funcione bajo GNU/Linux o Mac OS X y viceversa. Lo único que hay que tener en cuenta es tener instalado el software cliente y/o servidor apropiado para cada plataforma. Aquí hay algunos ejemplos de estos programas indispensables para hacer uso del VNC.

RealVNC tiene la enorme ventaja de haber sido desarrollado por los propios creadores de la tecnología VNC, así que es el programa más optimizado para hacer uso de la misma, aparte es de los más sencillos, es gratuito en su versión Free Edition y funciona bajo Windows y GNU/Linux. RealVNC puede funcionar tanto como cliente o como servidor, como suele ser habitual en este tipo de programas. Otra opción a tener en cuanta para Windows y GNU/Linux es TightVNC el cual también es gratuito y cuenta con un rendimiento bastante bueno.

En Mac OS X cuenta con buenos clientes VNC (¡ojo, sólo son clientes!) como Chicken of the VNC o JollysFastVNC, mientras que en servidores la mejor opción es la que viene por defecto con el sistema operativo, el cual viene con un servidor VNC integrado y que se puede configurar en las opciones del Sistema, dentro de la opción “Compartir”.

VNC en Mac OS X

Para terminar este pequeño acercamiento al VNC, voy a dar un consejo de seguridad realmente simple, proteger siempre con contraseña el acceso a nuestro servidor VNC. Nunca hay que olvidar que se trata de nuestro propio ordenador, y si algún desconsiderado consigue acceder a nuestro servidor VNC y controlar el ordenador, es como si estuviera sentado delante del mismo, por eso hay que extremar las precauciones, como en cualquier sistema informático con información sensible.