Cinco consejos para trabajar desde la piscina este verano - Nobbot

Cinco consejos para trabajar desde la piscina este verano

Cinco consejos para trabajar desde la piscina este verano

Una de las ventajas de Internet y las conexiones remotas es que no tenemos que desplazarnos obligatoriamente al trabajo todos los días, o ante cualquier emergencia podemos conectarnos desde casa, evaluar lo que está ocurriendo y si no podemos solucionarlo desde fuera, que no siempre es posible, nos desplazamos, pero con una idea mucho más concreta de lo que falla. En verano se presta a las actividades al aire libre, por eso hoy vamos a ofreceros cinco consejos para trabajar desde la piscina este verano.

Están enfocados a organizar mejor nuestro trabajo en casa y de esta forma tener el tiempo libre necesario para poder disfrutar de la piscina, playa o simplemente tener tiempo libre para nuestro ocio. Porque, a pesar de lo que muchos piensan, trabajar desde casa no es fácil, si no nos organizamos de forma correcta acabamos trabajando todo el día y todos los días de la semana.

Organiza tu espacio de trabajo en casa

oficina-en-casa

No debemos perder la perspectiva de las ventajas que tenemos por trabajar en casa. Empezando por el tiempo que nos ahorramos al desplazarnos al trabajo, que en las grandes ciudades de dos horas al día casi no baja, a poco alejado que estemos. Es un tiempo que debemos aprovechar al máximo para sacar adelante el trabajo que tenemos programado para ese día que nos quedamos en casa. Para esto es muy importante tener un espacio de trabajo organizado en casa.

No importa cual sea, pero lo que no debemos hacer es irnos al sofá, a la tumbona de la piscina o trabajar de cualquier manera. Nos sentamos y nos ponemos a trabajar, no olvidemos que trabajar en casa no significa pasarnos todo el día sin hacer nada, más bien al contrario, las empresas medirán los resultados de nuestro trabajo y si no conseguimos ser productivos lo más probable es que volvamos a la oficina cada día.

La procastrinación, tu peor enemigo

Porque uno de los problemas que debemos resolver es mantener la concentración adecuada para acabar con nuestro trabajo de forma satisfactoria lo antes posible. No tenemos a nadie vigilándonos, podemos trabajar con música si esto nos ayuda, hacer una pausa para tomar un bocado, ver las actualizaciones de nuestras redes sociales, etc. Pero cuidado con los tiempos de pausa, que se pueden convertir en infinitos si no somos disciplinados.

Y cuando nos hemos querido dar cuenta hemos pasado toda la mañana delante del ordenador y no hemos sacado nada adelante. No importa, tenemos toda la tarde y con esto vamos aplazando tareas para otro día. El resultado es que al final hemos estado más horas delante del ordenador que en la oficina, pero con un resultado mucho peor en lo que a productividad se refiere.

Tenemos que afrontar las tareas en plazos breves, inmediatos, tomar los descansos cuando lo necesitemos, pero que nos permitan retomar el trabajo con la concentración adecuada que nos permitirá seguir trabajando de forma productiva. Aquí cada uno sabe perfectamente que aplicaciones, que distracciones en casa o en el móvil son sus principales enemigas. No se pueden aplazar las tareas eternamente.

Horario flexible, pero ordenado

horario

Si no nos organizamos de forma adecuada el horario del teletrabajador tiede a ser infinito. Vamos haciendo distintas cosas de nuestra vida personal, profesional o de ocio, pero al final resulta que no te has dado cuenta y empezaste a trabajar a las 8 de la mañana, son las 10 de la noche y sigues delante del ordenador.

Tenemos que establecernos un horario de trabajo. Ocho horas al día, que podemos distribuir de forma flexible, pero que tenemos que cumplir de forma férrea. No se trata de trabajar más horas. De nada sirve poder trabajar desde la piscina si luego no tenemos tiempo ni de darnos un chapuzón y estamos con el portátil conectados todo el día.

Portátil y WiFi, la combinación perfecta

Porque para el teletrabajo el portátil y el WiFi es la combinación perfecta. Tanto si tenemos que trabajar desde casa de forma habitual como si estamos de guardia y tenemos que realizar determinadas comprobaciones si surge un problema. Para determinadas cosas, como correo electrónico o consultas web nos puede ser más cómodo un tablet o un smartphone, pero para el día a día seguro que muchos prefieren trabajar con el portátil.

El WiFi nos va a dar la independencia necesaria para establecer nuestro lugar de trabajo en cualquier rincón de la casa, si incluida esa piscina, en la que podemos estar bañándonos y tener el portátil a mano por si surge algo si estamos de guardia, o simplemente esta tarde que nos apetece trabajar en el exterior. Siempre que tengamos una buena señal no vamos a tener ningún problema.

En comunicaciones, dos mejor que uno

Si nuestro trabajo depende de la conexión a Internet siempre es recomendable tener un plan B. No nos tiene por qué fallar la línea ADSL, pero imaginaros que tenemos un corte de luz durante una hora. No es algo que vaya a ocurrir a menudo y en todo caso siempre nos queda el recurso de salir pitando para la oficina. Pero si tenemos un móvil con tarifa de datos que podamos utilizar en un momento dado como línea de respaldo mejor.

Además el AnexoM nos permite configurar nuestra línea para tener un mayor ancho de banda en la velocidad de subida, lo que nos va a ayudar y mucho, en conexiones remotas, videoconferencias, etc. Para muchos teletrabajadores tan importante es la velocidad de bajada como la de subida.

El teletrabajo no es un camino de rosas. No vamos a estar todo el día en la piscina. Debemos ser disciplinado y organizados para conseguir acabar nuestras tareas y disfrutar del tiempo libre. Si no somos capaces de hacerlo nos daremos cuenta que estamos trabajando todo el día y al final no nos saldrá a cuenta. El objetivo es poder disfrutar de más tiempo de ocio gracia a la posibilidad de trabajar desde casa y el tiempo que ahorramos en desplazamientos.

En AnexoM | Portales de Teletrabajo, un pequeño parche vista la situación laboral en España