¿Por qué deberías optar por el formato RAW a la hora de hacer fotografías? - Nobbot

¿Por qué deberías optar por el formato RAW a la hora de hacer fotografías?

Mejores-Camaras-de-Fotos-Reflex-949x520

¿Qué es el formato RAW? ¿Has oído hablar de él alguna vez? Hoy en Anexo M os queremos esclarecer todos los secretos de este formato fotográfico que sigue siendo, para muchos, un gran desconocido. Si tienes una cámara fotográfica que te permita sacar fotografías en este formato, deberías adoptarlo sin dudarlo un segundo. Ya os hemos hablado anteriormente en Anexo M sobre cámaras de dispositivos móviles, pero hoy vamos un paso más allá, a las cámaras réflex.

Raw significa “crudo” en inglés. Y no podía ser otra la palabra elegida, ya que lo que hace este formato es almacenar absolutamente toda la información captada por el sensor de la cámara en el momento de la toma de la imagen. Cuando tomamos una foto en RAW, lo que ocurre es que, al guardarse en nuestra tarjeta de memoria, no se discrimina ninguna información ni tampoco se realiza ningún tipo de compresión.

Normalmente son las cámaras réflex las que permiten sacar las fotografías en formato RAW, además de en JPEG, pero también existen dispositivos compactos que nos posibilitan disparar fotografías en este formato. Sólo tendremos que investigar un poco por el menú de calidad de imagen de nuestra cámara para descubrir si es posible disparar en RAW o no. Si ves que es posible hacerlo, no dudes en dar el salto. Te exigirá un poco más, pero los beneficios son muchos.

nikon-d3100-negro

Toda la información de la foto con el formato RAW

Al disparar una foto en RAW, obtenemos una foto sin procesar. Sí, podemos escoger el balance de blancos, la sensibilidad ISO, la apertura del diafragma, la velocidad de obturación… Y sacar la foto. Pero mientras que si disparamos en JPEG nuestra cámara guarda todos esos valores que escogiste al tomar la fotografía, discrimina los demás valores y comprime la foto, en RAW no. Aunque hayamos escogido unos valores, la cámara guarda toda la información, permitiéndonos retocar a posteriori.

Esto hace que, además de ocupar mucho más la fotografía, podamos modificar valores en nuestra casa delante de nuestro ordenador si hemos decidido que no queríamos ese balance de blancos o esa sensibilidad ISO. Podremos definitivamente reinventar la foto que ya habíamos tomado sin necesidad de estar en el lugar donde la capturamos, una opción que el formato JPEG no permite. Otra cosa que tenemos que tener clara es que, al disparar en RAW, debemos procesar la foto.

No podrás coger el RAW que has tomado y llevarlo a una tienda de revelado o subirlo a un servicio online como Flickr, 500px o Facebook. Necesitarás “revelar” la foto en tu ordenador mediante un software de tratado de RAW que te permitirá conseguir el JPEG definitivo que podrás imprimir o usar. El RAW es realmente el negativo de tu fotografía, que deberás tratar para conseguir la imagen final.

raw-vs-jpeg

¿El formato RAW sólo me va a dar trabajo?

Sí, te va a dar más trabajo que un fichero JPEG, pero también te va a dar muchas más satisfacciones. Si te gusta sacar fotografías, el formato RAW te ofrece muchas más posibilidades. Pregunta a cualquier fotógrafo que veas en qué formato toma él las fotos, seguro que te contesta que en formato RAW.

Lo primero de lo que nos aseguramos al disparar en RAW es que estamos captando la máxima calidad posible que permite nuestra cámara. En formatos como JPEG, el dispositivo comprime la imagen cuando la guarda en el ordenador, por lo que siempre perdemos calidad, esto con RAW no ocurre.

Tal como decíamos más arriba, el formato RAW permite variar valores de la fotografía que habíamos decidido a la hora de tomarla. Evidentemente, no podremos cambiar el punto de enfoque, el encuadre o la disposición de los sujetos/objetos de la fotografía. Pero sí que podremos variar la ISO, si vemos que se ha generado mucho ruido en la foto, subir la exposición o saturar los colores para conseguir que estos sean un poco más cálidos.

Eso sí, para lograrlo, necesitaremos pasar la fotografía a nuestro ordenador y conseguir un programa ad hoc que facilite la realización de todos estos cambios.

Tampoco os queremos engañar: no todo son ventajas en el formato RAW. La primera desventaja de todas es el tamaño de la fotografía. Recordemos que al disparar en RAW estamos guardando “TODA” la información de la fotografía. Por lo tanto, las instantáneas ocupan mucho más. Así, si tenemos una tarjeta de memoria donde nos cabían 400 imágenes JPEG, al disparar en RAW, podemos ver este número mermado hasta las 100 fotografías fácilmente.

Tenemos que hacer un post-proceso de todas las fotografías que tomemos en formato RAW si queremos utilizarlas después. Esto nos hará sentarnos delante de un ordenador, abrir un software de procesado de imágenes RAW y realizar los ajustes necesarios. Por lo tanto, tendremos que tener dicho software y aprender a utilizarlo.

El formato RAW no es universal, como sí ocurre con el formato JPEG. Por ejemplo, los RAW de la marca Nikon se llaman NEF y no son compatibles con los de Canon. Pero vamos, que esto no supone mayor problema, puesto que cualquier software de edición que decidas utilizar será capaz tanto de abrir RAW de Nikon como de Canon.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 6.55.40

¿Está el formato RAW indicado para mí?

Si eres de los que sale a la calle con la cámara y se vuelve a casa con mil fotografías… Mira, pues no, tal vez el formato RAW no sea para ti. Tal vez deberías disparar en JPEG, tener más cuidado a la hora de tomar la fotografía, escoger los valores y llegar a casa sin tener que sentarte horas delante de un ordenador para conseguir las fotografías.

Pero la verdad es que el formato RAW nos da muchas satisfacciones. Llegar a nuestra casa, pasar las fotografías a nuestro ordenador y retocar valores para conseguir resultados totalmente diferentes puede animarte mucho como fotógrafo.

Evidentemente, necesitaremos un software adecuado para procesar nuestra imagen RAW. Lo más normal es que el propio fabricante de nuestra cámara nos haya incluido un CD-Rom con un programa que nos permitirá retocar nuestras fotos o, si no incluye ese CD, en su página web habrá alguna manera de descargárselo. Este programa suele ser gratuito, pero suele ser específico para nuestro modelo o marca de cámara, no permitiéndonos abrir los archivos RAW de otras.

Pero, al igual que ocurre siempre, tenemos multitud de programas los cuales podemos utilizar, algunos son de pago y otros no. Así, por ejemplo, RawShooter es un programa gratuito que nos permitirá procesar archivos RAW, una búsqueda en Google te permitirá encontrar un enlace para descargarlo de manera gratuita y totalmente legal.

Asimismo, existen otras opciones de pago, como pueden ser Adobe Photoshop, Adobe Lightroom o Capture ONE, que, aunque son mucho más potentes, tendremos que pagar una licencia para poder utilizarlas de manera legal. Si le acabas cogiendo el “gustillo” a esto de disparar en RAW, verás como un programa de estas características te permitirá realizar cambios sorprendentes a tus fotografías.

En Anexo M | Alternativas a Adobe LightroomOrganizando tus fotografías

  • Jose

    El ISO no se puede modificar después de tomar la foto (salvo en casos de ISOs “no reales”, a partir de 3200 normalmente…), pero una foto en a 1600 que nos ha generado ruido, no se puede bajar a 800 en post para ver si salvamos el ruido. Otra cosa es que podemos bajar la exposición, aplicar filtros para quitar ruido.. etc etc, pero nunca podremos saber cómo hubiese salido la foto si hubiesemos disparado a 800

  • Jose

    ..El ISO no se puede modificar después de tomar la foto (salvo en casos de ISOs “no reales”, a partir de 3200 normalmente…), pero una foto en a 1600 que nos ha generado ruido, no se puede bajar a 800 en post para ver si salvamos el ruido. Otra cosa es que podemos bajar la exposición, aplicar filtros para quitar ruido.. etc etc, pero nunca podremos saber cómo hubiese salido la foto si hubiesemos disparado a 800..