Cinco ventajas y desventajas de la conexión WiFi para la impresión - Nobbot

Cinco ventajas y desventajas de la conexión WiFi para la impresión

Cinco ventajas y desventajas de la conexión WiFi para la impresión

Hasta hace poco una impresora se unía a un equipo de sobremesa o portátil a través de un puerto USB. Luego se podía compartir la impresora con el resto de equipos de la casa, pero esto tenía sus inconvenientes. Con el abaratamiento de las impresoras WiFi este tipo de periféricos se han vuelto más habituales. Por eso hoy vamos a ofrecer cinco ventajas y desventajas de la conexión WiFi para la impresión.

Muchas de las ventajas que vamos a destacar también se comparten por las impresoras de red, que vengan conectadas mediante un puerto ethernet, o para impresoras que hemos conectado mediante un USB al puerto de nuestro router, facilitando la conexión en todo momento sin necesidad de tener el ordenador al que está conectada la impresora siempre encendido para poder imprimir.

Ventajas de la conexión vía WiFi de la impresora

La principal ventaja que yo veo a las impresoras WiFi en el hogar es que podemos instalarlas en la ubicación que más nos interese. Sólo necesitamos tener un enchufe cerca. Normalmente ha estado cerca de nuestro ordenador, limitada por la longitud del cable que conectaba ambos dispositivos.

Pero la impresora no es algo que utilicemos todos los días, por lo que podemos tenerla mucho más escondida, liberando un espacio que muchas veces no nos sobra en casa. Esta es otra de las ventajas de las impresoras WiFi, tenemos menos cableado, por lo que la instalación de los equipos resulta más limpia, algo que siempre es muy apreciado para no acabar con una maraña de cables.

wifi-impresora

Como impresora de red, la conexión WiFi nos va a facilitar imprimir desde cualquier otro equipo que tengamos en casa. Si tenemos un equipo de sobremesa y un portátil, la impresora se conecta directamente al router, por lo que cualquier equipo que esté conectado a la red podrá imprimir siempre que esté configurada, algo que sólo tenemos que hacer la primera vez que la instalamos.

Y no sólo desde nuestra red, ya que también podemos imprimir desde ubicaciones remotas. Hay impresoras que facilitan una dirección de correo donde podemos enviar archivos adjuntos para imprimir, pero también hacerlo a través de Google Cloud Print, si previamente hemos dado de alta dicha impresora.

Además, si tenemos móviles o tablets en casa podemos imprimir fácilmente documentos, fotos, etc. desde los mismos. Lo normal es que cada marca de impresora tenga su propia App para hacer más cómodo este proceso. Algo que se agradece mucho en la impresión de fotos que hemos tomado desde los móviles, por ejemplo, si queremos regalar a un familiar o amigo que está de visita.

Desventajas de la conexión WiFi

La velocidad de impresión es el único aspecto negativo. Sobre todo dependiendo del tipo de estándar WiFi que cumpla nuestra impresora, 802.11 b/g/n, puede resultar que el tiempo que tarda en sacar el documento sea mayor que la conexión directa, ya sea por cable USB o por cable de red.

Claro que esto depende mucho de la calidad de las conexiones inalámbricas disponibles, tanto por parte de nuestro router, como de la impresora o cualquier equipo que se vaya a conectar a la red vía WiFi. Si tenemos un portátil que trabaja con el estándar 802.11 g y el router y la impresora admiten 802.11 n, la velocidad queda limitada por el primer elemento de menor velocidad, en este caso el portátil.

En AnexoM | Uso del Wi-Fi en dispositivos de toda clase (II)

  • Pedro Santamaria

    Para un trabajo intenso es cierto que la velocidad a la que se envía el documento y comienza a imprimir puede ser un problema. Pero para usos más esporádicos es tan cómodo que no de momento no podría volver al cable.