Un nuevo WiFi necesita 10.000 veces menos energía - Nobbot

Un nuevo WiFi necesita 10.000 veces menos energía

Hoy en día vivimos absolutamente conectados. El WiFi está por todas partes: en cafeterías, en casa, en el trabajo y hasta en la calle. Nos pasamos el día preguntando una clave para acceder a internet con el móvil, la tableta o el portátil, como mínimo. Hasta aquí todo es muy bonito, pero el mundo interconectado consume una enorme cantidad de energía y, por ello, uno de los objetivos principales de los investigadores de conexiones inalámbricas es ofrecer enlaces más eficientes con un bajo consumo eléctrico. 

De hecho, un equipo de científicos e ingenieros de la Universidad de Washington ha demostrado que es posible generar transmisiones WiFi usando 10.000 veces menos energía que los métodos convencionales. Este interante proyecto cuenta con financiación de la National Science Foundation y Qualcomm, el cual busca hacer más eficiente la conexión WiFi sobre todo en dispositivos móviles y dentro del Internet de las Cosas.

Este nuevo sistema conocido como WiFi pasivo también consume 1.000 veces menos energía que las plataformas de comunicaciones inalámbricas que hasta el momento presumen de ser las más eficientes con respecto al consumo energético Bluetooth Low Energy y Zigbee, tal como se describe en la página web de la propia universidad.

WIFI PASIVO: UNA TECNOLOGÍA REVOLUCIONARIA

Asimismo, este nuevo modelo de conexión también ha sido nombrada una de las 10 tecnologías revolucionarias de 2016 por MIT Technology Review. “Queríamos ver si podíamos conseguir transmisiones WiFi sin apenas energía y eso es lo que ofrece básicamente Wi-Fi pasivo”, explica Shyam Gollakota, profesor de informática e ingeniería de la Universidad de Washington.

Aunque no todo son buenas noticias debido a que al disminuir el consumo de energía también se disminuye el ancho de banda, en un máximo de 11 Mbps y solo es capaz de transmitir información a una distancia máxima de 30,5 metros. Los sistemas tradicionales de WiFi utilizan una arquitectura basada en funciones digitales y analógicas, y aunque parezca mentira, las segundas consumen más energía que las primeras.

aSÍ FUNCIONA EL NUEVO WIFI

En este sentido, la diferencia del nuevo WiFi pasivo es que diferencia estas funciones digitales y conecta las analógicas a un solo dispositivo que utiliza la corriente eléctrica. Además, los dispositivos que se conecten utilizarán una matriz de sensores que servirán para descodificar lo paquetes de datos por medio de un conmutador digital. Pero que no cunda el pánico, sus creadores aseguran que este sistema es compatible con la mayoría de smartphones que hay en el mercado.

Sin duda, nos encontramos ante una idea positiva, pero que aún está en etapa de desarrollo, por lo que habrá que esperar algunos años para que sea real y obtenga las certificaciones y aprobaciones de los organismos reguladores pertinentes. Para conocer más detalles sobre el WiFi pasivo solo habrá que aguantar hasta el mes de marzo porque el proyecto se presentará en el Simposio USENIX.

Fuente e imagen destacada: Universidad de Washington