Una artista japonesa imprime sus fotografías en hojas

Fotografías cargadas de clorofila para unos recuerdos imborrables

fotografías

Ya nadie revela fotos. Es una de esas costumbres que da pena perder. Y es que pocas cosas había como acudir con un carrete de tus vacaciones a aquella tienda para, unas cuantas horas después, recoger un taco de fotografías relucientes que más tarde acompañarían a tantas otras en un album de dimensiones bíblicas.

Actualmente, son nuestros teléfonos móviles los que guardan en su interior miles de imágenes que, probablemente, acaben perdiéndose con el tiempo sin que nadie recuerde siquiera que fueron tomadas. Pero, existen formas de luchar contra el olvido y la artista japonesa Hiro Chiba ha encontrado una muy peculiar.

Fotografías vegetales

En estos tiempos que corren, se pueden imprimir imágenes en imanes para la nevera, carcasas de móvil, camisetas… pero ¿os habíais planteado observar una fotografía en una hoja? Este es el trabajo que Hiro Chiba lleva realizando durante un tiempo. Su técnica se inspira en el fotógrafo vietnamita Binh Danh, quien realizó este mismo trabajo con imágenes de la guerra que se libró en la década de 1970.

Para plasmar nuestros recuerdos de esta forma tan vegetal y, en cierto modo, melancólica, Danh colocaba las hojas entre láminas de cristal bajo el negativo para exponerlas posteriormente a la luz del sol durante períodos que van de una semana a varios meses. Este procedimiento fue bautizado por el propio artista como «impresión de clorofila». Más tarde su frágil obra era encapsulada, para hacerla permanente, atrapándola en bloques sólidos de resina.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

El resultado de esta técnica trae hasta nosotros unas fotografías decoloradas, con un toque nostálgico e incluso antiguo que poco o nada tiene que ver con esas brillantes y coloridas imágenes a las que estamos acostumbrados. Para Hiro Chiba estos detalles suponen un plus de belleza. «Esta forma de crear es perfecta para mí. La imagen en la hoja carece de color, detalle y textura. Eso es lo que le da tanta nostalgia. La memoria no conserva todos los detalles. Y eso es lo que la hace tan hermosa» asegura.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Hirochiba (@hiro_chibains) el

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *