5G ofrece unas oportunidades ilimitadas que aún hay que explorar

Laurent Paillassot: “Solo si Europa gana podemos ganar la carrera por el 5G en nuestros países”

El 5G no es simplemente una nueva etapa en el uso de dispositivos móviles, siendo diez veces más rápido que 4G. 5G va más allá y es un avance tecnológico que nos empuja a una era de inmediatez y tiempo real, donde los datos se transmiten y procesan en un milisegundo.

Laurent Paillassot, Orange
Laurent Paillassot, CEO de Orange en España

En términos de la arquitectura de la propia red, 5G permite reservar partes de la red para un uso prioritario con calidad de servicio garantizada (“slicing”), algo esencial para todas las actividades donde la necesidad de conectividad es crítica. Es el caso, por ejemplo, de las líneas de ensamblaje industrial donde la más mínima interrupción puede tener graves consecuencias económicas o, aún más, por supuesto, para los vehículos autónomos.

5G es también una ruptura pensando en el medioambiente, ya que reduce el consumo de energía por giga en comparación con las tecnologías anteriores, lo que nos permitirá limitar el impacto del carbono de la explosión de datos actual y futura.

En la misma línea, gracias a su enorme potencial en objetos y sensores conectados, 5G abre el camino a un uso más inteligente de los recursos tanto en nuestros hogares como en nuestras ciudades. Y finalmente, dado que la tecnología 5G no es difusa como tecnologías de red previas, habrá una exposición más limitada a las ondas.

5G, más que una evolución, una revolución

Por todo ello, 5G fomentará una verdadera transformación de los modelos de negocio para todas las empresas, en todos los sectores. Se está abriendo un nuevo campo de actividades, un campo cuyo alcance aún no podemos apreciar.

«Las oportunidades que provienen de la ubicuidad, la latencia y la velocidad de la conectividad 5G son ilimitadas».

En el sector de la automoción, el 5G permitirá que los vehículos conectados y de conducción automática despeguen. En la industria, 5G cambiará la forma de producir y trabajar, incluso la manera de concebir una fábrica. En la industria audiovisual, 5G transformará la forma de registrar y entregar contenido. Por último en esta lista de ejemplos, en el sector minorista, 5G ofrecerá una experiencia de cliente más enriquecida y favorecerá la aparición de tiendas “pop-up”.

Pero hay otros muchos casos de uso como la industria del turismo, tan importante en España, el sector de la salud con operaciones remotas, en servicios públicos para redes inteligentes y en el mantenimiento preventivo, etc.

Las oportunidades que provienen de la ubicuidad, la latencia y la velocidad de la conectividad 5G son ilimitadas. Y como estas oportunidades son ilimitadas, debemos enfocarnos y explorar con nuestros clientes.

Por eso, en estos momentos, en Orange estamos haciendo pilotos en 17 ciudades de Europa. Y, solo en España, estamos implementando pilotos en 7 ciudades para casos de uso como el turismo inmersivo, el automóvil conectado, la Industria 4.0, el soporte experto remoto aplicado a la industria y las emergencias, la seguridad (videovigilancia y reconocimiento facial), entre otros.

Robot de la Universitat Politècnica de València controlado a distancia gracias a la red 5G

Un camino por recorrer

Sin embargo, el despliegue completo de 5G llevará tiempo por diversas razones, siendo la primera de ellas que las frecuencias aún deben ser asignadas. Para el público en general, 5G se convertirá en una realidad comercial cuando haya suficientes teléfonos inteligentes compatibles en el mercado.  Creo que el desafío clave está en el sector B2B, y el beneficio completo de 5G vendrá con la tecnología “Stand Alone” que permite el “slicing” de la red.

Esto se normalizará en 2020 y la disponibilidad de sensores y dispositivos B2B probablemente estará disponible a gran escala de alrededor de 2022 en adelante. La adopción será más rápida en sectores que ya están aprovechando 4G LTE, como servicios públicos, fábricas de automóviles, minas. Para otros sectores, todos los pilotos que se están realizando actualmente ayudarán a iniciar la curva de aprendizaje de 5G.

No podemos seguir con un escenario en el que los gigantes de Internet disfrutan de un entorno cada vez más ilimitado y desregulado.

¿Cuáles son los desafíos de cara al futuro?

En cuanto a los desafíos que juntos debemos enfrentar de cara al futuro, no solo dependen de la regulación española, sino también de Europa, que a su vez opera en una dimensión global. Esta segunda ola digital es un juego de competición mundial entre continentes. El ecosistema tecnológico se define por la ubicuidad de la red, la web de las cosas y la inteligencia artificial y este nuevo mundo centrado en los datos, requiere romper fronteras y eliminar los muros de nuestro continente. 

Así que me gustaría destacar cuáles son los tres principales desafíos que tenemos que enfrentar en Europa. El primer desafío es la necesidad de más equilibrio. Necesitamos un mercado europeo más unificado para crear campeones industriales y tecnología europea, que puedan competir a nivel mundial. La importancia de adquirir escala es evidente. Las mayores historias de éxito en Estados Unidos consisten precisamente en eso: ideas innovadoras, con una enorme capacidad de escalabilidad, en su mercado nativo. Ese tamaño es, precisamente, lo que necesitamos adquirir en Europa.

5G

El tamaño importa en 5G

El segundo reto es la consolidación de los jugadores de telecomunicaciones europeos, que es esencial para competir en un entorno global. Como estamos en una industria de alta inversión y costes fijos, el tamaño importa. Si queremos que el sector de las telecomunicaciones siga contribuyendo significativamente a la economía europea, no debemos ser «condenados» a mantener un tamaño subcrítico. Debemos competir, entre continentes, con más músculo, con las mismas fuerzas.

El despliegue de fibra y el despliegue de 5G, la adquisición de licencias de espectro relacionadas, la racionalización de las tecnologías 2G / 3G / 4G representan un gran esfuerzo de inversión en beneficio de todos y no podemos resignarnos a contar con la mitad de la inversión per cápita de los Estados Unidos. La inversión de hoy es el crecimiento de mañana y las inversiones requieren tamaño.

«La inversión de hoy es el crecimiento de mañana y las inversiones requieren tamaño».

Por último, el tercer desafío es contar con un terreno de juego equilibrado, y hoy no lo es: claramente favorece a los OTT, que no tienen las mismas obligaciones de los operadores. Por ejemplo, las mismas leyes no se aplican a WhatsApp, ni a la portabilidad, interconexión, impuestos, etc. Necesitamos que, a mismos servicios, se apliquen las mismas reglas.

Mismos servicios, mismas reglas

No podemos seguir con un escenario en el que los gigantes de Internet disfrutan de un entorno cada vez más ilimitado y desregulado. Mientras tanto, las TICs, que invierten localmente generando empleo, se enfrentan a una mayor regulación y están sujetas a impuestos. En conclusión, tenemos que actuar con rapidez y debemos unir fuerzas con gobiernos, reguladores y empresas, tanto públicas como privadas, nuevas empresas y grandes empresas, para impulsar los cambios necesarios en Europa.

Estos son, en resumen, una regulación más coordinada y flexible, adaptada a la realidad de los mercados europeos y globales, más equilibrada y que valore por igual la competencia y la inversión. Solo podemos ganar la carrera por el 5G en nuestros respectivos países si Europa gana.

Imagen de cabecera: de Gerd Altmann en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *