Los juguetes mecano ya eran tecnológicos hace más de 100 años - Nobbot

Los juguetes mecano ya eran tecnológicos hace más de 100 años

mecano meccano tecnología juguetes

Cuando miramos al pasado y vemos juguetes de madera y lata, nos olvidamos que en su día fueron la cúspide de la tecnología. Los clásicos trenes de madera que se unían entre sí mediante imanes y cuyas ruedas giraban locas, cautivaron a padres e hijos durante el XIX. El mecano de toda la vida supuso en su momento toda una revolución en el juego infantil en el XX. 

El juego Meccano sentó las bases de la robótica en familia tal y como la conocemos, y permitió a generaciones de padres e hijos aprender cómo se construían diferentes máquinas, estructuras, edificaciones e incluso “robots” motorizados. Es curioso que, durante el 1920 en que Karel Čapek publicaba Robots Universales Rossum, Meccano se extendiera por el mundo.

Meccano, el juguete que dio nombre a todo un sector de juego

En el primer párrafo hemos usado la palabra mecano, y esta existe desde hace muy poco en el diccionario de la RAE. En esta, se dice que mecano proviene «de Meccano®, marca reg.», y es un «juguete a base de piezas, generalmente metálicas y armables, con las que pueden componerse diversas construcciones».

En 1908, Frank Hornby, policía, empresario e inventor inglés (además de forofo de la ingeniería) fundó la compañía Meccano Ltd., que fabricaba un juguete innovador en el que uno había de construirse su propio juego. Por aquel entonces la política de sexos era muy diferente, y un gran rótulo «ingeniería para chicos» rezaba sobre la caja:

mecano meccano original juguete

En 1916, el éxito del juguete era tal que apareció Meccano Magazine, una revista mensual especializada para aquellos «niños de todas las edades» a los que les gustasen los juegos de construcción. En la primera edición puede verse una grúa y un telar (a escala) construidos con piezas de Meccano. Todas las ediciones aquí.

revista mecano meccano 1917

Tres años más tarde, otro empresario español algo espabilado copió el producto bajo el nombre de Metaling. Tras algunas negociaciones con Hornby, finalmente la empresa barcelonesa pasa a fabricar piezas oficiales de Meccano Ltd. en España.

Aunque la Guerra Civil paraliza la producción unas décadas, la compañía original aprovecha para vender Meccano en nuestro país. Para la década de los 70 ya hay tres proveedores del juego en España: la Meccano original, la empresa que fabricó Metaling, y EXIN, que viene de Francia.

A lo largo de más de un siglo, el juguete de Meccano ha sido disfrutado por todas las generaciones de padres e hijos, y ha hecho hasta que la RAE admita mecano como palabra que engloba juegos de construcción como Lego Technic o K’Nex. Estos han formado a muchas generaciones de ingenieros, entre la que el firmante del artículo se incluye.

El diseño de piezas de Meccano, innovador para la época

mecano meccano tecnología piezas

Resultaba imposible no quedarse maravillado del juguete cuando, con pocos años, nuestros padres habrían la caja de cartón que envolvía cientos de piezas soportadas sobre la superficie plástica que las separaba (en el original de Meccano todo era de cartón).

Allá donde se posasen los ojos había piezas metálicas de distintos tamaños, colores y formas. Se respiraba, sobre todo, posibilidades. Este juego de construcción sentaba también las bases de la robótica educativa, y poseía muchas de sus ventajas y beneficios.

Para jugar a Meccano, tanto los niños de 1907 como los de 2017 necesitan hacer uso de su imaginación. Aunque en las instrucciones aparecen algunos modelos construidos paso por paso, la parte divertida del juego es la exploración de las distintas formas que podemos construir.

mecano meccano tecnología juguetes aviones torres

Los largos segmentos amarillos, grises o verdes (según la edición) disponían de varios agujeros a espacios regulares en los que poder atornillar distintas longitudes de tornillos con rosca. Otras piezas, negras o plateadas, permitían giros y cambios de ángulo, y ayudaban a ensamblar distintos conjuntos de piezas entre sí.

También había ruedas, y no solo las conocidas ruedas con neumáticos de los vehículos. Un conjunto de ruedas mecanizadas rojas iban más allá. Podían ser colocadas en ángulos imposibles para transportar la potencia mecánica en forma de giro allí donde hiciese falta. En la fotografía de abajo, de una edición alemana (y no original) del producto, pueden verse en primer plano.

meccano mecano pirata alemán

Pero la pieza clave en Meccano eran los motores (arriba a la derecha). Para que el juego fuese considerado el germen de los robots educativos y punta de flecha de la tecnología, estos habían de estar motorizados. Ya en las primeras ediciones del juego se incluían motores eléctricos rotativos. Recordemos que por aquel entonces el futuro de la movilidad era eléctrico (antes de los combustibles fósiles).

El límite lo tiene la imaginación, y la electrónica avanzada

Los motores permitían a las grúas funcionar de un modo relativamente autónomo gracias a un limitado circuito eléctrico; o a los coches circular (en línea recta hasta chocarse contra una pared). Hay quien incluso ha construido maravillas mecanizadas como la de abajo, que fabrica (y lanza) aviones de papel:

Hoy día la motorización es más sencilla, ya que los juegos de Meccano incluyen controladores y sistemas de programación muy similares a los de Lego Mindstorm que veíamos en esta recopilación de juguetes robóticos para Navidad. Gracias a ellos es posible, por ejemplo, construir vehículos radiocontrol con este juego de piezas.

Si el mecano es interesante, o si marcas como Meccano, K’Nex o Lego Technic son juguetes que tienen una relevancia en nuestra educación, es porque sientan su base en la imaginación de los niños y les alienta a construir más allá del modelo por defecto que aparece en el frontal de la caja. Son juguetes que miran al futuro y les hacen preguntarse «¿Y si…?».

En Nobbot | Qué robot se puede comprar a un niño: los mejores modelos por edad | Aprende a programar para enseñar robótica a tus hijos, te lo agradecerán

Imágenes | iStock/ra3n, Kim Traynor (CC BY-SA 3.0), iStock/sharifphoto, Marcos Martínez CC0