James P. Allison combate al cáncer que le arrebató a su madre

James P. Allison, el científico que perdió a su madre por el cáncer y ahora lucha contra la enfermedad

“Yo tenía un interés personal en el cáncer, porque perdí a mi madre cuando era niño por esta enfermedad, y después a mi hermano y a dos de mis tíos”, explica James P. Allison, el inmunólogo estadounidense que ha recibido el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. Este galardón reconoce su investigación, que “ha llevado a activar el sistema inmune para lograr que combata el cáncer en pacientes, así como al desarrollo de nuevas terapias”.

El trabajo de James P. Allison dio lugar en 2011 a la aprobación por parte de la agencia del medicamento estadounidense (la FDA) del primer fármaco oncológico basado en la activación del sistema inmune, indicado contra el melanoma metastásico, que ha mostrado una alta efectividad, con tasas de supervivencia de hasta diez años, en alrededor del 20% de pacientes.

El propio Allison admite, en todo caso, que la inmunoterapia no será, por sí misma, la solución definitiva: “No vamos a curar todos los tipos de cáncer”, reconoce. “Pero sí creo que en el futuro la inmunoterapia formará parte del arsenal terapéutico contra muchos tipos de cáncer, en combinación con quimioterapia y/o radioterapia. Sí creo que pronto lograremos curar a la mayoría de los pacientes, espero que incluso alcanzando hasta el 60 o 90% de los casos en algunos tipos de cáncer”.

una cuestión personal entre James P. allison y el cáncer

La pérdida de sus familiares por esta enfermedad hace que la lucha de James P. Allison sea una cuestión personal. Este interés que le llevó a “comprender primero el funcionamiento de las T del sistema inmune, responsables de combatir las células tumorales, para luego intentar aplicar las lecciones de esta investigación básica al desarrollo de terapias contra el cáncer”.

James P. Allison ha tenido el raro privilegio de conocer a personas que se han beneficiado directamente de su trabajo, y eso ha cambiado sus líneas de investigación: “Conocer a una mujer a la que le habían dicho que le quedaban unos pocos meses de vida, y que hoy, más de 15 años después, sigue viva con dos niños, ha sido uno de los mejores momentos de mi vida. Esto me motiva a hacer todo lo posible para que estas terapias funcionen. Es bastante insólito que un investigador en ciencia básica logre ver las aplicaciones de su trabajo e incluso conocer a personas a las que han ayudado sus descubrimientos”.

El tratamiento desarrollado a partir de sus investigaciones –el ipilimumab– ha supuesto un “cambio total de paradigma” respecto a la manera en que se aborda hoy día el tratamiento del cáncer, ha explicado Lélia Delamarre, jefa de grupo en el Departamento de Inmunología del Cáncer de Genentech y vocal del jurado del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento.

Fuente: Fundación BBVA