La educación en línea puede aumentar la desigualdad

La educación en línea puede aumentar la desigualdad entre estudiantes

educación en líneaLa crisis sanitaria provocada por la Covid-19 ha obligado a apostar por la educación en línea tras el cierre de centros educativos. Las desigualdades de equipamiento y preparación que existen entre familias, centros y docentes están ensanchando las brechas de aprendizaje que ya existían antes de la crisis.

Así se expone en el informe Covid-19 y educación II: escuela en casa y desigualdad, de la Fundación Cotec, que analiza la preparación del sistema educativo español para hacer frente al cierre de los centros.

El informe, basado en las respuestas ofrecidas por directores de escuelas y alumnos en la última encuesta PISA 2018, analiza las tres brechas digitales de aprendizaje: la brecha de acceso (disponibilidad de ordenadores, acceso a internet y espacio para estudiar en los hogares), la brecha de uso (tiempo de uso en diversos dispositivos) y la brecha escolar (equipamiento y preparación de escuelas y docentes).

Algunas conclusiones son que la situación socioeconómica de los hogares influye más en la desigualdad educativa que la comunidad autónoma de residencia o que los centros públicos parten con desventaja para la educación en línea respecto a los privados y los concertados.

 El análisis muestra que al menos nueve de cada diez escolares españoles tienen en casa algún ordenador, conexión a internet y un espacio tranquilo para estudiar, una cifra pareja a la media de los países de la OCDE. El dato es bastante homogéneo entre territorios, si bien en Andalucía, Canarias, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla hay todavía cerca de un 10% de alumnos que no dispone de ningún ordenador en su casa.

educación en línea BRECHA SOCIOECONÓMICA

Las diferencias relevantes en la brecha de acceso, agravadas sin duda por la situación de confinamiento, que obliga a las familias a compartir durante más horas el espacio y los equipos disponibles en casa, aparecen al analizar el nivel socioeconómico de los hogares. De los alumnos agrupados en el quintil más bajo un 15% no dispone de ningún ordenador en casa y el 45% tiene solo uno, mientras que en el quintil más alto el 66% tiene “tres o más”.

En cuanto a la brecha de uso, el tiempo de uso de internet y el acceso a dispositivos conectados a la red (portátiles, tabletas y smartphones, además de ordenador) de los alumnos españoles aparecen de nuevo a la par de la OCDE. Un 46% de los estudiantes españoles se conecta a internet en casa entre “una y cuatro” horas al día, sin que aparezcan grandes diferencias entre territorios. Vuelve a resultar determinante el nivel socioeconómico, en este caso, por exceso de uso de los más vulnerables. El 51% de los alumnos en el quintil más bajo pasa “cuatro horas o más” al día en casa navegando por internet, frente al 33% de los alumnos en el quintil más del alto.

El informe de Cotec muestra que el 52% de los centros educativos españoles cuenta con una plataforma digital eficaz para proporcionar a sus alumnos educación en línea, un porcentaje similar a la media de la OCDE, aunque lejos de países como Finlandia (80%), Estados Unidos (77%) o Reino Unido (66%).

El 53% de los directores de centro dice que los docentes a su cargo tienen las habilidades técnicas y pedagógicas necesarias para integrar dispositivos digitales en la enseñanza y el 55% cree que cuentan con recursos profesionales eficaces para aprender a utilizarlos. La media de la OCDE sube en ambos casos hasta el 65%

educación en línea COTEC

DIFERENCIAS ENTRE TERRITORIOS

Al comparar la brecha escolar por territorios se muestran diferencias superiores a las observadas para las brechas de acceso y de uso. Cinco comunidades autónomas están diez o más puntos porcentuales por debajo de la media nacional (Aragón, Asturias, Extremadura, Comunidad Valenciana y Andalucía) y seis territorios están diez o más puntos por arriba (Castilla y León, Baleares, Ceuta, Canarias, País Vasco y Cataluña). Las diferencias son de igual magnitud cuando se pregunta a los directores por los recursos de aprendizaje y las habilidades pedagógicas y técnicas de los profesores para la transición digital.

No obstante, la mayor diferencia en términos de brecha escolar no se da ni entre territorios ni por el nivel socioeconómico de las familias, sino por el tipo de titularidad de los centros, que deja en desventaja a las escuelas públicas. Mientras que el 71% de los directores de escuelas privadas considera que su centro cuenta con una plataforma eficaz para facilitar el aprendizaje en línea, el porcentaje cae hasta el 55% entre los directores de centros concertados y al 49% entre los de centros públicos.

De igual modo, cuando se pregunta a los directores si sus escuelas disponen de recursos profesionales para favorecer la capacitación digital de los docentes, responde de forma afirmativa el 73% de los responsables de centros privados, el 70% en los concertados y el 48% en los públicos. Respecto a la percepción sobre las habilidades de los profesores para la transición digital, responde positivamente un 76% de los directores en escuelas privadas, un 69% en las concertadas y un 45% en las públicas.

El informe que presenta Cotec da continuidad al análisis técnico previo Covid-19 y Educación I: problemas, respuestas y escenarios, presentado a finales de abril, en el que se estudian el impacto de la crisis sanitaria en el sistema educativo y las soluciones aportadas por diferentes países, además de proponer cinco posibles escenarios para cerrar el actual curso escolar, con medidas ajustadas a cada uno de ellos.

educacion en línea

gigas solidarios para cerrar la brecha

Para ayudar a paliar esta brecha educativa, Orange, en el marco del acuerdo alcanzado con la Fundación Zurich y con el Ministerio de Educación y Formación Profesional, está ofreciendo  a familias sin acceso a internet de toda España, conexión gratuita y dispositivos de acceso mientras los centros escolares permanezcan cerrados, a través de la iniciativa Gigas Solidarios.

Gigas solidarios permite, a familias con escasos recursos y con hijos menores de 18 años, seguir conectados y realizar las tareas que los profesores están poniendo para seguir avanzando en el curso escolar.  Podrán así disfrutar al máximo de todas las posibilidades que les ofrece la tecnología para su desarrollo, educación y entretenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *