Oversharing, o la costumbre de convertirnos en un libro abierto en la red

Oversharing, o la costumbre de convertirnos en un libro abierto en la red

oversharing

Solo en Facebook, cada día se suben 1.000 millones de fotografías. La mayor parte de ellas, contienen información personal que compartimos con millones de usuarios sin apenas darnos cuenta.

La última cena con amigos, las vacaciones de verano o el fin de semana en una casa rural, el instituto, nuestra rutina diaria, nuestras aficiones, la cara de nuestra mascota en distintas posiciones… Absolutamente todo.

Parece que no sabemos guardar un secreto de cara a la red. Esta práctica ha sido bautizada como oversharing, una conducta que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha definido como “la sobreexposición de información personal en internet. En particular en las redes sociales a través de los perfiles de los usuarios”. Hablando claro, el oversharing consiste en compartir demasiado.

Lo que subimos a la red, se queda en la red

A pesar de que ajustemos las condiciones de privacidad, algo a lo que no le damos la importancia que merece, todo aquello que subimos a la red deja de ser nuestro. El oversharing es una práctica que, aunque puede afectar a todos aquellos que utilicen las redes sociales, convierte en un grupo especialmente vulnerable a los menores. La mayor parte de ellos han nacido con una pantalla bajo el brazo pero esto no quiere decir que su intimidad se vea reducida a cenizas.

Aunque es cierto que, en el caso de los adolescentes, suelen ser ellos mismos quienes comparten información acerca de su vida, si hablamos de los niños más pequeños la cosa cambia. Hace unos 40 o 50 años los padres que estaban orgullosos de su retoño te mostraban una ristra de fotografías que dormitaban en una cartera. Ahora, aquellos que quieren presumir de su bebé o de los logros deportivos de sus pequeños, suben una imagen a una red social.

De esta forma, estamos generando una identidad digital que acompañará a nuestros hijos de por vida y que, realmente, ha sido creada al margen de sus deseos y opiniones. Aunque a día de hoy nos pueda parecer muy graciosa la última monería de nuestro bebé, es probable que cuando crezca se sienta incómodo ante unas imágenes que no podrá borrar de la red.

Un uso responsable

En su nueva acción #PorunusoLovedelatecnología, Orange trata de impulsar el diálogo necesario en las familias para dar visibilidad a los problemas asociados a la sobreexposición en las redes sociales y así poder afrontarlos en sus fases iniciales mediante el diálogo familiar.

En la web de esta iniciativa, con la que Orange se suma al Día de la Internet Segura, se podrá encontrar información sobre este problema, el oversharing, del que no son conscientes los más jóvenes. Según Karspersky Lab, el 61% de los jóvenes reconoce que comparte sus fotos y videos privados. En esta nueva acción, la compañía cuenta con la colaboración del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Según Isabel Alonso, Directora de Marca en Orange, «con esta nueva acción, la compañía quiere dar respuesta a las inquietudes de muchas familias sobre este comportamiento que lleva a los jóvenes a compartir información personal que puede poner en peligro su privacidad e, incluso, afectar a su trayectoria profesional en el futuro”.

¿Cómo evitar el oversharing?

En la actualidad, según el Instituto de Internet de Oxford, el 85% de los jóvenes revisan lo que otros comparten sobre su vida y con quién. Pero más allá de los peligros del oversharing que afectan a la información personal, su impacto puede trasladarse a las oportunidades futuras de trabajo. Adecco señala que el 87% de las empresas revisa la información compartida en redes sociales por los candidatos a un puesto de trabajo.

Por eso, resulta fundamental utilizar las redes sociales estableciendo una serie de límites lógicos. De esta forma, evitaremos que nuestro perfil de Facebook o de Instagram se convierta en nuestro peor enemigo. En su nueva acción #PorunusoLovedelatecnología Orange propone cinco recomendaciones básicas:

  • Utiliza tu sentido común.
  • Replantéate si harías ese comentario en la vida real.
  • Piénsate dos veces si estás desvelando demasiada información.
  • Reflexiona antes de subir una foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *