Qué es el phenomenon learning: todo sobre este método educativo

‘Phenomenon learning’, el método de aprendizaje que vino del frío

El phenomenon learning revoluciona la manera de educar

En el año 2000, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) comenzó a publicar el Informe Pisa. En él, se analizan y puntúan los métodos de enseñanza de cada país. Finlandia se colocó en el número uno, como país con el mejor sistema educativo del mundo. Su modelo es un ejemplo para los demás. Por eso acaparó todos los focos en 2016 al implantar el phenomenon learning en sus aulas. ¿En qué consiste este método?

El modelo phenomenon learning

También conocido como PBL o PhenoBL, el phenomenon learning se basa en la eliminación de las asignaturas tradicionales. El aprendizaje está basado en clases prácticas y en el desarrollo de proyectos. Los profesores ayudan a los chicos a realizar trabajos de investigación. Los guían y les proporcionan los materiales y enseñanzas necesarios. Los propios niños participan en este proceso de planificación y evalúan su progreso.

Es la vieja lucha entre el aprendizaje basado en la teoría y la memorización y una metodología fundamentada en lo práctico, en el pensamiento crítico y razonado. Los defensores del phenomenon learning consideran que este sistema es más motivador y el alumno se interesa más por lo que se le enseña. Sus objetivos apuntan a que los niños desarrollen capacidades como liderazgo, poder de organización, estrategia… Y fomentar la cultura de la discusión. No como un enfrentamiento violento, sino como una forma de compartir opiniones, aprender a escuchar y a empatizar.

El responsable de Educación de Helsinki, Marj Kyllonen, explicaba así la importancia del nuevo modelo: “Necesitamos un replanteamiento de la educación y el rediseño de nuestro sistema para que proporcione a nuestros hijos las habilidades que se necesitan para hoy y mañana”. En el país nórdico alaban el modelo, pues consideran que proporciona un aprendizaje más divertido al centrarse en las habilidades y permitir a los niños aprender a su propio ritmo.

Pero, sobre todo, es una manera holística de trabajar, más parecida a la que los niños encontrarán en la vida real y el mundo laboral. El objetivo es prepararlos para un futuro en el que se necesitará un pensamiento transdisciplinar que implique diferentes puntos de vista y nuevas perspectivas.

Herramientas digitales

La aliada del phenomenon learning es la tecnología. Pero no como sustituta: pizarras digitales en lugar de analógicas o tablets en vez de libros. Se concibe como un valor añadido, con un aprendizaje más eficiente basado en la tecnología de la información.

La tecnología es clave en el phenomenon learning

Estas son algunas de las herramientas clave:

  • Internet como fuente de información. En la red tenemos material didáctico sobre diferentes temas y en formatos tan atractivos como el vídeo. Existen enciclopedias online, bases de datos de artículos, tutoriales…
  • Nueva forma de comunicación. Enviar correos electrónicos o realizar videoconferencias. Internet permite una comunicación inmediata y eficiente con cualquier lugar del mundo. También con especialistas en diferentes campos que, por ejemplo, nos pueden dar una conferencia desde el salón de su casa. Las comunicaciones entre alumnos y tutores en línea también cambian la forma de aprender.
  • Contenido propio. Plataformas para que los alumnos desarrollen su propio trabajo. Texto, imagen o sonido, con multidispositivo y todo tipo de apps. También tenemos muchas manera de publicar y compartir ese contenido. El trabajo no solo puede leerlo el profesor, sino cualquier usuario.
  • Conocimiento colaborativo. Foros de discusión y debate. Exponer un trabajo en internet facilita la generación de conocimiento, el compartir información y opiniones. Trabajo en equipo para los mejores resultados.

retos COMPLICADOS

El phenomenon learning no está exento de obstáculos. En primer lugar, es un reto complicado para los profesores. Deben cambiar completamente su método de trabajo. Han de acostumbrarse a trabajar de forma colaborativa con los alumnos y, de alguna forma, pierden el control sobre sus clases. Además, las herramientas digitales les obligan a reciclarse constantemente para mantenerse en la vanguardia de la tecnología y la información.

También existe miedo a que los niños no aprendan en profundidad ciertas materias como se hace en la enseñanza clásica. Y que adquieran un conocimiento superficial que los impida desarrollar estudios superiores con solvencia. Como el phenomenon learning fomenta que cada estudiante aprenda a su propio ritmo, hay también temor de que se generen desigualdades entre los alumnos que aprenden más rápido y los que necesitan un proceso más lento.

Nuevas formas de aprender

Phenomen learning en las aulas

El phenomenon learning no es el único método novedoso que encontramos en el mundo de la enseñanza. De hecho, los modos de aprendizaje se diversifican cada vez más.

  • Aula invertida. Una parte de la enseñanza se da fuera del aula. En sus casas, los alumnos estudian la materia. Así, en las clases, se pueden hacer otro tipo de actividades, más dinámicas y participativas. Charlas, debates, puestas en común de dudas…
  • Gamificación. Se trata de aprender mientras se “juega”. El alumno se siente motivado pues percibe el estudio como algo divertido.
  • Mobile Learning. Aprendizaje mediante el uso de smartphones. Escuchar la grabación de una clase, usar apps de idiomas, recibir imágenes con los esquemas y apuntes de la asignatura… Bring Your Own Device (BYOD) es una modalidad más específica que implica que el alumno interactúe con su propio móvil mientras está en el aula.
  • MOOCs. Los cursos online cada vez tienen más relevancia. Muchos son gratuitos y permiten libertad de horarios.
  • Blended Learning. Es un método semipresencial. Combina la asistencia al aula con las clases online.
  • Mindfulness. La educación emocional es cada vez más importante. Impedirá que suframos estrés o ansiedad tanto en la vida personal como en el trabajo. En el aula, fomenta nuestra curiosidad y ganas de aprender.
  • Movimiento maker. Ya os hablamos de este concepto. Se basa en el “hágalo usted mismo” y en desarrollar nuestras capacidades desde un conocimiento compartido en el que cualquiera puede ser maestro en una disciplina que conoce bien.

En Nobbot | El reto de la educación: descubrir y sacar nuestra grandeza emprendedora

Imágenes | Pixabay