Carmen Álvarez (bióloga): «La terapia génica contra el alzhéimer será pronto una realidad»

En la guerra contra el alzhéimer se está librando una batalla muy importante que intenta batir al enemigo por la retaguardia. Al frente del operativo se encuentra la doctora en Biología por la Universidad de Valencia, Carmen Álvarez, directora del proyecto Tetraneuron, una empresa biotecnológica que en colaboración con el Instituto Cajal (CSIC) está abriendo una nueva vía que podría permitir atacar la enfermedad en fases tempranas.

Álvarez se define como “una apasionada de hacer crecer proyectos que realmente puedan tener un impacto en la sociedad”. En su trayectoria profesional ha combinado la ciencia con el emprendimiento, lo que le llevó a fundar en 2006 una de las primeras spin-offs biotecnológicas de la Universidad de Valencia. Tras un tiempo alejada del desarrollo de fármacos, conoció al equipo de Tetraneuron. “Su visión sobre cómo abordar el alzhéimer es única, por lo que inmediatamente decidí dejar un puesto en la industria para asumir el reto de mejorar la calidad de vida de los más de 30 millones de pacientes afectados por esta terrible enfermedad”.

enfoque MULTIFACTORIAL

– ¿Qué tiene de innovadora y disruptiva la terapia que están desarrollando para el tratamiento del alzhéimer respecto a las que se aplicaban hasta ahora?

El alzhéimer es una enfermedad compleja, ya que se basa en múltiples procesos que actúan de manera sinérgica; por ello, es previsible que para hacer frente a esta dolencia haya que investigar terapias multifactoriales que tengan en cuenta todos los procesos alterados en el cerebro de los pacientes que la desarrollan. Este es el caso de las investigaciones que realizamos en Tetraneuron, donde tratamos el alzhéimer de una manera multifactorial, centrándonos en los procesos tempranos del desarrollo de la enfermedad.

– ¿En qué consiste la colaboración que mantienen con el Instituto Cajal, del CSIC?

Carmen Álvarez y José María Frade, responsables de Tetraneuron.

Nuestra relación con el CSIC es muy estrecha, ya que somos una spin-off del Instituto Cajal. Tetraneuron nace con el objetivo de explotar una patente generada por el Laboratorio de Generación y Degeneración Neuronal en Vertebrados liderado por el Dr. José María Frade. A partir de ese punto, la empresa llegó a un acuerdo con el CSIC para continuar desarrollando esta tecnología patentada. Para nosotros, poder contar con el apoyo del Instituto Cajal ha sido fundamental.

TERAPIAS GÉNICAS: la revolución

– El neurocientífico y catedrático de Psicobiología por la UAB, Ignacio Morgado, sostenía en Nobbot hace unos meses que por ahora, “solo estamos en condiciones de retrasar el inicio o el progreso del alzhéimer, pero no tenemos todavía una cura”. ¿La terapia génica que están desarrollando en Tetraneuron abre el camino hacia un posible remedio contra la enfermedad?

Efectivamente, ahora mismo los pacientes disponen únicamente de terapias farmacológicas para ciertos síntomas, que acompañadas de estimulación cognitiva pueden mejorar el manejo de la enfermedad. Las terapias génicas han supuesto una revolución para otras enfermedades sin tratamiento por lo que, seleccionando la diana adecuada, también pueden ser muy positivas para el alzhéimer.

– ¿Cómo se pasó de que la terapia génica fuera una hipótesis hace 10 años a empezar a ser una realidad?

Realmente nuestra historia comienza con el descubrimiento de cómo una modificación a nivel químico de la proteína E2F4 puede ser la responsable de muchas de las alteraciones neuronales que se dan en el alzhéimer. A partir de ese hallazgo, continuamos avanzando en la forma de sustituir esa proteína modificada no funcional por una proteína capaz de volver a recuperar todas esas funciones perdidas. Después de demostrar que la expresión en neuronas de una variante funcional de E2F4 recuperaba muchas de esas alteraciones, nos lanzamos a ver cómo conseguir que las neuronas produjeran esa versión funcional de E2F4, y de ahí que gracias a los avances en la producción de vectores virales, nuestra terapia génica esté cerca de ser una realidad.

UNA PROTEÍNA CLAVE

– ¿Qué distingue a la proteína E2F4, que están probando actualmente en ratones, como más eficaz para hacer frente al alzhéimer?

E2F4 es un factor clave para la quiescencia neuronal y la fisiología neuronal. Esta proteína mantiene el bienestar neuronal regulando genes implicados en funciones tan diversas como la reparación del ADN y la respuesta al estrés oxidativo. Al ser una proteína multifactorial tiene potencial terapéutico frente a diversas alteraciones.

– ¿Cómo se aplicaría esta terapia en un supuesto paciente?

La terapia génica se puede definir como una técnica terapéutica mediante la cual se inserta un gen funcional en las células de un paciente para corregir un defecto causante de una patología. Para ello trabajamos tanto con el material genético que queremos expresar como con los vehículos que se encargan de hacer que ese material genético pueda entrar en las células en cantidad y calidad suficiente. En el momento actual, los vehículos más eficaces que disponemos son los vectores de tipo viral. Estos se basan en el hecho de que los virus disponen de los mecanismos necesarios para poder entrar en las células de forma eficaz y producir sus propias proteínas. Lo que hacemos para construir un vector viral de terapia génica es eliminar los genes del virus que le permiten multiplicarse, y sustituirlos por el gen terapéutico, aprovechando la capacidad del virus de entrar en las células sin riesgo de diseminación.

EXTENSIBLE A OTRA ENFERMEDADES

– ¿Hasta qué punto sería posible extender esta terapia a otras enfermedades neurodegenerativas, como el párkinson o el glaucoma?

Tetraneuron aporta un enfoque radicalmente nuevo que puede tener un enorme impacto no solo en alzhéimer, sino también en otras enfermedades en las que se den procesos neurodegenerativos como ocurre en el caso del párkinson y el glaucoma. Ahora mismo estamos llevando a cabo diferentes líneas de investigación sobre la eficacia de nuestra terapia en ambas enfermedades.

– Su hoja de ruta prevé empezar a experimentar con primates a partir de 2023 y con humanos en 2024. ¿Qué pasos oficiales faltarían para llegar a poder hablar de un nuevo tratamiento contra el alzhéimer?

De forma oficial, los principales pasos pasan por conseguir la aprobación del ensayo clínico por una de las principales agencias reguladoras (EMA en el caso de Europa y FDA en el caso de los Estados Unidos), e ir discutiendo con ellos los resultados obtenidos durante los diferentes estudios clínicos. En el caso del alzhéimer, por la propia etiología de la enfermedad los estudios clínicos suelen ser más largos que los exigidos para otras enfermedades. Además, no hay que olvidar que Tetraneuron es una empresa biotecnológica por lo que para nosotros es casi tan importante, y casi igual de complejo, poder encontrar la inversión necesaria que nos permita avanzar en el conocimiento clínico necesario.

El equipo de Tetraneuron, con Carmen Álvarez al frente.

hacia LAS PRIMERAS FASES

– ¿Hacia qué tipo de pacientes estaría dirigido el tratamiento génico de Tetraneuron?

En realidad, la población final de pacientes la determinarán los ensayos clínicos, pero dadas las características de nuestra terapia génica vemos que realmente podrá ser más beneficiosa en pacientes con un diagnóstico temprano claro. Actualmente, unas 800 000 personas padecen alzhéimer en España. Nuestros médicos diagnostican cada año unos 40 000 nuevos casos. Aun así, se estima que el 80 % de los casos aún leves están sin diagnosticar; por eso es muy importante que además de terapias como la nuestra se desarrollen nuevas herramientas que permitan un buen diagnóstico temprano de la enfermedad.

– También están trabajando en desarrollar un biomarcador que permita una detección precoz de la enfermedad. ¿En qué consiste?

Lo que estamos haciendo es ver si esa modificación química que sufre E2F4 en etapas tempranas de la enfermedad nos puede servir como un indicador de futuras alteraciones cognitivas.

En Nobbot | GPS al rescate de las personas con alzhéimer

Imágenes | Cedidas por Tetraneuron

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.