Javier Cuñado, diseñador: "Una oficina comienza con un móvil"

Javier Cuñado: “Vemos espacios de trabajo con futbolines, billares y toboganes, pero no es más que puro marketing”

Probablemente habrás pasado un rato, quizá horas, sentado en alguno de sus diseños de silla. Y es que Javier Cuñado, ingeniero bilbaíno, es el creador de la bancada Passport, que desde hace una década mitiga las esperas de los pasajeros en aeropuertos de todo el país. En esta entrevista, Cuñado, considerado por algunos como el Philippe Starck español, habla de cómo están la ingeniería y el diseño industrial nacional, de lo que tarda en idear y fabricar bicicletas eléctricas o mobiliario con materiales innovadores como la fibra de carbono o de cómo, a base de ingeniería, se puede empezar a hacer sostenible la movilidad urbana, uno de los problemas que más titulares de prensa se lleva en los últimos tiempos. También habla de la importancia de contar con espacios de trabajo amables y eficientes, pero, más importante aún, de la necesidad de romper con esquemas laborales caducos. Porque la oficina, en su opinión, “empieza en el móvil”.

– España es, en general, un país poco industrial y no solemos asociar el buen diseño industrial y la ingeniería a este país. Parece más un asunto de alemanes, japoneses y ahora chinos. ¿Cómo lo ve?

Efectivamente, España es un país de grandes contrastes, pero aunque menos que en Alemania, también tenemos algunas empresas muy punteras en sectores tecnológicos. En lo referente a mi experiencia profesional, en 2017 creamos para BH Bikes la bicicleta eléctrica más avanzada en diseño y tecnología del momento, o para Actiu en 2018 diseñamos una silla enteramente en fibra de carbono por delante de los alemanes o japoneses. Si bien no es una regla, también hay excepciones.

– Usted y su empresa diseñan muchas cosas diferentes, desde bicicletas eléctricas y máquinas expendedoras de billetes para el metro a equipamiento para gimnasios, electrodomésticos o mobiliario de oficina y para exteriores. De todo ello, ¿con qué trabajo se quedaría? ¿De cuál se siente más orgulloso?

Es muy difícil responder de manera rotunda. No hay una relación directa entre esfuerzo y resultados. De algunos diseños, me quedaría con el ingenio y el talento mostrado, y en otros me quedaría con los resultados comerciales aplastantes. Por ejemplo, por el ingenio y la creatividad me quedaría con la e-bike llamada Atom-X para BH Bikes, donde nos hemos adelantado al resto de fabricantes mundiales más poderosos, y por el éxito comercial señalaría, por ejemplo, la bancada Passport para Actiu por su actualidad 10 años después.

“En los próximos años veremos una ‘democratización’ tecnológica importante donde muchos de los nuevos materiales van a ser más accesibles”

– En su empresa, ITEMdesignworks, se trabaja y experimenta con nuevos materiales, como la fibra de carbono. ¿Qué veremos en los próximos años en este aspecto? Lo pregunto porque se habla mucho en los últimos tiempos, por ejemplo, de las bondades del grafeno, aunque todavía no se ha logrado una producción masiva del mismo.

ITEMdesignworks utiliza unas herramientas estratégicas a la hora de diseñar nuevos productos. Cuando comenzamos en 2016 el proyecto Karbon para Actiu, exploramos las posibilidades de nuevos materiales, entre los que estaba el grafeno, pero el resultado fue que no estaba su industrialización muy madura para nuestro propósito, por lo que recurrimos a la fibra de carbono, que ya la conocíamos del mundo de la bicicleta.

En los próximos años veremos una ‘democratización’ tecnológica importante donde muchos de estos materiales y procesos van a ser más económicos y accesibles para poder ser aplicados en productos más cotidianos.

Silla Karbon. Fuente: ITEMdesignworks

– ¿Cuánto tarda desde que le encargan un diseño hasta que se materializa en un mueble, una bicicleta o una máquina para gimnasio? ¿Y cuántos profesionales participan en el proceso?

Cada proyecto tiene su nivel de dificultad y su reto. Hemos llegado a desarrollar un proyecto, desde su comienzo hasta que el producto ha aparecido en el mercado, en solo seis meses, es decir, diseño, desarrollo e ingeniería en tres y fabricación de utillaje, en otros tres.

Por el contrario, la silla Karbon ha tardado dos años de proceso hasta que ha salido al mercado. Un año completo lo empleamos en optimizar el diseño y la ergonomía, construyendo seis prototipos hasta que los resultados eran perfectos. Un patinete eléctrico lo llegamos a diseñar e ingenierizar en tan solo tres semanas, pero esto tampoco hace norma. Lo deseable es que no se tarde más de un año, desde el comienzo del diseño, hasta la aparición en el mercado.  

“Desgraciadamente, en este país la conciliación familiar y la eficiencia en el trabajo parece que son antagonistas”

– Hablemos de la concepción, diseño y fabricación de la bancada Passport, que ya se puede ver en los principales aeropuertos de España, pero que finalmente estará en casi todos los de aeródromos de AENA. ¿Dónde se inspira y cuáles son los puntos fuertes que la llevó a ganar el concurso?

Los detalles del concurso los desconozco, pero las fortalezas de ese diseño son palpables a simple vista. Cuando diseñamos la bancada Passport hace 10 años tuvimos la determinación de considerar a todos los usuarios del producto, tanto activos como pasivos. Para los activos (viajeros en tránsito) buscamos un diseño de bancada espectacular, ergonómica y sin viga estructural vista, para que hubiera un gran espacio bajo asiento y pudieran introducir allí  su equipaje y guardarlo seguro.

Bancada Passport. Fuente: ITEMdesignworks

Para los usuarios pasivos (personal de limpieza y mantenimiento) creamos una bancada que se monta y desmonta en tres minutos y con una parte inferior muy accesible abierta para que pasen las máquinas de limpieza de la manera más cómoda posible. Esto, que suena tan simple y obvio, bancadas posteriores no lo han considerado. Aquí radica su vigencia.

“Una oficina o un espacio de trabajo comienza con un teléfono móvil. No importa donde puedas estar”

– Usted ha diseñado bicis eléctricas para BH. ¿Cómo ve el tema de la movilidad urbana, que tanta relevancia tiene ahora en los medios, y qué oportunidades se presentan ahí para empresas de diseño e ingeniería como la suya?

Nosotros llevamos 10 años trabajando estrechamente con BH Bikes, sobre todo en conceptos de e-bikes. He de decir que una bici eléctrica es otro concepto de vehículo ligero, emparentado con la bici ordinaria, pero diferente por muchas razones. Es, de momento, la mejor alternativa para animarnos a dejar el coche en casa y optar por un vehículo personal sostenible en un entorno urbano.

El modelo de ciudad actual, en cuanto a movilidad se refiere, es insostenible y, aparte del transporte público, yo la bici eléctrica es de momento la mejor opción. Hace 10 años diseñamos la primera e-bike y no hemos parado desde entonces. Además hemos sido pioneros en nuestras propuestas con cinco patentes mundiales. Es un mercado en crecimiento exponencial por los beneficios tangibles que estas e-bikes ofrecen.

– También está muy activo en el diseño de mobiliario de oficina. ¿No cree que en España, en general, las empresas hacen poco para crear espacios de trabajos bonitos, funcionales y eficientes?

Desgraciadamente, en este país la conciliación familiar y la eficiencia en el trabajo parece que son antagonistas. Es un problema cultural. Somos uno de los países de peor ratio de productividad de la UE y nos pasamos sufriendo una cantidad de horas enorme en nuestro puesto de trabajo, justificando no sé qué. Es un concepto caduco. Hay que ser conscientes de que una oficina, o mejor dicho, un espacio de trabajo comienza con un teléfono móvil. No importa donde puedas estar.

Luego, esa localización estática de la oficina pierde mucho sentido. Hemos de pensar en términos de bienestar, participación, compromiso, organización flexible, estrategias por objetivos y una serie de cosas que tumban ese concepto decimonónico de la oficina tradicional. El objetivo final es conseguir la mayor eficiencia posible y se atrapan más moscas con miel que con vinagre. De todas maneras, estamos viendo en medios especializados algunas propuestas de espacios de trabajo llevados al extremo, en cuanto a la creación de espacios lúdicos con futbolines, billares y toboganes. Eso no tiene más recorrido que una pura operación de marketing.    

“No todo el mobiliario de diseño tiene por qué tener unos precios disparatados

– Explíqueme dónde está el retorno de la inversión para una empresa que gasta recursos en su mobiliario de diseño o para una ciudad que compra sus bicicletas eléctricas o su mobiliario de exteriores. Lo pregunto porque algunos, sobre todo después de la crisis, cuestionan estas inversiones y las ven más como un lujo innecesario.

Supongo que hay de todo un poco. Una empresa tendrá que comprar el mobiliario que representa la imagen de sus valores corporativos. No todo el mobiliario de diseño tiene por qué tener unos precios disparatados. Muchas veces sucede que se recurre a los clásicos de siempre y hay mucha más oferta de la que probablemente se conoce. Hay inversiones que son visionarias como el ‘efecto Guggenheim’ en Bilbao.

Ha habido un antes y un después en la transformación de una ciudad industrial, sucia y poco atractiva, a una cuidad de servicios, con arquitectura, cultural y turística, cuya transformación ha recibido múltiples premios internacionales y ha sido un referente para otras muchas ciudades.

Si las bicicletas de alquiler son convencionales y la orografía de la ciudad es con cuestas, será un fracaso de oferta de transporte. La e-bike resuelve ese problema. Es cuestión de tiempo ver el retorno de la inversión. En ciudades como Madrid y Bilbao las bicis eléctricas de alquiler son un éxito respecto a sus predecesoras, por razones obvias.

– ¿Hasta qué punto las TI y las comunicaciones son claves en una empresa de diseño como la suya?

Un buen diseñador ha de ser una persona con actitud visionaria. Esto quiere decir que el diseñador tiene que anticiparse: intuyendo y sorprendiendo al mercado con propuestas personales para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad.

Cuanta más información disponga para analizar una carencia, un problema, una necesidad concreta, mejor y más fundada será su valoración y propuesta final. En este sentido, todas las fuentes de información son bienvenidas. Está en nuestra mano interpretar esa información con la mayor objetividad posible. Vivimos en una sociedad muy propensa a exagerar y la sensatez y el sentido común son el mayor remedio para mantener un equilibrio emocional.

Silla Bádminton. Fuente: ITEMdesignworks

– Hablemos de la silla Bádminton. ¿Qué la inspira y qué la hace especial? ¿Y cuánto cuesta esa silla?

Hablábamos antes de esos espacios de trabajo que empiezan con un teléfono móvil. Bien, Bádminton es un primer puesto de trabajo para espacios de trabajo donde han de convivir el trabajo personal y el trabajo colaborativo. Son elementos de uso temporal. Sentado en un Bádminton no vas a estar ocho horas, pero si puedes mantener una reunión con otras personas y compaginar esas dos facetas de trabajo privado y colectivo.

La forma y su función van de la mano. Posee ese respaldo envolvente y voluminoso, tan característico, para crear una pantalla de privacidad cuando se necesita. Es fonoabsorbente. Esto significa que girándote 90º o 180º consigues una pantalla acústica y poder mantener otra conversación de forma privada, al margen de la que mantenías hasta ese momento.

No tiene brazos, para que no se haga un uso demasiado relajado del sillón y se mantenga una actividad productiva. Está abierto por los laterales permitiendo 180º de visión. Estas características la hacen única y especial. El precio final depende de los acabados, pero sus versiones más habituales estarán por debajo de los 2.000 euros, creo.

 – A usted le presentan como el Philippe Starck español. ¿Cómo lo ve?

 Cuando lo vi escrito en el titular me asusté y me sorprendió. Creo que todas las personas somos únicas, con nuestros valores y defectos, y cuando nos comparan con alguien, resulta bastante incómodo.

Pasado el shock inicial y aguantado algunas bromas, entiendo que es un gran piropo y elogio, uno de los mayores en mi profesión. Por lo que así me lo tomo y me hace saber que en esa comparación hay un reconocimiento implícito de nuestra labor de muchos años de búsqueda, creación, determinación y reconocimiento.

También he de decir que Javier Cuñado es la parte visible de ITEMdesignworks, es la punta del iceberg, pero detrás de Javier hay un equipo de profesionales que de forma más anónima trabajan entre bastidores haciendo posible mis desafíos y ocurrencias. No concibo el trabajo que represento sin el equipo de diseñadores e ingenieros que me respalda. Nuestro tipo de trabajo requiere una labor de equipo muy compenetrada.

En Nobbot | Estudiantes de diseño transforman sillas de oficina en mochilas

Imágenes | ITEMdesignworks