‘Pueblo en Pueblo’: «La España rural no está ni vacía ni vaciada, sino desconocida»

Pueblo en Pueblo es un medio digital de Castilla y León especializado en la difusión del patrimonio histórico y artístico de más de 2.248 municipios que componen esta comunidad autónoma.

En los tiempos que corren, poner en marcha un medio de comunicación es todo un reto. Sin embargo, Raquel González, Rebeca Díez y Daniel González, los tres jóvenes periodistas que aparecen en la imagen, decidieron ponerse el mundo por montera y recorrer miles de kilómetros para dar a conocer, a través de su proyecto periodístico Pueblo en Pueblo, el patrimonio cultural y las miles de historias que se esconden en la España Rural que no vaciada, como bien explican.

Para conocer más acerca de Pueblo en Pueblo, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a sus fundadores y esto es todo lo que nos han contado.

-¿Cómo describiríais vuestro proyecto periodístico?

Nuestro proyecto es una ventana abierta para cualquiera que quiera conocer el medio rural de Castilla y León, difundiendo tanto su rico patrimonio cultural como las historias de las gentes que allí residen. En definitiva, queremos servir de altavoz a una España Rural, que en nuestra opinión no se ha difundido correctamente en los medios de comunicación, nacionales y regionales, que se han  centrados más en los problemas de las ciudades.

-¿Por qué decidisteis crear Pueblo en Pueblo? ¿Cómo fue el proceso de puesta en marcha?

Pueblo en Pueblo se originó, de hecho, con otro nombre: Valladolid, de pueblo en pueblo en el año 2013, y comenzó como un trabajo de clase de una asignatura de primero de carrera de periodismo en la Universidad de Valladolid. Debíamos crear un blog con un tema específico, y los tres fundadores, Raquel González, Rebeca Díez y Daniel González, decidimos centrarnos en los pueblos de nuestra provincia natal, Valladolid, ya que realmente no los conocíamos, pues los tres habíamos vivido toda la vida en la capital.

Sin esperarlo, la acogida de la idea fue bastante buena y decidimos continuar más allá del trabajo de carrera, y poder así complementarlo con nuestra formación. Todo ello, eso sí, costeado por nuestros bolsillos, hasta que ganamos el Premio de Periodismo Provincia de Valladolid, que otorgaba la Diputación en el año 2014, y que significó un aporte económico con el que pudimos mejorar y modernizar nuestros medios.

No obstante, en 2017, tuvimos que parar el proyecto, ya que al acabar la carrera necesitábamos seguir formándonos en un mercado laboral complicado y nos fue imposible continuar. En abril de este año, decidimos regresar como Pueblo en Pueblo, y ampliar nuestro objetivo a toda Castilla y León.

«Pueblo en Pueblo comenzó como un trabajo de clase de una asignatura de primero de carrera».

-¿Qué objetivos queréis alcanzar a través de este proyecto?

Queremos mostrar el medio rural como realmente es, siempre desde una perspectiva más positiva. Porque más allá de la despoblación, el envejecimiento y los deficientes servicios públicos, el medio rural tiene un gran potencial que muchas personas ven y deciden explotar. Durante nuestros viajes por Castilla y León es lo que vimos, vecinos que más allá de resignarse, decidían luchar por el futuro de su pueblo con ideas innovadoras. Creemos que si damos difusión a estas personas, podemos inspirar a otras a hacer lo mismo.

Todo, sin olvidar la puesta en valor del patrimonio cultural, tan cuantioso y valioso que existe en el medio rural de Castilla y León, y del que los vecinos son guardianes, pues sin ellos no hay utilidad ni gestión de sus monumentos y tradiciones. Por tanto, uno de nuestros objetivos, es potenciar el turismo rural como una vía de ingresos para mejorar la economía de los pueblos y garantizar su futuro.

-¿A qué retos os habéis tenido que enfrentar para ponerlo en marcha?

El tiempo es el mayor de nuestros enemigos. Debemos compaginar la gestión de este proyecto con nuestros trabajos ajenos a Pueblo en Pueblo. Por el momento, no tenemos los recursos suficientes como para dedicarnos plenamente al proyecto, lo que ralentiza a su vez su crecimiento.

– ¿En qué punto os encontráis ahora? ¿Tenéis ya un horizonte de rentabilidad? ¿Qué vías de financiación estáis explorando?

Estamos en una fase de visibilidad del proyecto, aumentando nuestra comunidad tanto de lectores como de colaboradores con publicaciones frecuentes en web y redes sociales, incentivando siempre la participación y el debate. Nuestro objetivo ahora es darnos a conocer para que nuestras publicaciones y mensajes tengan una mayor difusión.

En cuanto a la financiación/rentabilidad de Pueblo en Pueblo es algo que llevamos luchando desde nuestros inicios. En la actualidad, nos autofinanciamos, aunque ya estamos explorando vías de ingresos: servicios de promoción turística para ayuntamientos rurales, publirreportajes, merchandising, subvenciones o incluso crear y gestionar rutas turísticas por los pueblos de la CCAA.

Tenemos un producto y una misión que gusta, y al final es eso lo que nos impulsa para continuar y poder llegar a convertir nuestra pasión en nuestro trabajo.

PUEBLO EN PUEBLO, persona a persona

-En el último Congreso de periodismo de Huesca hablasteis de que, en realidad, la España Vaciada no existe. ¿Por qué?

Bueno, si con “España Vaciada” nos referimos a la España rural y sus problemas, no cabe duda de que existe. Nosotros no cuestionamos eso. Lo que no nos convence es el término que los medios de comunicación, de mutuo acuerdo, han asignado para todo el medio rural del país, y que han conseguido influir incluso a sus habitantes.

España ha hecho descubrimientos increíbles por medio mundo y desconoce su propio territorio. Esta dura realidad dio origen a nuestro proyecto; y fue haciendo carretera por esa España desconocida lo que nos convenció de que no está ni vacía, ni vaciada. En muchos casos, sus vecinos tendrán que recorrer kilómetros y kilómetros para poder visitar un médico (por carreteras secundarias bastantes perjudicadas), verán como hay una preocupante falta de juventud, así como de oportunidades laborales. Pero ese pequeño pueblo seguirá siendo su hogar y estará plagado de historias y lugares maravillosos.

Vaciada no es sinónimo de “falto de recursos”, puede que para alguien que haya crecido en una ciudad la España rural pueda parecer vacía, al no existir cines, una franquicia de restaurantes, abundante tráfico o calles abarrotadas… Pero muchos de los que viven en el pueblo ven en esa ausencia una ventaja, pues lo que buscan es la tranquilidad y calidad de vida que nos les da la ciudad.

Pueblo en pueblo
Un representante de Pueblo en Pueblo en el último Congreso de Periodismo de Huesca

Lo que de verdad necesita el medio rural es un plan de desarrollo que sepa ver sus fortalezas, sin perder su esencia. Generar un nuevo modelo productivo que potencie el turismo rural, la producción de energías renovables sostenibles, agricultura y ganadería ecológica (alejada de las macrogranjas contaminantes)… y que consiga asentar población.

«Más allá de la despoblación, el envejecimiento y los deficientes servicios públicos, el medio rural tiene un gran potencial que muchas personas ven y deciden explotar».

-¿Qué España os habéis encontrado en vuestros viajes a la búsqueda de historias para vuestro medio?

Hay que decir que la España rural del 2013, cuando empezamos el proyecto, es muy distinta a la de ahora, especialmente en Castilla y León, donde cada vez hay más cuidado y conciencia en la gestión del patrimonio cultural.

Pero todavía nos encontramos con historias que te rompen. Sacerdotes rurales que nos cuentan que desde que están en servicio no han parado de oficiar funerales y ningún bautizo. O una iglesia con un precioso artesonado mudéjar, que para conseguir visitarla debes llamar a la puerta de la casa de una vecina, que sin formación en ello, te abre el templo y te informa sobre su historia. Sin duda, queda mucho margen de mejora.

Asimismo, nos hemos encontrado con historias de personas que han visto una oportunidad para revitalizar su pueblo, desde alcaldes que luchan por atraer población con una constante promoción de las ventajas de vivir en su pueblo, asociaciones que de forma desinteresada conectan ayuntamientos con nuevos pobladores, o un escultor que coge el castillo ruinoso de un pueblo y lo convierte en un parque temático lleno de estatuas y decorados de fantasía y ciencia ficción.

-¿Creéis que vuestro medio puede ser útil para atraer riqueza a las localidades que las que habláis?

Sin duda. Nuestra misión con Pueblo en Pueblo es inspirar y dar a conocer las riquezas, historias y maravillas del medio rural de Castilla y León, ya sea para que los “urbanistas” gasten en los pueblos en la visita a sus monumentos y calles, o bien para que alguien decida dar un vuelco a su vida e irse a vivir al pueblo.

-A nivel personal y profesional ¿Qué significa para vosotros este proyecto? ¿Creéis que podréis vivir de él?

Este proyecto es nuestra pasión. Hemos recorrido cientos de miles de kilómetros por la España rural y todavía nos quedan muchas historias y lugares por difundir. Un viaje que llevamos recorriendo muchos años y que a nivel personal enriquece mucho.

A nivel profesional, sin duda, esperamos poder vivir de ello a medio plazo. Somos conscientes de que los comienzos son complicados, pero el trabajar con un producto que nos gusta y nos apasiona hace que todo el esfuerzo merezca la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.