Habilidades transversales para el empleo del futuro

Las habilidades transversales, el eje de la nueva educación para el empleo del futuro

Empleo del futuro
Gonzalo Ruiz Utrilla, CEO de Cursos.com

Drones, Big Data, coches que conducen solos… Los periódicos y telediarios se llenan a diario de términos que, hasta hace bien poco, parecían futuristas. Lo cierto es que el despliegue de Internet a gran velocidad y la mejora de las comunicaciones han llevado a los países más desarrollados a vivir un vertiginoso viaje hacia la digitalización que, en muchos casos, todavía no se ha digerido.Aunque la base de esta digitalización es la optimización de los procesos, hay muchos sectores que aún no han sabido cómo amoldarse a los cambios tecnológicos que llegan cada día. Según un reciente estudio del Observatorio para el  Empleo en la Era Digital, realizado por la Feria de Empleo Digital, ocho de cada diez jóvenes menores de 30 años encontrarán puestos de trabajo digitales, muchos de ellos que ni tan siquiera existen actualmente. Ese será, pues, el gran yacimiento de empleo del futuro.

Si hay algo en lo que coinciden la mayoría de los expertos, es que si la generación de millennials está realizando trabajos que no se habían inventado ni cuando empezaron sus carreras universitarias, la siguiente generación todavía vivirá cambios más radicales.

Nuevas necesidades educativas para nuevas disciplinas

La Comisión Europea ha realizado en los últimos años diferentes informes para radiografiar el mercado laboral de los países miembro. Uno de ellos, señala que en toda Europa hay hasta 900.000 puestos de trabajo que no se pueden cubrir por falta de cualificación de los trabajadores.

Teniendo en cuenta el tejido empresarial de España y las dificultades históricas que lo han convertido en uno de los ‘campeones’ del desempleo en la UE, las Comunidades Autónomas y el Gobierno han de trabajar junto a la sociedad para que los diferentes sistemas educativos se orienten a las necesidades reales del empleo del futuro.

Otro estudio de la CE sostiene que el 40% de las empresas no encuentra perfiles idóneos para cubrir sus puestos de trabajo. Es decir, que los estudiantes o trabajadores no tienen las aptitudes y conocimientos necesarios para desempeñar plenamente su trabajo. ¿Y cómo se puede solucionar este problema?

carreras STEM para un mundo en cambio

Para acabar con este ‘gap’ existente entre el mercado laboral y las escuelas y universidades, es necesario promover habilidades que realmente capaciten a los estudiantes para asumir responsabilidades dentro del mundo tecnológico y cambiante al que se van a enfrentar.

Los expertos en recursos humanos alaban las enseñanzas técnicas que ofrecen las conocidas como carreras STEM (iniciales en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Este tipo de carreras, a priori, son las que mejor perspectivas laborales auguran a los hoy estudiantes ya que ahondan en disciplinas y conocimientos más técnicos.

innovación y creatividad para el empleo del futuro

Pese a ello, cada vez más empresas puramente tecnológicas consideran necesarias las conocidas como habilidades transversales. Este tipo de habilidades son aquellas que son necesarias en cualquier puesto de trabajo y que ayudan a los trabajadores a tener un perfil más adaptativo en un mundo de cambios constantes como al que nos enfrentamos.

Dentro de estas habilidades transversales destacan aspectos como la innovación y la creatividad. Ya no se valoran perfiles que sean meramente técnicos y que no sean capaces de innovar. Hay que trabajar en programas educativos que ahonden en la capacidad creativa de cualquier individuo para poder mejorar su desarrollo en cualquier ámbito.

Además de la innovación o la creatividad, la asertividad y el trabajo en equipo son fundamentales. Aunque quizás una de las habilidades más importantes es la flexibilidad. Dado que cada vez los trabajos son más transversales y dentro de una empresa un perfil puede desempeñar funciones en distintos departamentos, es fundamental que los hoy estudiantes sean capaces de adaptarse cuanto antes a los cambios.

Para poder adquirir este tipo de habilidades (también denominadas soft skills, en inglés), las escuelas y universidades deben incidir en estos aspectos dentro de sus planes de estudios con case studies o incluyendo nuevas tareas dentro y fuera del aula.

Por su parte, los ahora trabajadores y las empresas también tienen que trabajar en mejorar tanto la parte técnica como estas habilidades más humanísticas y adaptativas, necesarias para el empleo del futuro. La mejor forma de conseguirlo es a través de la formación continua y las actividades de team building que tan buenos resultados están dando en muchas empresas pioneras, como las tecnológicas de Silicon Valley.

Los perfiles profesionales que se demandan… pero que no se cubren

En la actualidad el propio Ministerio de Empleo de España publica periódicamente algunos puestos de trabajo que no llegan a cubrirse, como mecánicos navales o pastores.

Pero algunas consultoras de recursos humanos van más allá y han detectado algunos de esos puestos de trabajo técnicos que actualmente no se llegan a cubrir en muchas empresas porque no existen los perfiles idóneos para el empleo del futuro. Estos son algunos de ellos:

  • Especialista en seguridad informática: las amenazas cibernéticas hacen necesarios más perfiles de especialistas en ciberseguridad dentro de grandes y pequeñas empresas. En los últimos meses hemos asistido a algunos escándalos de filtraciones de datos, ataques masivos o robo de información sensible. Las grandes empresas están dispuestas a seguir invirtiendo importantes cantidades de dinero en mejorar su seguridad online. La falta de profesionales muy cualificados para pilotar estrategias de ciberseguridad ha llevado a algunas tecnológicas incluso a contratar a hackers.
  • Especialista SEO: el posicionamiento en buscadores se ha convertido en uno de los pilares del marketing pero sigue habiendo muchos perfiles técnicos de este ámbito que no son fácilmente cubiertos, tanto en agencias como en empresas. El problema que aducen la mayoría de los expertos es que los verdaderos especialistas en SEO escasean, sobre todo en su vertiente más técnica.
  • Especialista en Big Data: el volumen de datos que se genera diariamente es muchas veces un cúmulo de ‘ruido’ para todas las empresas que no saben interpretar, cuantificar o cualificar esa información que le aportan tanto sus clientes, como los proveedores o el propio mercado. Cada vez existen más escuelas que ofertan posgrados específicos sobre Big Data pero el mercado aún demanda más profesionales.
  • Especialista en Usabilidad (UX): el uso masivo de los móviles y las tablets ha hecho que Internet tenga que reinventarse. Esto se debe a dos motivos básicamente: la rapidez y la adaptabilidad. Es decir, que los contenidos, servicios y productos que se sirven a través de los teléfonos móviles tienen que ser igual de prácticos que en un ordenador. Por ese motivo, los especialistas en usabilidad (o UX, de las siglas de user experience, en inglés) son cada vez más importantes dentro de cualquier organización que tenga en Internet un pilar de crecimiento.

En definitiva, para conseguir terminar con el gap entre formación y empleo es necesario que tanto las empresas como las instituciones educativas trabajen para fomentar aquellas disciplinas y estudios que realmente necesita el mercado del empleo del futuro. Y para ello será fundamental cultivar las habilidades transversales a todos los niveles educativos.