eSports, un deporte del siglo XXI para la educación del futuro

eSports, un deporte del siglo XXI para la educación del futuro

Uno de los grandes debates sobre el sistema educativo es su adecuación a la realidad de hoy y, sobre todo, a la del mañana que vivirán los estudiantes. Big Data, robotización, ciberseguridad o inteligencia artificial son disciplinas que se incorporan, poco a poco, a las titulaciones que ofrecen los centros universitarios, todas ellas relacionadas con un mundo irremisiblemente digitalizado y conectado por las redes. Un mundo en el que también han surgido nuevas formas culturales y de ocio, entre las que destacan los videojuegos y, la nueva y potente industria que se ha desarrollado a su alrededor, los eSports.

esports
María Montaner, responsable de patrocinios de Orange España

Para dar respuesta a las necesidades laborales de este nuevo sector económico, centros universitarios de todo el mundo están empezando a incluir al llamado “deporte del siglo XXI” en sus planes de estudio.

Por ejemplo, la Staffordshire University, en el Reino Unido, cuenta con materias en las que se refuerza el juego individual -a través de ejemplos como FIFA 17, Hearthstone, Smash Bros- y otras destinadas al juego colectivo -como podría ser League of Legends, CS:GO y Overwatch-. La titulación de cuatro años ofrece formación sobre casteo, negociación de contratos, organización de eventos, dirección de equipos y habilidades técnicas relacionadas con las retransmisión en directo.

esports en la universidad española

En España, las universidades también han empezado a ofrecer cursos; por ejemplo, la Católica de Murcia o la Rey Juan Carlos. Otra universidad, la Alfonso X El Sabio, colabora en el Summer Engage, un campamento de verano con jornadas de aprendizaje en la mejora del nivel competitivo en dos de los deportes electrónicos con mayor calado en nuestro país: League of Legends y Fortnite Battle Royale.

Más allá de la universidad, en enero de este año se abrió en Madrid la e-Squad Academy, la primera escuela de ‘eSports’ que abre en España, un centro que ofrece formación integral para que los alumnos puedan convertirse en profesionales de los deportes electrónicos y desarrollar su carrera.

Sin embargo, los eSports no solo constituyen por sí mismos una materia de estudio, sino que pueden complementar la formación de estudiantes de otras disciplinas. Así lo afirma la antropóloga cultural Mizuko Ito, para quien los videojuegos son una actividad extracurricular con la que cubrir muchas de las necesidades e intereses de los estudiantes que, lógicamente, reportan efectos muy positivos en su aprendizaje y evolución personal. El interés individual por una actividad, junto al apoyo social y el trabajo en equipo, son maneras de superar la adversidad y obtener reconocimiento.

un fenómeno educativo

Como vemos, después de convertirse en un fenómeno social, los eSports impulsados en España por Orange a través del patrocinio de la Liga de Videojuegos Profesional, también se están convirtiendo en un fenómeno educativo, derribando prejuicios con el fin de proporcionar a los jóvenes una formación útil para el mundo que viene.

Por ello, además de patrocinar la Superliga Orange, hemos puesto en marcha diferentes iniciativas para ayudar que los eSports se conviertan en un fenómeno accesible y educativo. Así, impulsamos masterclass -sesiones formativas sobre los eSports más punteros impartidas por profesionales e influencers. También tenemos a disposición de todos los apasionados de los videojuegos y los deportes electrónicos “eSports Unlocked”, un site con información y material audiovisual de calidad y de interés (con tutoriales, consejos e incluso un glosario con términos vinculados al gaming), tanto para el público que está iniciándose en los eSports como para los más experimentados en este sector que tanto tiene que ofrecer.

En definitiva, en este mundo que cambia de manera vertiginosa, la irrupción de los eSports en la educación parece una tendencia en crecimiento e imparable que se justifica por la mejora de la empleabilidad y la socialización de los jóvenes. Y en Orange, nos sentimos orgullosos de estar contribuyendo a consolidar esta disciplina cumpliendo con nuestro lema de conectar a las personas con lo que realmente les importa. Y lo que importa es construir en el presente los sólidos cimientos de un futuro mejor para todos.

Artículo publicado originalmente en El Economista