5 preguntas clave que te haces sobre Hyperloop (con 5 respuestas)

5 preguntas clave que te haces sobre Hyperloop (con 5 respuestas)

Seguro que has oído hablar de él. ¿Hyperqué? Seguro que te suenan algunos debates a favor o en contra. Hay quien lo ha bautizado como el transporte el futuro.

Otros simplemente ven una estratagema mercantil, una propaganda comercial sin mucho efecto pero mucho efectismo. Pero ¿qué es Hyperloop y por qué está en mitad de tantas conversaciones

¿QUÉ ES EL HYPERLOOP?

Es el nombre comercial para designar un tipo de transporte basado en tubos al vacío. Literalmente: tubo de baja presión donde los pasajeros o la carga montan en el Hyperloop y este acelera gradualmente mediante un motor de propulsión eléctrica. La resistencia aerodinámica es ultrabaja, lo que beneficia al consumo de combustible.

¿PARA QUÉ SIRVE?

Para viajar más rápido. Así de sencillo. Cuando el proyecto comenzó su desarrollo, se estimó una velocidad teórica de 1.080 kilómetros por hora. Un trayecto como Madrid-Barcelona no tardaría más de 39 minutos, mientras que los trenes de alta velocidad lo completan en casi tres horas.

Además, pensemos en ecológico: uno de los principios del transporte implica resistencia, ya sea por trastornos en las condiciones climáticas o cambios por los cruces de nivel. El impacto medioambiental es muy agresivo a varios niveles: la fauna y la flora se ven afectadas y no olvidemos que más del 75 por ciento de las emisiones de CO2 provocadas por el ser humano provienen de los combustibles fósiles.

Hyperloop propone un viaje autónomo y cerrado para eliminar los errores humanos. Se trata de un tubo limpio y seguro, sin emisiones directas —solo las generadas en crear la electricidad— con el foco puesto en todos los estratos sociales.

¿DÓNDE Y CUÁNDO NACIÓ LA IDEA?

La idea general de trenes sobre tubos de vacío nació en la literatura de ciencia ficción. Pero el ferrocarril atmosférico, su antepasado más similar, fue un fracaso en términos comerciales.

Elon Musk presentó Hyperloop en julio de 2012 como revolución en el transporte público, un proyecto teórico que vencería las inclemencias del tiempo, estaría libre de colisiones y podría funcionar 24 horas al día. Según palabras del propio creador, sería “una mezcla entre el Concorde, un cañón de riel y el hockey de aire”.

El esbozo original de Hyperloop se presentó a través de un documento de diseño. Elon Musk presentó una ruta teórica desde Los Angeles hasta el Área de la Bahía de San Francisco. Estimaron que el viaje duraría 35 minutos y recorrería 560 kilómetros a una velocidad media de 970 km/h.

Aún tardaría un año en ponerse en marcha cuando, en el libro sobre SpaceX escrito por el propio Musk, se planteaban mejoras al diseño original. El sueño del fundador de Tesla se hizo realidad cuando Virgin puso en marcha el proyecto con distintos equipos de trabajo y una financiación de casi 300 millones de dólares.

OK, MOLA, ¿CUÁNDO VOY A PODER VIAJAR EN ÉL?

Nos tememos que aún habrá que esperar. El concepto de Hyperloop está integramente pensado bajo código abierto por parte de Musk y SpaceX. Eso significa que cualquier empresa que puje puede descargar el código fuente y analizar los preceptos básicos para plantear mejoras. Cientos de ingenieros y diseñadores participan y compiten para dar con la mejor solución. Equipos interdisciplinarios dirigidos por estudiantes han proyectado rutas por todo el mundo:

  • Delft Hyperloop propuso una de París a Ámsterdam.
  • Hyper Poland lanzó otra de Cracovia a Gdansk, a través de Polonia.
  • Hyperloop Transportation Technologies (HTT) ha explorado rutas desde Los Ángeles a San Francisco, incluso por Las Vegas (Nevada).
  • Hyperloop One aseguró que podría conectar Helsinki con Estocolmo en 30 minutos, a través del Mar Báltico. También propuso rutas comerciales para Moscú y San Petersburgo.
  • La Autoridad de Carreteras y Transportes de Dubái ha financiado un proyecto para conectar 140 kilómetros, la distancia de Dubái a Abu Dabi, en apenas 12 minutos.
  • A esto habría que sumar otras que viajarían desde Reino Unido, pasando por Escocia, hasta Gales o una ruta de 629 km cruzando España y llegando a Marruecos.

Pero todas estas ideas aún están en desarrollo o en pleno proceso de construcción. Las primeras pruebas comerciales se realizarían en 2020, aunque tal vez los modelos no estarían en circulación hasta 2022.

Entretanto se irán realizando mejoras, como los cambios en la cápsula de pasajeros, con 30 metros de largo y un diámetro de unos 2,7 metros, frente a los modelos de 1,35 metros de anchura, 15 metros de longitud y 1,1 metros de alto propuestos al principio. Albergarían entre 28 y 40 personas.

Además de hacer realidad los deseos e intenciones de las empresas, hay que prestar atención a los costes en desarrollo, los permisos urbanos o gubernamentales. Las leyes tienen la última palabra.

ESPAÑA, IMPLICADA EN EL FUTURO DE HYPERLOOP

Junto a otras selectas ciudades, Málaga albergará un centro de desarrollo del Hyperloop. Gracias a un acuerdo sellado entre Adif y Virgin, la ciudad andaluza albergará un espacio de experimentación de 19.000 kilómetros cuadrados donde el personal cualificado de la empresa probará y validará esta especie de trenes bala del futuro. Un proyecto por valor de 433 millones de euros y empleo para unas 300 personas.

España siempre ha tenido arrojo para iniciativas así. En Valencia nació hace dos años Zeleros, comandado por Daniel Orient, David Pistoni y Juan Vicén, precursores del equipo Hyperloop UPV de la Universitat Politècnica de València. No en vano SpaceX los galardonó con el Mejor Diseño de Concepto y Mejor Subsistema de Propulsión/Compresión en 2016.

Pero la realidad es que estos proyectos aún necesitan más tiempo de desarrollo, afrontar escollos como posibles terremotos y adelantarse a otras trabas. Mientras China Aerospace Science and Industry Corporation (CASIC) propone trenes voladores que alcanzarían hasta los 4.000 km/h, las quimeras de Hyperloop cada día están más cerca de hacerse realidad.

En Nobbot | ¿Estamos preparados para viajar en Hyperloop?

Imágenes | Hyperloop One