¿No te basta el 5G? Pues ya los hay pensando en 6G y 7G

Si el 5G te parecía rápido, prepárate para el 6G y el 7G

Tras el 5G, llegan el 6G y el 7G

Al tiempo que todos los operadores se preparan para configurar las redes 5G y los usuarios tratan de entender qué ventajas sacarán de esta innovación, hay quienes miran más allá y ya piensan en el 6G. Es el caso de la FCC, la Federal Communications Commission de los Estados Unidos. La agencia ha anunciado su intención de lanzar un programa de investigación y desarrollo para la nueva generación de redes.

La FCC parece haber recogido las palabras de Donald Trump. El presidente hace unas semanas expresó el deseo de convertir al país en el líder del mercado de la conectividad. Por otro lado, Estados Unidos están experimentando un momento muy delicado con respecto a las relaciones con otras potencias y sus empresas más importantes. China y Huawei, en particular.

Esta tensión se debe precisamente a razones relacionadas con el suministro de componentes y equipos para redes 5G. Así que las palabras del mandatario de EE.UU. podrían parecer otra de sus clásicas ‘machadas’ lanzadas a través de Twitter. Sin embargo, la realidad es que Estados Unidos no es el único país que quiere llegar primero a la meta del 6G.


Las posibilidades del 6G

Uno de los problemas que deben resolverse para que las tecnologías de conexión evolucionen son los materiales. Con los que tenemos actualmente se llega justo por debajo de los terahercios (THz). El 5G usa frecuencias en los segmentos 3,4 y 3,8 gigahercios y 24 y 27,5 gigahercios (GHz). Para saltar al siguiente nivel, la investigación tendrá que desarrollar nuevos materiales. Esto permitirá aumentar el espectro de ancho de banda y liberar capacidad para transportar mayores cantidades de datos con una latencia aún menor.

Por tanto, los experimentos sobre las redes móviles del futuro apuntan al desarrollo de las frecuencias THz Wave (de 95 GHz a 3 THz). En términos de rendimiento, al poder contar con frecuencias en el orden de los terahercios, las redes 6G podrán alcanzar teóricamente velocidades hasta 10 veces más altas que las del 5G.

De esta manera, será posible crear y ejecutar programas de inteligencia artificial inalámbrica para administrar procesos automáticos en sectores clave como la producción industrial. Pero también en salud o transporte. El 6G permitirá que los datos se recopilen, procesen, elaboren y empleen de forma automática y casi simultáneamente.

El 6G, además, será una red aún más capilar que alcanzará áreas que el 5G aún no puede cubrir. En particular, algunos ingenieros chinos creen que la red 6G podrá cubrir incluso las profundidades de mares y océanos. Y no es un secreto que lleven tiempo trabajando en la creación de data center submarinos.

Sin embargo, muchos expertos afirman que aún es demasiado pronto para hablar del nuevo estándar, ya que la distribución real del 5G aún no ha comenzado. No les falta razón.

¿Cuándo llegará?

El 6G se encuentra todavía en una estado embrionario. Pasarán varios años antes de que podamos presenciar su llegada. Los investigadores establecieron 2030 como plazo hipotético. Así que Trump no debería tener prisa. Con toda probabilidad, no se conectará a las primeras redes 6G desde la Casa Blanca como inquilino. Incluso en la eventualidad de su confirmación en el cargo tras las elecciones presidenciales del próximo año.

En primer lugar, será necesario definir nuevos estándares compartidos por todos los actores del sector y luego asignar las frecuencias a las compañías de telecomunicaciones que operan en los varios países. En otras palabras, será un proceso largo, similar al que condujo al arranque de las primeras redes 5G.

La opción finlandesa

La nueva generación de redes también se estudia en Finlandia. En el país de Nokia, la empresa que, después de Huawei, es la que tiene el mayor número de patentes 5G, se lanzó el proyecto 6Genesis, dirigido por la Universidad de Oulu. El programa, bendecido por el gobierno, nació en 2018. En pocos meses ya ha recaudado 251 millones de euros, incluidos suministros públicos, fondos europeos e inversiones privadas.

El objetivo es patentar materiales para alcanzar frecuencias de terahercios. Al igual que en el caso del 5G, los estudios sobre el nuevo estándar agregarán análisis y encuestas en sectores complementarios y aplicaciones prácticas. Los responsables de 6Genesis estuvieron presentes en la última edición del Mobile World Congress en Barcelona. En su web oficial explican que “para 2020, consideramos involucrar la investigación en ciberseguridad”.

Nokia se ha unido al plan e incluso compañías extranjeras, como las estadounidenses Qualcomm e Intel, han expresado su interés por el proyecto. Por otro lado, estudios sobre la evolución de las redes se incluyen también en el programa europeo sobre el grafeno aplicado a las telecomunicaciones.

“Tras

La carrera china

Después del anuncio de Finlandia, China también ha revelado su programa de investigación para el post-5G. Su Xin, jefe del grupo de trabajo sobre la tecnología 5G en el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, afirmó que la República Popular ha estado investigando sobre el 6G desde 2018, con la colaboración de Huawei.

China quiere imponerse como vanguardia planetaria en el sector tecnológico y en las principales transformaciones digitales. Desde 2015, según Deloitte, el Imperio del Medio Oriente ha gastado más que Estados Unidos en infraestructuras de comunicaciones inalámbricas. Cerca de 24.000 millones de dólares. Un factor que hará que empresas como ZTE, Huawei y Tencent sean cada vez más fuertes y competitivas. El gigante asiático también ha construido una red nacional de 350.000 nuevas torres para la telefonía móvil. Estados Unidos tiene menos de 30.000.

Visiones de 7G

Como si no estuviéramos lo suficientemente abrumados por el 5G e incrédulos ante el 6G, hay quienes ya hablan del 7G. Lo hizo, entre otros, Neil McRae, arquitecto jefe de Redes de British Telecom (BT), en un foro sectorial en el noviembre pasado. Para McRae, si el 6G será una mejora del 5G con la red satelital, la red 7G se dividirá en 7G base y 7.5 G, donde la versión básica será sustancialmente el 6G más el espacio de roaming en la red de satélites.

Según el análisis de Neil McRae, la red 5G, e incluso más la 6G, se integrará con la red satelital. Y el gran desafío para el 7G será comprender cómo hacer interactuar y cómo moverse entre los diferentes sistemas de países como Estados Unidos (GPS), China (Beidou) o Rusia (Glonass). En fin, cuando lleguemos a ese río, ya hablaremos de ese puente.

En Nobbot | La seguridad de las redes 5G, uno de los grandes retos del futuro

Imágenes | iStock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *