El 5G, un camino tecnológico hacia una España más sostenible

5G

La tecnología 5G puede resultar clave para ayudar a reducir costes, emisiones, consumo energético y, en definitiva, contribuir a frenar el cambio climático.

En el contexto de cambio actual, la protección del medioambiente se ha convertido en una pieza clave dentro de la estrategia macroeconómica de los países más avanzados. Esto exige que para que un modelo productivo sea sostenible en el tiempo necesariamente habrá de ser también sostenible medioambientalmente.

De nuevo, como afirma el informe 5G, Piedra angular para una España Sostenible elaborado por la  Asociación Española para la Digitalización (DigitaES), la tecnología está llamada a ocupar un papel fundamental en la consecución de los objetivos sostenibles. De forma más amplia, la digitalización es un instrumento que ayudará a avanzar en al menos cinco de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Más concretamente, la conectividad 5G se alza como la piedra angular de la sostenibilidad futura.

El 5G es, en sí mismo, una tecnología exponencial, una plataforma que habilita tecnologías como la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático, el Internet de las Cosas (loT)y la realidad extendida (XR). Los usos de estas innovaciones pueden ayudar a reducir costes, emisiones, desperdicios, consumo energético y, en definitiva, contribuir decisivamente a frenar el cambio climático.

5G UNA HERRAMIENTA PARA REDUCIR LAS EMISIONES DE CO2

En España, un estudio realizado por Omdia para Orange titulado 5g Impact 2030 prevé que el 5G ayudará a las empresas, hogares e infraestructuras a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 7,6 MtCO2, lo que equivaldría a un 2,5% del total de las emisiones en nuestro país.

El 5G también puede ayudar diversas industrias alcanzar sus objetivos climáticos, a través de la implementación de nuevos procesos como parte integral de un programa eficiencia energética. De hecho, un análisis realizado por Ericsson afirma que, para el 2030, las aplicaciones y usos específicos de 5G en cuatro industrias con altas emisiones (energía, transporte, manufactura y construcción) podrían llegar a permitir un ahorro adicional entre 55 y 170 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año, lo que equivale a eliminar las emisiones de 35 millones de coches.

Se calcula que el uso de la tecnología 5G en todos los sectores, incluidos el transporte, la fabricación, la agricultura y la energía tiene el potencial de reducir las emisiones mundiales de CO2 en un 20% para 2030.

En resumen, 5G es un avance tecnológico que ha nacido siendo sostenible, que ayuda a todos los sectores económicos y sociales a conseguir mayor protección del medio ambiente y que al, al mismo tiempo, acelera la revolución tecnológica.

Imagen obtenida de iStock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.