Algoritmos para reducir los atascos y el tráfico en Nueva York

Hacia una ciudad sin coches: algoritmos para reducir el tráfico en Nueva York

tráficoLos coches han invadido nuestro espacio vital. El tráfico es una plaga de la modernidad. En Nueva York, Londres, Nueva Delhi, Madrid o Barcelona el problema es el mismo. Salir de casa y encontrarse con una autopista. Recuperar espacios para los humanos, a veces, parece una tarea hercúlea. Además, los mismos ciudadanos no siempre aceptan los planes dirigidos a reducir la circulación.

Se puede sacar una idea clara del problema del tráfico urbano y de lo que ocupan los coches de estas imágenes. Fueron sacadas en una calle de Seattle (Estados Unidos) en cuatro momentos diferentes.

Public transit VS gridlock

La movilidad en las ciudades ha cambiado drásticamente en los últimos 10 años. La llegada de servicios on demand, como Uber o Cabify, lo ha cambiado todo. En el futuro, cada vez más personas aprovecharán el transporte compartido. Al mismo tiempo, aumentará la flota de coches autónomos. Un escenario en el que la gestión informatizada de la movilidad ciudadana será fundamental.

Las smart cities ya utilizan programas informáticos para gestionar, por ejemplo, su red de autobuses. Es probable que este concepto supere pronto los límites del transporte público y se extienda a la esfera de la movilidad privada. Los primeros experimentos en este sentido comienzan a hacerse con los taxis.
taxis_nueva_york

La reducción de los taxis en Nueva York

Nueva York es la ciudad de los taxis por excelencia. Los yellow cab son más de 13.000. Cada año realizan 150 millones de carreras, que podrían cubrirse perfectamente con menos de 9.000 coches. Es lo que han averiguado los investigadores italianos del CNR, junto con expertos del MIT y la Universidad de Cornell. El grupo ha desarrollado un algoritmo para establecer la ‘flota mínima’ y ha llegado hasta a la portada de la revista ‘Nature’.

Este sistema informático-matemático puede reducir flotas de vehículos, como la de los taxis de Nueva York, en casi un 40%. El programa garantiza los mismos niveles de servicio, sin recurrir a viajes compartidos. Además, logra que disminuya el tráfico vehicular y también ofrece turnos de trabajo más cortos para los taxistas. La prueba involucró a los 13.500 taxis de Nueva York durante un año por más de 150 millones de viajes.

Los investigadores utilizaron un método innovador basado en un modelo llamado Red de intercambio de vehículos. Caracterizaron cada viaje en taxi según unos parámetros: tiempo y coordenadas GPS del punto de recogida y bajada del pasajero. Luego, un algoritmo identificó la secuencia de viajes que un solo vehículo podía atender con el tiempo mínimo entre cada recogida y bajada.

“Hoy en día, los taxis suelen ser autogestionados por los conductores, cada uno tiene su propia estrategia, no hay un sistema centralizado”, explica Paolo Santi, director del proyecto. “Los taxis tienden a concentrarse en algunas zonas más pobladas y se olvidan de otras”. La clave para organizarlos radica en distribuir las carreras de tal manera que cada vehículo haga la ruta más corta posible sin pasajero.

nature

La movilidad del futuro

“Hemos analizado el sistema de taxis, ya que es un caso interesante y teníamos una gran cantidad de datos disponibles”, explica el profesor Santi a ‘Nature’. “Sin embargo, se puede aplicar perfectamente a realidades como Uber y Lyft y, en el futuro, a los coches de conducción autónoma. Gran parte de la movilidad será servida por estos servicios, que gracias a estos estudios podrán dimensionar adecuadamente su flota”.

Los investigadores aseguran que el modelo seguido para Nueva York es perfectamente replicable en otras grandes ciudades del mundo. De este modo, se podrían quitar miles de vehículos de las calles, descongestionando el tráfico y limitando las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes.

Como siempre cuando se habla de economía digital, el problema es la pérdida de trabajo. Ya que una flota reducida de taxis significa menos empleos. “Nuestros estudios tienen como objetivo final el de mejorar el trabajo del taxista”, asegura Santi. “Obviamente, no queremos dejar sin trabajo a nadie, simplemente asegurarnos de que puedan trabajar menos y ganar lo mismo”. Será, pero no se puede estar en misa y repicando.
software_movilidad

Ciudades sin COCHES NI TRÁFICO

La posibilidad de llegar algún día a vivir en una ciudad sin coches ni tráfico está cada vez más cerca. En España, existe desde hace 15 años el ejemplo de Pontevedra. Gracias a un plan que ha peatonalizado por completo el centro de la ciudad, los 27.000 vehículos que recorrían sus calles se han reducido en un 90%. Con una consecuente disminución de la contaminación del 65%.

Otros ejemplos vienen del norte de Europa. En Hamburgo (Alemania), se prevé que dentro de 20 años ya no será necesario usar el coche. El objetivo será alcanzado gracias a la creación de una enorme red de rutas peatonales y carriles bici. En 2024, la ciudad de Helsinki (Finlandia) espera llegar a un modelo de transporte totalmente on-demand.

En Oslo (Noruega), en 2019 los coches privados serán prohibidos como parte de las medidas para reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero. El mundo se mueve y parece que el coche ya no será su medio de transporte favorito.

En Nobbot | ¿Circularán más de un millón de coches eléctricos por nuestro país en 2025?

Imágenes | iStock y CNR