Ámbar, garrapatas y sangre de dinosaurios. ¿Podremos recuperarlos?

Ámbar, garrapatas y sangre de dinosaurios. ¿Podremos recuperarlos?

Tomemos un momento para leer la noticia, una que irrumpió hace unos meses y nos fascinó a todos aquellos que crecimos viendo la saga ‘Jurassic Park’. Un resumen sencillo: las garrapatas parasitaron a los dinosaurios. Una pieza de ámbar cretáceo de 99 millones de años fue hallada con garrapatas de la extinta familia Deinocrotonidae en su interior. 

¿Dónde está la noticia? Es evidente: la garrapata, como todo hematófago, se alimenta de sangre. Y, para más redoble de tambores, uno de los ejemplares encontrado contenía sangre de dinosaurio en su interior. ¿Podríamos sintetizarla y traer de vuelta a esa especie, mediante clonación e ingeniería genética?

PENSEMOS EN LAS OPCIONES

Pero todavía no echemos la imaginación a volar. No todo es tan fácil. Es, de hecho, extremadamente complejo. Más aún: clonar un dinosaurio de la muestra obtenida es imposible. Al menos hasta donde alcanza nuestro conocimiento actual.

Nuestras moléculas de ADN son como una biblioteca cualquiera: contienen información, pero esta se deteriora. La información se almacena en los nucleótidos, en bases nitrogenadas. Las alteraciones destruyen información. Pero también el tiempo. Hasta la fecha no podemos acceder a ninguna secuencia de más de 500 años de edad. Algo nimio al lado de los casi 100 millones de años de la muestra encontrada.

Entonces, ¿podría suceder un ‘Jurassic Park’ como en la gran novela de Michael Crichton? Es tremendamente difícil. Como dijo la paleontóloga Susie Maidment, ya conservamos otras muestras de mosquitos y moscas entre restos de dinosaurios. Pero el ámbar tiende a preservar la cáscara, no los tejidos blandos. La sangre no es una excepción.

Además, no es necesario acudir a la minúscula probóscide de un mosquito milenario. Entre los restos de fósiles se conservan algunos vasos sanguíneos. Pero a diferencia de las proteínas, el ADN se deteriora expuesto a la luz solar. Los restos de ADN (parciales) más antiguos que se conservan datan de 1 millón de años. La conocida extinción masiva del Cretácico-Paleógeno data de aproximadamente 65 millones de años de antigüedad.

YA PODEMOS RENDIRNOS

Ya, es un bajón, pero que la sensación de derrota no nos despiste. Cuando se logró secuenciar el genoma del extinto tigre de Tasmania —el Thylacinus cynocephalus, para ser exactos— se encontró la posición de este animal en el árbol evolutivo. La evolución cuenta con valores aleatorios, con un proceso estocástico. De los dinosaurios no poseemos una secuencia completa, pero sí porciones de información, bloques para situarlos en las distintas familias.

Esto no nos sirve para traerlos de vuelta, pero sí para entenderlos, emparentarlos y conocer, al fin, su etimología. Por otro lado, ni las condiciones ambientales ni el nicho ecológico se parecen remotamente a las dadas en el periodo Terciario. Los dinosaurios no tienen su lugar en la actualidad, no existe una cadena de depredadores o complementarios a los grandes reptiles de la antigüedad.

Y aunque las aves actuales son dinosaurios vivos —el clásico T-Rex es lo más parecido a un pollo gigante con presumibles alas que no pueden volar— traer de vuelta un pariente del pasado no es solo una cuestión de clonación. Por ejemplo, su atmósfera contenía menos oxígeno, debido a la actividad volcánica.

¿QUÉ ES EL ÁMBAR?

Esta resina de formaldehído de la antigüedad es mucho más que un conservante muy denso que no deja proliferar bacteria alguna. El ámbar es una resina vegetal sobre la que hemos percibido algunos de los fenómenos más importantes de nuestra evolución: fue la primera sustancia sobre la que se observó la electrostática. Ha sido considerada una joya por su forma de refractar la luz.

Y aunque “ámbar” proviene del árabe y vendría a hacer referencia a las algas que flotan en el mar, al ámbar se le atribuyeron propiedades místicas debido a que si frotas un fragmento contra él, producirá una reacción eléctrica.

Nuestras palabras para definir la electricidad y familiares proceden de aquí: de la conexión griega “élektron” y la latina “electrum”. El mito nos recuerda que el hijo de Helios fue asesinado y, en señal de luto, sus hijas se convirtieron en álamos y lloraron elektron, es decir, lágrimas de ámbar.

DINOSAURIOS INCOMPLETOS

Volviendo a los dinosaurios —esa obsesión infantil que beneficia a nuestra memoria—, la única forma de traer de vuelta un dinosaurio es secuenciando y muestreando suficiente cantidad de material genético… y cruzándolo con otro animal para completar la cadena de información.

Volviendo a ‘Jurassic Park’, el truco de magia residía en tomar el ADN fragmentado, localizar los ‘agujeros’ y llenarlos con ADN de rana. Los anfibios comparten ancestro común, ¿no? No. Esta es otra vía descartada. El problema es más complejo, ya que para reconocer las partes faltantes de un mapa hay que determinar cómo sería el mapa completo. ¿Podremos, tal vez, usar la inteligencia artificial para determinar las partes faltantes, como si compusiera el final de una sinfonía inacabada?

Solo podríamos lograrlo mediante una especie de ingeniería inversa: comenzar con un animal vivo e investigar en modificaciones hasta lograr una versión parecida a las muestras que hayamos conservado. Y seguiría siendo una trampa, una distorsión donde entra en juego la ética científica. La pregunta es, por tanto, si estaremos, llegado el momento, dispuestos a cruzar ese umbral biológico.

En Nobbot | ¿Quieres pasear junto a un dinosaurio? La realidad virtual te lo pone fácil

Imágenes | NatureFausto GarcíaAditya Vyas, Pixabay (AlbanyColley)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *