“Es necesario crear un gran santuario en el océano de la Antártida”

Thomas Schmid: “Es necesario crear un gran santuario en el océano de la Antártida”

Thomas Schmid es Doctor en Ciencias Químicas e Investigador Titular del CIEMAT en la Unidad de Recuperación y Conservación de Suelos del Departamento de Medioambiente. Desde hace 13 años colabora con el grupo de investigación Geología y Antártida de la UAM, habiendo participado en tres campañas de campo cuyo objetivo principal es caracterizar y estudiar la evolución de la superficie del terreno y los suelos en zonas libres de hielo para identificar el impacto antropogénico y posibles medidas de geoconservación. Es autor de más de 80 trabajos científicos en revistas nacionales e internacionales y en libros. Hablamos con él sobre su trabajo y la situación de la Antártida.

 

– ¿Tenemos ya suficientes datos para entender, desde la evidencia científica, los procesos que influyen en la evolución de la Antártida?

En este momento contamos con una enorme cantidad de datos sobre la Antártida. Sin embargo, sigue siendo necesaria la recogida de información y se trata de un continente muy extenso, en el que el acceso al trabajo de campo y la toma de muestras es muy difícil y costoso desde el punto de vista logístico. Por lo tanto, esta labor aún tomará tiempo y las personas que trabajamos en investigación científica aún nos quedan muchos secretos por descubrir de la Antártida.

– ¿Qué información nos aporta la evolución geológica de la Antártida sobre la evolución del planeta? ¿Y sobre su futuro?

El estudio de la geología antártica nos ha abierto importantes perspectivas de investigación, siendo una de las más significativas los indicios que arroja en la reconstrucción del cómo y el cuándo se produjo la separación del supercontinente Gondwana. Solo se puede acceder a una limitada área de rocas, dado que la Antártida está cubierta por una inmensa masa de hielo. Sin embargo, algunas de estas rocas conservan evidencias de los tiempos en los que el clima antártico era más cálido.

Trabajo de campo en la Península de Byers, Isla Livingston 2018

– ¿Qué importancia está teniendo el Programa Antártico Español en la mejora de este conocimiento?

El Programa Antártico Español es muy importante y coordina todas las actividades que se desarrollan en zonas polares, facilitando el trabajo a los diversos grupos de investigación, proporcionando también un importante apoyo logístico.

– Las imágenes por satélite solo proporcionan una información parcial de lo que está ocurriendo en la Antártida. ¿cómo complementa su trabajo de campo estos datos obtenidos desde el espacio?

El trabajo de campo es esencial para calibrar y validar los datos procedentes de satélite. Con este objetivo, establecemos sitios de referencia sobre los que tenemos información detallada sobre su topografía, geología, geomorfología, así como los suelos que podemos entonces relacionar e interpretar la señal del sensor desde el satélite.

El plástico está presente en todos los océanos y cuando estamos trabajando en campo en la Antártida no es infrecuente encontrar basura arrastrada por el mar.

– Greenpeace asegura que cada segundo más de 200 kilos de basura van a parar a las aguas de la Antártida. ¿Cuál es su visión sobre su situación? ¿Es tan desesperada como parece?

En la actualidad, somos cada vez más conscientes sobre la basura que producimos y cómo está afectando al medio ambiente. En el caso del plástico, éste está presente en todos los océanos y cuando estamos trabajando en campo en la Antártida no es infrecuente encontrar basura arrastrada por el mar. Este es un problema que debemos atender urgentemente entre todos.

Grupo CONGEO 2018: José Antonio Ortega Becerril (UAM), Luis Moreno Merino (IGME), Marta Pelayo Bayón (CIEMAT) y Thomas Schmid (CIEMAT)

– Por cierto, ¿cuál es su visión sobre las campañas emprendidas para salvar la Antártida utilizando a famosos para concienciar sobre el problema de su conservación? ¿No le frustra que se haga más caso a un rostro famoso que a los cientos de investigadores de todo el mundo que están trabajando sobre el terreno?

Nosotros como científicos aportamos nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, como muchas otras personas del colectivo de investigadores, para que la Antártida siga manteniéndose como lo que es, el mayor laboratorio “natural” del mundo. Es un esfuerzo de muchos años y en algunos casos una dedicación de una vida entera del trabajo científico que no es comparable a las acciones de las famosas qué hoy en día pueden entrar a la Antártida con facilidad porque existe una infraestructura adecuada con un mínimo de riesgo. En todo caso, como iniciativa para sensibilizar sobre los problemas puede ser interesante.

– La región de la península antártica es una de las zonas del planeta donde más y más rápidamente se están incrementando las temperaturas. ¿Cómo se plasma esta situación sobre el terreno? ¿Es optimista sobre la posibilidad de dar marcha atrás a este proceso?

Estamos trabajando en las áreas libres de hielo de la Antártida en las que los procesos periglaciares están relacionados con la presencia de permafrost (suelo que está congelado por, al menos, dos años consecutivos). Sin embargo, existe evidencia de que el permafrost está disminuyendo y esto está cambiando la geomorfología de estas áreas. Una vez que se producen estos cambios, es difícil revertir estos procesos para restablecer la situación original.

Existe evidencia de que el permafrost está disminuyendo en la antártida y esto está cambiando la geomorfología de estas áreas.

– ¿Cuál es su opinión sobre la creación de un gran santuario en el océano de la Antártida?

La creación de un espacio de esta naturaleza es absolutamente necesario para proteger la diversidad de especies que se encuentran en los océanos que rodean a la Antártida. La ventaja de la Antártida para la creación de un santuario es que todavía hay áreas muy grandes donde la presencia humana es mínima y se puede atender a las necesidades de protección de estas especies.

– A pesar de las incontables evidencias científicas sobre los efectos del cambio climático, el negacionismo está incomprensiblemente extendido entre la población. ¿A qué cree que se debe este fenómeno?

El cambio climático es un fenómeno complejo de entender y existen muchos aspectos sobre los que no existe una total comprensión. Los efectos de este cambio son globales y se producen de forma errática y extrema a nivel regional e incluso local. De tal manera, que los científicos aún estamos intentando entender los diferentes procesos involucrados, con el fin de obtener la imagen más clara y complete posible de lo que es el cambio climático. De tal forma que este es un trabajo continuo sobre el que se produce información que se va actualizando permanentemente ante la opinión pública, proceso que requiere tiempo y un especial cuidado para comunicar los detalles más complejos. Esto implica que, en muchos casos, la opinión pública se quede solo con una visión parcial o con los ejemplos más extremos que solo representan parte de la historia. Es muy importante que se produzca una buena comunicación entre los científicos y la opinión pública a través de los profesionales de los medios de comunicación con el fin de que hagan una correcta transmisión de la información.

Es muy importante que se produzca una buena comunicación entre los científicos y la opinión pública, a través de los profesionales de los medios de comunicación, para transmitir correctamente la información sobre el cambio climático.

– Por último, una cuestión personal, ¿qué es lo que más le ha impresionado en sus viajes a la Antártida?

El aspecto más impresionante de viajar a la Antártida es la sensación de inmensidad de la naturaleza y la percepción de nuestra fragilidad como seres humanos en el medio ambiente antártico. Se puede decir que uno se siente muy afortunado de tener el privilegio de estar rodeado de una belleza natural tan singular que, al mismo tiempo puede ser muy hostil y requiere de un trabajo muy exigente.

Glaciar en Hurd Peninsula, Isla de Livingston 2018