Un robot camaleón capaz de camuflarse en su entorno

Este robot camaleón también es capaz de cambiar de color para confundirse con el entorno

Camaleón

Un grupo de investigadores coreanos han creado un camaleón robot capaz de imitar a su homólogo biológico y cambiar el color de su piel ajustándose a su entorno.

Hasta el momento, la tecnología de camuflaje artificial se ha basado en dispositivos de microfluidos, que utilizaban canales diminutos para controlar el flujo del fluido en el interior, pero este nuevo proyecto tiene un enfoque completamente diferente.

Según el artículo publicado en Nature Communications, el camaleón robot utiliza sensores de color, que consisten en pequeños calentadores hechos de nanocables de plata y materiales termocrónicos, que cambian de color cuando se exponen a diferentes temperaturas. Con esto el equipo ha sido capaz de recrear múltiples patrones de piel de alta resolución que permiten al robot hacer la transición entre colores de forma casi instantánea.

“Un sensor situado en la tripa del robot detecta el color de la superficie, y manda una señal al microprocesador, que se encarga de determinar la cantidad de voltaje necesaria para que la placa termocrómica reproduzca una gama cromática determinada”, explica a la Agencia SINC uno de los autores, el profesor Seung Hwan Ko de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur).

¿Un pulpo o un camaleón?

“Construir un primer prototipo fue un proceso muy lento”, afirma Hawan Ko. El primer paso fue determinar si el robot seguiría el modelo de un vertebrado o un invertebrado, como un calamar o un pulpo. Dado que un modelo de invertebrado podría ofrecer más libertad de movimiento, el equipo inicialmente decidió imitar al pulpo, pero resultó ser una idea demasiado ambiciosa.

Tras experimentar con diferentes diseños y estructuras de materiales, el equipo finalmente decidió abordar la forma más simple del camaleón en sí.

A pesar de que  investigaciones anteriores sobre camuflaje artificial a menudo se han etiquetado para un uso militar, Hwan Ko espera que su trabajo tenga un impacto más amplio, particularmente en los campos del transporte, la belleza y la moda. Las aplicaciones futuras podrían incluir automóviles que adapten sus colores para destacar e incluso telas que cambien de color.

Robots inspirados en animales

El equipo de investigadores coreanos no han sido los primeros en inspirarse en un animal para crear un robot. La compañía Rolls-Royce se adelantó desarrollando pequeños robots, en forma de cucaracha, capaces de arrastrarse por el interior de los motores de los aviones para detectar y solucionar problemas.

Estos robots tienen la capacidad de introducirse por todos los rincones de la cámara de combustión para efectuar reparaciones en cinco minutos que, «si se efectuaran de la forma habitual, nos llevarían unas cinco horas”, afirma James Kell, especialista en tecnología de Rolls-Royce.

Junto a los robots cucarachas, la compañía comenzó a desarrollar robots serpientes lo suficientemente flexibles como para viajar a través de un motor como lo hace un endoscopio por nuestro aparato digestivo. Su misión consistía en entrar a través de la cámara de combustión e inspeccionar el daño para instalar un parche que asegurara el buen funcionamiento del motor hasta que se pudiera realizar una reparación definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *