Mejoran la capacidad de carga de los coches eléctricos sin necesidad de enchufarlos

Un equipo de investigación de la Universidad de Málaga (UMA) ha aumentado la capacidad de carga de las baterías para los coches eléctricos sin necesidad de enchufarlos, al modificar su configuración.

 Según informa en un comunicado la Fundación Descubre, los expertos han aumentado la productividad de un prototipo de cargadores de energía de automóviles que no requieren cables. Concretamente, lo ha modificado con una configuración precisa logrando una efectividad de más del 95%, similar a los coches enchufables.

El sistema utilizado es la carga por inducción, que mejora el consumo y el espacio, ya que las baterías que se necesitan pesan menos y son más pequeñas que las enchufables. Para vehículos destinados a aplicaciones específicas, como autobuses, es especialmente interesante, ya que podría aumentar su autonomía al cargarse en las cabeceras de las líneas en cada recorrido.

MAGNETISMO EFICIENTE: EL FUTURO DE LOS COCHES ELÉCTRICOS

Los acumuladores se cargan mediante dos bobinas, una situada en el coche y otra en el suelo. Crean un campo magnético con el que se transmite la energía de una a otra. Es decir, el coche puede cargarse con tan solo colocarse sobre un lugar concreto para que las bobinas queden enfrentadas y se produzca la transmisión. Es lo que se llama corriente inducida, al no estar conducida por ningún elemento externo, como puede ser un cable.

Sistema de carga por inducción

El equipo está trabajando con prototipos que permiten el desarrollo de esta tecnología sin cables, pero se enfrenta a ciertas dificultades en los tiempos de carga y potencia necesaria para que el vehículo llegue alcanzar cierta autonomía.

Por ello, en un artículo publicado en IEEE Transactions on Industrial Electronics, los expertos desarrollan un algoritmo con el que mejoran la funcionalidad de la carga sin cables y las acercan a la eficiencia de las actuales enchufables.

Los coches eléctricos contribuyen a una mayor eficiencia energética con el uso de energías limpias. Sin embargo, siguen teniendo limitaciones en términos de autonomía y tiempos de carga, lo que puede evitarse con tecnología de carga inalámbrica.

Los expertos presentan un algoritmo de control predictivo enfocado en la eficiencia de carga, optimizando tres parámetros de configuración en los convertidores de potencia del sistema. “La principal ventaja radica en el hecho de que no necesita la supervisión constante y ofrece una respuesta rápida. Este control también mejora la compatibilidad con diferentes fabricantes de automóviles y puede trabajar con receptores y baterías de diversas características», indica a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Málaga, José Manuel González, autor del artículo.

En estudios previos, los expertos han trabajado con tres prototipos diferentes hasta obtener uno que cumple con la normativa vigente y que logra una buena eficiencia de carga. Sin embargo, la dificultad es conseguir una frecuencia adecuada para un uso práctico. Si se tiene en cuenta que la red eléctrica doméstica tiene 50 hertzios, para lograr el funcionamiento de un coche era necesario llegar a 85.000.

Mediante convertidores de potencia y la configuración de estos parámetros han conseguido que la transmisión de energía se realice a más del 95% de eficiencia, lo que abre la posibilidad de nuevas vías de estudio para la aplicación de vehículos eléctricos comerciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.