Trasplantan por primera vez un corazón de cerdo a un hombre

La Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland ha logrado trasplantar un corazón de cerdo modificado genéticamente a un hombre de 57 años.

“Este trasplante de órganos demostró por primera vez que un corazón animal modificado genéticamente puede funcionar como un corazón humano sin rechazo inmediato por parte del cuerpo”, según ha detallado la institución en un comunicado.

El trasplante de un corazón de cerdo “era la única opción disponible para el paciente, David Bennet”, ya que varios hospitales anteriormente habían descartado la posibilidad de realizarle un trasplante convencional.

“Era morir o hacer este trasplante. Quiero vivir. Sé que es un tiro en la oscuridad, pero es mi última opción”, aseguro el paciente, según recoge el comunicado de la Universidad de Maryland. La FDA autorizó la operación de Bennet, quien estaba postrado en cama desde hacía meses y que fue informado de los riesgos de la operación, al tratarse de una técnica experimental.

una nueva era para el trasplante de corazón

“Ha sido una cirugía revolucionaria y nos acerca un paso más a la solución de la crisis de escasez de órganos. No hay suficientes corazones humanos de donantes disponibles para cumplir con la larga lista de receptores potenciales”, afirma Bartley Griffith, doctor encargado de esta intervención quirúrgica. Alrededor de 110.000 estadounidenses esperan actualmente un trasplante de órganos, y más de 6.000 pacientes mueren cada año antes de recibir uno.

El xenotrasplante podría potencialmente salvar miles de vidas, pero conlleva un conjunto de riesgos, incluida la posibilidad de desencadenar una respuesta inmunitaria peligrosa. Estas respuestas pueden desencadenar un rechazo inmediato del órgano con un resultado potencial mortal para el paciente.

Partiendo de esta premisa, los cirujanos de Maryland emplearon un corazón de un cerdo que había sido sometido con anterioridad a una edición de genes para eliminar un azúcar en sus células que es el responsable de ese rechazo de órganos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.