¡Atención Dabiz Muñoz!: científicos crean hologramas comestibles

Hologramas comestibles: como vea esto Dabiz Muñoz (Diverxo) tenemos nuevo plato

Dabiz Muñoz y los hologramas comestiblesDabiz Muñoz es el único cocinero madrileño con tres estrellas Michelín y un referente mundial en su profesión por su capacidad innovadora. Seguro que los hologramas comestibles creados en la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, estimulan su curiosidad.

Conociendo el derroche de imaginación del que hace gala en cada nuevo menú Dabiz Muñoz, sentimos curiosidad por saber qué sería capaz de hacer con esta innovación esta rutilante estrella de los fogones.

Antes de continuar, hay que explicar que los hologramas, en su versión menos sofisticada, son fotografías que, cuando se iluminan, actúan como ventanas 2D en escenas 3D. Los píxeles de un holograma dispersan ondas de luz que caen sobre ellos, haciendo que estas ondas interactúen entre sí de manera que generan una imagen con la ilusión de profundidad.

El caso es que, por sugerencia de la esposa de uno de los autores del estudio, este grupo de científicos  ingleses crearon una solución de jarabe de maíz y extracto de vainilla y la secaron para conseguir una película muy delgada que pudiera servir como base para el holograma. Posteriormente, cubrieron esa superficie comestible transparente con una capa de tinte negro no tóxico para ayudar a absorber la luz. Por último, usaron láseres para grabar sobre el tinte una imagen mediante ranuras de solo unos pocos cientos de nanómetros de ancho que son las que generan la imagen en 3D al recibir la luz.

¿veremos hologramas cocinados por dabiz muñoz?

Cuando se iluminan, estos hologramas generan patrones de luz de arco iris, con diferentes colores que aparecen según el ángulo de visión. Los investigadores pudieron controlar la intensidad y la gama de colores variando el espacio entre las ranuras o el contenido de azúcar de la película.

¿Pero qué utilidad tiene esto? Pues el equipo señala que los hologramas comestibles no solo pueden hacer que los alimentos sean más llamativos sino que pueden ser etiquetas integradas en los propios alimentos con información relacionada con seguridad alimentaria, por ejemplo.

En la actualidad, están experimentando con nuevos colorantes alimentarios comestibles en lugar del tinte negro sintético utilizado en los experimentos iniciales, que no era tóxico, pero no estaba diseñado para ser un producto alimenticio.

¿Veremos esto alguna vez en alguno de los restaurantes de Dabiz Muñoz o cualquier otro de nuestros grandes cocineros? El tiempo lo dirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *