El sistema nacional de salud presenta un índice bajo de digitalización

El sistema nacional de salud presenta un «índice bajo» de transformación digital

salud

Los Servicios de Salud autonómicos presentan un “índice bajo” de transformación digital. Es la principal conclusión de un análisis realizado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) con la colaboración de la Fundación Cotec para la innovación.

El proyecto fue seleccionado en el marco de la II convocatoria del Programa de Innovación Abierta (PIA) de Cotec, dentro de la categoría de Sector Público Innovador. El análisis de los sistemas de salud de los 17 ejecutivos regionales se realizó antes de la actual crisis sanitaria, COVID-19, por lo que la información que aquí se refleja hay que contextualizarla. No obstante, debido a la pandemia se ha potenciado la colaboración público-privada para aliviar los sistemas de salud.

El trabajo, que se ha llevado a cabo con la participación de los responsables de IT de los Servicios de Salud de las 17 CC. AA., se centra en cuatro ámbitos: servicios digitales para pacientes y para profesionales, infraestructura IT de salud digital y sistemas analíticos.  El objetivo de este primer estudio es conocer el grado de implantación de la salud digital en España, y así tener un punto de vista de la realidad de cada comunidad autónoma.

Una madurez digital escasa

Los resultados del estudio determinan que la madurez digital general de los Servicios de Salud es baja ya que sólo alcanza alrededor del 31,7%. La más desarrollada es la correspondiente a Infraestructura IT de salud digital,
alcanzando un nivel medio que se sitúa en el 42,3%, seguido por servicios digitales para profesionales con un 41,3%. Llama la atención el escaso desarrollo de los servicios digitales para pacientes (22,8%), siendo este uno de los elementos en los que más parecen insistir las organizaciones sanitarias a nivel global en los últimos tiempos.

Los sistemas analíticos apenas tienen relevancia y representan el mayor de los retos en lo que a transformación digital se refiere (17,8%).

La modernización de los procesos sanitarios

Una de las conclusiones más destacadas del estudio es la necesidad de replantear un modelo de incorporación de nuevas tecnologías a los procesos asistenciales. Es preciso dejar de gestionar las TIC como un fin en sí mismo y considerar que las herramientas digitales deben estar al servicio de ciudadanos, profesionales y gestores. A pesar del actual desarrollo de las plataformas de colaboración y la adopción de redes sociales, se han de dar pasos firmes en el despliegue de este tipo de herramientas en los Servicios de Salud que permita una mayor y mejor interacción no presencial entre profesionales y pacientes. Además, existe una gran barrera en la transformación digital motivada por el gran número de aplicaciones específicas y departamentales, de carácter monolítico y estructurado en silos de información.

Aunque los datos han pasado a ser el componente fundamental para el desarrollo de soluciones de salud digital, estos todavía residen en un alto número de bases de datos y plataformas distintas no siempre bien integradas. “La incorporación de soluciones analíticas a todos los niveles representa una de las asignaturas pendientes para los Servicios de Salud y, aprovechando el enorme potencial de la inteligencia artificial, mejorar y desarrollar tanto sistemas descriptivos como predictivos y prescriptivos. Además, es necesario profundizar y trabajar en la transformación de un mayor número de servicios digitales, que permitan desarrollar nuevos modelos de prestación de la asistencia sanitaria, especialmente orientada a la gestión de la cronicidad y el envejecimiento activo y saludable de la población”.

salud

La secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, destaca que, si bien el índice global obtenido es bajo, en algunos servicios el nivel es alto, como es el caso de la gestión de citas, el acceso a la historia clínica electrónica por parte de los profesionales o la prescripción electrónica. “Vemos necesario impulsar planes estratégicos de digitalización, que cuenten con partidas de financiación específicas, medir y evaluar de forma permanente con el objetivo de promover medidas que permitan alcanzar los objetivos estratégicos”, señaló Alfonsel.

El director general de Cotec, Jorge Barrero, ha mostrado por su parte preocupación por la alta variabilidad en la madurez y el grado de adopción de servicios y tecnologías digitales detectado entre las diferentes comunidades autónomas. “Tanto los ciudadanos como los profesionales disponen de servicios digitales en salud diferentes en función de dónde residen, ni la disponibilidad ni el grado de desarrollo tecnológico son lo bastante homogéneos”, precisó Barrero.

Esta complejidad de los sistemas heredados ha supuesto una barrera para la evolución de los propios sistemas de información a la hora de aprovechar el continuo desarrollo de nuevas tecnologías y, todavía hoy, en todos los informes y estudios publicados, la falta de interoperabilidad de éstos aparece como uno de los factores que más afecta al desarrollo de nuevos servicios de salud digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *