Elon Musk prefiere cerrar Tesla a que sus coches sirvan para el espionaje

¿Pueden los Tesla ser herramientas de espionaje? No si Elon Musk se entera

Elon Musk se ha convertido en uno de los personajes públicos más influyentes de los últimos años. Nadie duda de la repercusión del famoso multimillonario en el mundo de los negocios y la habilidad del mismo para apostar por el ‘caballo ganador’ en el sentido empresarial. 

Sin embargo, lo que más sorprende de Musk es una personalidad que no deja a nadie indiferente. Por ejemplo, declaró en ‘Reuters‘ que estaría ‘obligado’ a cerrar Tesla, una de sus empresas más potentes, si se demostrara que sus coches han sido utilizados para el espionaje en China.

SpaceX, Neuralink, SolarCity, Hyperloop… Muchas son las compañías con las que están bajo el ala de Elon Musk, pero si hay una empresa con la que ha conseguido la fama internacional esa ha sido Tesla. Por eso, sorprende mucho escuchar al magnate asegura que «si Tesla usó sus automóviles para espiar en China o en cualquier otro lugar, cerraríamos». Es decir, si se demuestra que cualquier automóvil de Tesla ha espiado en cualquier momento, Musk tendría que proceder al cese del negocio.

El informe del ‘WSJ’ que alertó a Elon Musk

‘The Wall Street Journal’ (TWJ) publicó hace unas semanas un informe en que se ponían de manifiesto las preocupaciones de China respecto a los coches de Tesla. Según las informaciones del prestigioso diario, en China insinuaban que los coches de la compañía americana podrían estar espiando al país oriental. Es más, a algunos altos cargos del Gobierno, así como militares y funcionarios, se les habría prohibido utilizar vehículos Tesla en base a estas informaciones.

Según el informe de ‘TWJ’, China tiene el foco puesto en las cámaras exteriores de los coches de Tesla, ya que graban ininterrumpidamente imágenes de algunas localizaciones que podrían ser confidenciales según el gobierno chino. Unos vídeos que, según relata el informe, podrían ser enviados a Estados Unidos junto a las mediciones de los sensores de los mismos automóviles como un posible método de espionaje.

Todas estas informaciones supusieron un impacto importante a nivel mundial que llegó a los oídos del CEO de la compañía. Musk declaró que, debido a los acuerdos de confidencialidad, sería imposible llevar a cabo ese espionaje. Es más, el multimillonario sudafricano llegó a asegurar que si estas informaciones fueran ciertas, tendrían que cerrar Tesla.

las tecnologías de tesla y las políticas de privacidad

Tesla es conocido en el mundo entero por ser capaz de integrar en sus coches una tecnología más propia de la ciencia ficción que de la realidad. En este caso, el rasgo más destacado de estos automóviles reside en el sistema autopilot (piloto automático), que permite a los conductores activar la conducción autónoma. Para ello, estos coches cuentan con total de ocho cámaras y doce sensores que se denominan comúnmente como ‘los ojos de Tesla’. Un sistema que llega acompañado de un chip que es capaz de procesar 2.300 frames por segundo.

Cabe destacar que, para que la conducción autónoma pueda ser segura, es necesaria una tecnología que respalde todas la acciones cotidianas de los conductores: las líneas de la carretera, las señales de tráfico, los peatones, los ciclistas... Muchas son las posibilidades y los coches Tesla tienen que tenerlas todas controladas. Por eso cobra especial importancia la presencia de los radares destinados a la localización de objetos cercanos. Son unos sensores que pueden captar cualquier movimiento que al conductor se le pueda escapar a una distancia máxima de ocho metros. Aunque también destacan otros sistemas como el frenado automático, la advertencia de choque frontal y la alerta de colisión.

Otro punto no menos importante son las leyes sobre equipos de dirección de vehículos que la Unión Europea estableció en 2017. Según esta normativa, el autopilot de los Tesla no es legal, por lo que la compañía de Musk se ha visto obligada a modificar propiedades como la función ‘summon’ (permitir al coche avanzar unos metros sin nadie en su interior) y el cambio automático de carril en autopista.

De esta forma, Tesla se ha visto obligada a incluir algunas modificaciones tales como el continuo contacto de los conductores con el volante para poder utilizar la conducción autónoma. Aunque cabe destacar que la última regulación internacional sobre los vehículos de nivel 3 limitará la acción autónoma (sin las manos en el volante) a los coches que circulen a un máximo de 60 kilómetros por hora. Un paso adelante importante que se añadirá en 2021 a las dos únicas funcionalidades permitidas a los coches autónomos en la Unión Europea: mantener el automóvil en el carril y el control de velocidad adaptativo.

Las cifras de tesla en china

Actualmente, Tesla es la quinta empresa más valiosa de todo el mundo. El crecimiento generado en 2020 ha convertido a la empresa de Musk en toda una potencia a nivel internacional con un incremento del 743% del valor de sus acciones en el año de la pandemia. Un aumento que vio reflejado su cierre récord el pasado 26 de enero con US$ 883,90.

Los datos de Tesla son realmente positivos en China con más de 150.000 vehículos vendidos en 2020, según Reuters. Unas cifras que suponen un incremento importante respecto a épocas anteriores que, sin duda, ha sido determinantes para el aumento conseguido a lo largo del pasado año.

Cabe destacar que existen muchas dudas respecto a estas informaciones que el propio CEO de Tesla ha negado rotundamente debido a los contratos de confidencialidad. Lo que sí está claro es que los automóviles eléctricos son el futuro del sector y China no es un mercado que ni Tesla ni ninguna otra empresa pueda permitirse perder.

En Nobbot |Elon Musk advierte de los peligros del avance de la inteligencia artificial… pero no es para tanto.

Imágenes | Tumisu/Pixabay / Blomst/ Pixabay / Tchompalov/Unshplash.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *