Comemos por los ojos y la tecnología «eye tracking» lo demuestra

eye trackingEl proyecto BEGI DIGITALA estudia, empleando tecnologías de eye tracking (tecnología de seguimiento ocular), el impacto que la información de diferentes alimentos y elaboraciones presentados en un menú tiene en la elección de los comensales.

Se trata de una investigación de BCC Innovation, el centro tecnológico en gastronomía de Basque Culinary Center, empleando dispositivos desarrollados por IRISBOND. El objetivo del proyecto BEGI DIGITALA es saber si se puede usar la tecnología eye tracking para predecir las elecciones de los comensales en un restaurante.

Para ello, se ha realizado un desarrollo en el que se utiliza un eye-tracker y una aplicación de IRISBOND. En esta aplicación se muestran diferentes diseños de cartas y se recoge la información de la mirada del usuario mientras lee la carta. Al finalizar el estudio de la carta, se muestra un mapa de calor con los datos de la mirada del usuario, y también se dan los datos brutos de la mirada para poder realizar análisis estadísticos.

Se desarrollaron tres formatos de cartas de restaurante con contenido diferencial, pero incluyendo todas ellas la información básica del nombre y el precio de los platos. La carta básica solo incluía la información simple, la carta sensorial incluía una breve descripción de cada plato, y la carta nutricional mostraba una breve infografía del perfil nutricional de cada plato (proteínas, vegetales, y carbohidratos).

eye tracking para predecir decisiones

Los resultados del estudio mostraron que un tiempo de fijación mayor se correspondía con la elección final siempre que la carta tuviera solo información básica. Por otro lado, La inclusión de ciertos aspectos sensoriales dio lugar a una capacidad de predicción similar al modelo de la carta básica. Sin embargo, incluir información de carácter nutricional en las cartas alargó el tiempo de toma de decisiones, dificultando la generación de un modelo predictivo que relacionase el tiempo de mirada con la elección del alimento.

«Siempre se ha dicho que comemos por los ojos. Y no es mentira del todo, nuestro cerebro depende mucho de la información visual. Colaboraciones como esta nos permiten seguir apostando por la innovación y la tecnología, así como explorar nuevas posibilidades del eye tracking«, señala Eduardo Jáuregui, CEO de IRISBOND.

«Con este proyecto, hemos conseguido co-diseñar un sistema de recogida de datos que nos permite establecer analíticas para determinar qué parámetros debe contener una carta para que un sistema como el eye-tracker contribuya a predecir la elección de los comensales», expresa Begoña Rodríguez, directora de BCCInnovation.

En este proyecto han participado 180 consumidores (60 comensales por cada diseño de carta), y se ha desarrollado durante 2021 en Basque Culinary Center y LABe Digital Gastronomy Lab, un restaurante/living lab de experimentación y testeo de la transformación digital en del sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.