Orange y el reciclaje de móviles: iniciativas para reutilizar 'smartphones'

El reciclaje de móviles: qué puedes hacer y por qué reutilizarlos

Un móvil roto puede ser reciclado

Hoy es 17 de mayo y en todo el mundo se celebra una fecha fundamental. Se trata del Día Internacional del Reciclaje, una jornada que nos quiere empoderar como especie para tomar conciencia de todo lo que podemos hacer por nosotros y por nuestro planeta.

El reciclaje es una actividad que nos motiva y con la que cada vez estamos más concienciados. Según el informe de Ecoembes referido a 2016, en España se recicla el 76% de los envases de plástico, papel y cartón. Aun así, podemos hacerlo mejor. Desde la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) se nos informa de que nuestro país todavía está lejos de la media europea, ya que solo reciclamos el 33,3% de los residuos. Sin embargo, nuestros vecinos llegan al 45%.

Estas cifras, antes que desanimarnos, suponen un estímulo para hacerlo cada vez mejor. Por ello, no podemos dejar de mencionar iniciativas como TeloReciclo de Orange, entre otras. ¿Sabíais que podéis reciclar vuestro móvil?

Somos responsables… ¡y reciclamos!

El reciclaje es fundamental para nuestro futuro

En muchas ocasiones, os hemos hablado del compromiso de Orange con cuestiones sociales que de verdad nos preocupan como comunidad. En este día, queremos centrarnos en el fomento de la concienciación sobre el reciclaje de móviles.

Nuestro smartphone se ha convertido en un compañero inseparable e imprescindible. ¿Pero qué pasa cuando ya no funciona? ¿Lo dejamos olvidado en un cajón? ¿Lo tiramos a la basura?¿Qué tal si mejor lo reciclamos y le damos otra vida? Ahora mismo, en la Tierra, ya hay más móviles que personas. Dispositivos que, al cabo de un tiempo no muy lejano, terminarán su vida operativa. Según TeloReciclo de Orange, solo en España, cada año desechamos 20 millones de teléfonos, mientras que unos tres millones quedan olvidados en un cajón. Hoy por hoy, apenas se recoge uno de cada 20 móviles. ¿Cómo cambiar estas cifras?

Pues aprovechando, por ejemplo, las iniciativas Orange para la recogida de esos móviles, unas acciones que tratan de impulsar esa economía circular que está cada vez más presente en nuestras vidas.

TeloReciclo

La cadena de reciclado que desarrolla Orange es muy sencilla de entender:

  • En primer lugar, dejamos nuestro móvil viejo en uno de los contenedores que Orange tiene habilitados para ello en sus tiendas.
  • Después, los móviles pasan a una planta de tratamiento de reciclado.
  • Por último, los dispositivos se someten a diferentes pruebas que dictaminan si los móviles pueden reciclarse o reutilizarse.

Si el móvil se destina al reciclaje, se separan sus componentes para convertir las piezas que puedan ser reutilizadas en materiales listos para crear nuevos productos. Y si se comprueba que el móvil puede volverse a usar, se pone de nuevo a la venta como objeto de segunda mano. Como veis, es un proceso en el que todos ganan. Pues además, por cada móvil que se recicla, Orange planta un árbol, es decir, una nueva vida.

Por otra parte, el reciclaje se convierte en la excusa perfecta para seguir creciendo mientras se toma conciencia de nuestra responsabilidad social. Así lo hace Orange con la iniciativa TeloReciclo. Se trata de un trabajo conjunto con la asociación A Toda Vela y las empresas Koiki y Recyclia.

El beneficio es triple. Por un lado, se trata de fomentar el uso del reciclaje en dispositivos como el móvil, en los que el 90% de sus componentes son reutilizables. Pero, además, este proceso genera una gran cantidad de puestos de trabajo en las localidades de aquellos que deciden dar un final sostenible a su móvil usado. En tercer lugar, en el caso de TeloReciclo, estamos hablando de empleos de proximidad para personas con discapacidad intelectual que encuentran una oportunidad de inclusión en el mercado laboral.

Reciclaje, por un mundo mejor

En un día como hoy, es imposible no hablar de los beneficios que la actividad del reciclaje de móviles conlleva. El reciclado no puede considerarse una opción sin más.

Los teléfonos móviles que ya no se utilizan pertenecen a la categoría de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Se consideran algunos de los dispositivos más contaminantes por los materiales que lo componen. Su batería es, seguramente, el elemento más peligroso en este sentido. Una sola de estas pequeñas piezas es capaz de contaminar 600.000 litros de agua. Pero no es el único componente que afecta a la sostenibilidad del medioambiente. Según un estudio de la Universidad de Surrey, un móvil contiene hasta 40 materiales perjudiciales para la salud, entre los que encontramos arsénico, antimonio, plomo, mercurio o níquel… Estos elementos no son biodegradables, por lo que pueden dañar nuestro entorno durante generaciones.

Reciclar, reutilizar, reducir

Vamos a acercarnos a los diferentes elementos que componen un móvil. Seguro que nos sorprendemos por su capacidad para la reutilización. Y aquí vamos a usar los datos presentados por Rescata, una empresa mexicana dedicada al reciclaje de teléfonos. Según ella, el 45% de la composición de estos dispositivos es plástico, uno de los elementos reciclables más útiles y operativos para la fabricación de innumerables productos.

También tenemos un 20% de cobre, que puede emplearse para paneles solares o molinos de viento. Otros grandes aliados para el medioambiente, pues contribuyen al desarrollo de las energías renovables. Pero también encontramos otros metales en un alto porcentaje. El oro es uno de ellos, un elemento muy valorado por sus capacidades conductivas. Del mismo modo, tenemos el aluminio que puede servir para la fabricación de nuevos dispositivos electrónicos, como televisores, ordenadores, smartphones de nueva generación…

El estudio de Back Market nos habla de los beneficios que encontramos si optamos por reciclar nuestro móvil. En nuestro país, estas acciones están ya evitando la emisión de 60.000 toneladas de dióxido de carbono. Para ser exactos, cada móvil que se recicla evita que se lancen 30 kg. de CO2 a la atmósfera. Además, también economizamos en recursos tan esenciales para la vida como el agua. El reciclaje de móviles en España representa ya un ahorro de 24 millones de litros al año.

No podemos sino gritar muy alto (o teclear muy fuerte mientras escribimos) las ventajas que una actividad como el reciclaje tiene para nosotros: disminuir la contaminación, preservar los recursos naturales, ahorrar energía, rebajar los costes de producción… Y vaya, una razón que nos interesa a todos: cuidarnos. A nosotros, a los que queremos y al lugar tan hermoso en el que vivimos. ¿Hace falta decir algo más?

En Nobbot | La batalla contra las botellas de plástico: así es como puedes contribuir

Imagen | Pixabay