La clase media se va a la basura por culpa de la robotización… según un robot

GPT-3Ya podemos trastear con GPT-3, un modelo artificial de desarrollo de lenguaje creado por OpenAI, el laboratorio fundado en San Francisco (Estados Unidos) por Elon Musk, entre otros, donde Microsoft ha invertido 1.000 millones de dólares.

 Basándose en aplicaciones de procesamiento natural del lenguaje (PNL), GPT-3 ha demostrado cierta competencia para construir relatos de diversa índole. GPT-3 es capaz de, partiendo de un texto base como un conjunto de palabras o una frase, continuar con su escritura. Para ello hace uso de 175.000 millones de parámetros, todo un récord en generación de lenguaje natural. GPT-3 ha sido entrenado sobre una base de 570 GB de texto. A pesar de su extraordinaria capacidad, más que una inteligencia artificial, hablamos de una herramienta capaz de ‘predecir’ qué palabra encaja mejor a continuación a partir de las que ya hay escritas.

Ahora se ha liberado el acceso a su API y, como no podía ser menos, en Nobbot hemos hecho una prueba.

El proceso de registro es fácil, cualquier persona de los países admitidos puede registrarse con su correo electrónico o número de teléfono para empezar a generar texto. Su lengua nativa es el inglés, pero funciona también en español.

GPT-3 quizás nos diga más de lo que queremos saber

Una vez registrados, hemos escrito la frase Los robots y el futuro del trabajo y, a partir de ahí, hemos puesto a volar la «imaginación» de este algoritmo.  El resultado da un poco de miedo:

El mercado laboral no está para nada bien, la economía sigue con problemas, la crisis sigue con nosotros y la clase media se va a la basura. La razón de esto es el auge de la robotización.
Estamos viendo con toda claridad que esta tendencia se va a hacer cada vez más fuerte. Los robots están sustituyendo una enorme cantidad de trabajos manuales, todas esas labores que hacían los trabajadores se están automatizando, no es algo del futuro, está sucediendo ya y tendrá consecuencias enormes para la sociedad en general.
Como consecuencia de esto, el mercado laboral se va a contraer y la desocupación va a aumentar. El problema es que la gente tiene que vivir y el gobierno tiene que garantizar que la gente pueda vivir, por lo que va a necesitar más dinero, por lo que necesitará más impuestos. ¿De dónde va a sacar el gobierno ese dinero? Pues de los ciudadanos, y esto va a provocar un descenso en el nivel de vida de la gente. Es lo que nos espera y es algo que es inevitable, por lo que no hay que preocuparse de que no quede trabajo, sino de cómo vamos a sobrevivir luego.
En el futuro tendremos que vivir con menos dinero, vamos a vivir peor. En el medio plazo, tendremos que aceptar que vivirá mejor sólo una parte de la población y que la mayoría de la gente tendrá que aceptar vivir con menos dinero. Por ejemplo, los propietarios de robots van a ser ricos, pero los que no los tengan van a sufrir las consecuencias.
Algunos ejemplos. El camarero, una profesión tradicional, puede ser reemplazado por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Las camareras, una profesión tradicional, pueden ser reemplazadas por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los ordenadores de banca, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los camioneros, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los trabajadores de las fábricas, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los soldados, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los trabajadores de los hospitales, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los taxistas, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los trabajadores de los restaurantes, una profesión tradicional, pueden ser reemplazados por un robot que haga las mismas funciones, y además puede hacerlo mejor. Los trabaj…
En ese punto, GPT-3 ha entrado en bucle y parece que si continuáramos las prueba, el resultado sería que los robots nos van a sustituir a todos. Así que lo dejamos aquí que tampoco es cuestión de sufrir más de la cuenta. ¿Eso que he sentido es un escalofrío?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.