H. P. Lovecraft y la inteligencia artificial: el horror tiene forma de algoritmo

inteligencia artificial para crear imágenesEl desarrollo de la inteligencia artificial afecta a ámbitos tan diversos como la abogacía, la seguridad en los aeropuertos o la protección de los mares. Su evolución en el ámbito artístico también está siendo espectacular y la prueba es un nuevo libro basado en el universo de H. P. Lovecraft.

Javier López, más conocido como @javilop en Twitter, es un apasionado de la escritura y de las nuevas tecnologías y el autor del libro El Cántico de Cthulhu, una novela ilustrada que, como él mismo explica en Libros.com, «destila amor por los relatos y películas de aventuras clásicos (La Isla del TesoroIndiana Jones…) y el horror cósmico que surgió del cerebro de H. P. Lovecraft».

López lleva tiempo compartiendo en Twitter sus pruebas con distintas herramientas que se sirven de algoritmos para la creación de imágenes y estos aprendizajes le han llevado a ilustrar con su novela sirviéndose de la inteligencia artificial, algo que puede causar pavor en el gremio de la ilustración, a la luz de los resultados obtenidos.

De hecho, el libro está acompañado con una guía detallada con todos los pasos para iniciarse en esta nueva disciplina. «Aprenderás a utilizar programas como Stable Diffusion, MidJourney o Dalle-2) gracias a los prompts (descripciones de texto) que he utilizado para generar las imágenes de la novela», explica el autor.

«Además -añade-, la guía también incluye los prompts y todos los trucos para generar las imágenes más impactantes que he compartido en los últimos meses en sus hilos de Twitter, y en diversos artículos».

Como podemos leer en Libros.com, donde Javier López está a punto de conseguir la financiación para esta obra, «El Cántico de Cthulhu es al mismo tiempo un homenaje al horror cósmico creado por H. P. Lovecraft y a la creación de las imágenes a través de la inteligencia artificial».

La inteligencia artificial inquieta más que Cthulhu

A pesar de algunas señales que ya mostraban cómo la inteligencia artificial ganaba terreno también en actividades artísticas, parecía que la creación, tan identificada con la esencia de la humanidad, se iba a librar de esta amenaza que ya estaba proyectando su sombra sobre otras profesiones.

La subasta de una obra de arte creada por algoritmos o su uso para convertir garabatos en imágenes realistas, eran sucesos contemplados más como espectáculos en la feria tecnológica que como una competencia real para la inspiración humana.

Mientras tanto, y quizás para autoconvencerse de que la filosofía seguirá a salvo del pensamiento robótico, el pensador Byung-Chul Han insiste en que la inteligencia artificial no tiene corazón. «El pensamiento de Descartes está determinado por la duda, mientras que el de Platón lo está por el asombro». Para Han, el algoritmo es apático, es decir, no tiene pathos (pasión), solo es capaz de calcular. A la vista de las ilustraciones creadas con inteligencia artificial por Javier López, es difícil no leer a Han levantando una ceja.

una nueva economía de la imagen artificial

El caso es que, mutatis mutandis, el desarrollo tecnológico hace oídos sordos a los nuevos luditas y avanza, con paso firme, hasta quién sabe qué destino. En prevención de los que se avecina, los grandes bancos de imágenes están tomando ya medidas: según ViceShutterstock está imágenes generadas por IA. Por su parte, Getty Images, Newgrounds, PurplePort y FurAffinity, han decidido prohibirlas recientemente.

El CEO de Getty Images, Craig Peters, dijo a The Verge, que “existen preocupaciones reales con respecto a los derechos de autor de los resultados de estos modelos y problemas de derechos no abordados con respecto a las imágenes, los metadatos de las imágenes y las personas contenidas en las imágenes”.

Y es que la inteligencia artificial está creando un nuevo mercado de creación de imágenes. Así lo demuestra la creciente popularidad de la plataforma PromptBase, lanzada como un mercado para la compraventa de descripciones para los sistemas de inteligencia artificial. Según describe la plataforma, la idea es poner a disposición de los interesados “indicaciones de calidad que producen los mejores resultados y permiten ahorrar dinero en costos de API”.

preguntamos sobre el futuro a una inteligencia artificial

Ante esta situación y azuzados por un escalofrío que sentimos en la coronilla, preguntamos a otra inteligencia artificial, en este caso GPT-3, un modelo artificial de desarrollo de lenguaje creado por OpenAI, sobre el futuro del trabajo amenazado por la robotización. Y esto es lo que nos respondió:

El mercado laboral no está para nada bien, la economía sigue con problemas, la crisis sigue con nosotros y la clase media se va a la basura. La razón de esto es el auge de la robotización.
Estamos viendo con toda claridad que esta tendencia se va a hacer cada vez más fuerte. Los robots están sustituyendo una enorme cantidad de trabajos manuales, todas esas labores que hacían los trabajadores se están automatizando, no es algo del futuro, está sucediendo ya y tendrá consecuencias enormes para la sociedad en general.

La respuesta la podría haber pronunciado el mismo Cthulhu, esa pavorosa entidad cósmica creada por la imaginación de H. P. Lovecraft. Por cierto, leyendo la novela de Javier López, quizás alguien se pregunte si la habrá escrito él o también habrá utilizado una inteligencia artificial como en el caso de las ilustraciones. En este caso, hasta donde sabemos, no ha habido intervención algorítmica pero, a estas alturas, hay pocas dudas de que, más pronto que tarde, leeremos libros escritos e ilustrados íntegramente por robots. 

¿Que si nos dan miedo las novelas de H. P. Lovecraft? Pues poco, la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.