Inteligencia artificial para detectar las emociones de los turistas

Inteligencia artificial en espacios turísticos para conocer nuestras emociones durante la visita

A menudo, nos da pereza contestar a las encuestas de satisfacción que realizamos cuando visitamos un espacio cultural. Por ese motivo, un grupo de investigadores propone sustituirlas por una aplicación móvil que utiliza la inteligencia artificial.

Diseñada por en la Universidad de Sevilla, esta app se basa en la inteligencia artificial para medir la satisfacción que experimenta el usuario en un emplazamiento turístico.

El sistema fotografía al usuario para reconocer y analizar sus expresiones faciales al finalizar su visita cultural, lo que permite conocer a los operadores turísticos cómo se siente el cliente en un momento concreto y detectar deficiencias en un lugar de interés para el viajero o diseñar nuevas estrategias para mejorar su servicio.

“Para participar, el usuario tan solo tiene que dar su consentimiento a la entrada del emplazamiento turístico. Una vez finalizada la visita, la aplicación se encarga de hacerle una foto a su rostro e identificar qué emociones está sintiendo en ese momento”, explica la investigadora de la Universidad de Sevilla, Mª Rosario González.

puntos en el rostro e inteligencia artificial

En el estudio titulado Facial-expression recognition: An emergent approach to the measurement of tourist satisfaction through emotions’, publicado en Telematics and Informatics, los expertos explican que utilizaron un software de acceso libre como herramienta principal en su investigación. La aplicación analiza una fotografía y reconoce puntos y movimientos en el rostro.

De este modo, interpreta matices como las sonrisas amplias o forzadas, la tensión en la mandíbula o los ojos entrecerrados, entre otros, y así identifican emociones positivas como la satisfacción; negativas, como el enfado; o neutras, como la sorpresa.

“Queríamos desarrollar una herramienta digital enfocada al turismo que nos permitiera analizar en profundidad cómo se siente el visitante. Con este sistema, los operadores turísticos cuentan con un recurso complementario a las encuestas de satisfacción. Por ejemplo, pueden situar la herramienta en puntos clave de la visita y, una vez comprobado cómo se sienten los usuarios, se puede mejorar la experiencia y el servicio al cliente”, comenta Mª Rosario González.

El grupo de investigación explica que la emoción predominante en los turistas era la felicidad. Añaden que en «el futuro seguirán mejorando este sistema aumentando su precisión y el tiempo de análisis durante la visita».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *