Javier Mateos, CEO de Zity: un arquitecto de la movilidad del futuro

Javier Mateos, CEO de Zity: “Debemos impulsar la nueva movilidad y compatibilizarla con el transporte tradicional”

javier-mateos-Zity-garaje-coche-electricoLa movilidad de las ciudades está cambiando. De un modelo basado en la posesión a otro centrado en el pago por uso. Madrid o Barcelona son pioneras en servicios de bikesharing, motosharing y carsharing, una vertiente de la movilidad MaaS (movilidad como servicio, en inglés). 

En este sector se mueve Javier Mateos, CEO de Zity, la propuesta de carsharing eléctrico de Renault para Madrid. Ingeniero industrial por la Universidad de Extremadura y con un MBA del Instituto de Empresa, Mateos lleva más de 10 años orientando su carrera profesional a las infraestructuras de servicios de las smart cities. ¿Hacia dónde va el futuro de la movilidad? Lo analizamos de la mano del responsable de Zity.

– ¿En qué consiste exactamente el carsharing? ¿Cómo se lo explicamos a quien nunca lo ha visto de cerca?

El carsharing es el servicio de alquiler por minutos de vehículos distribuidos por la ciudad en el que el usuario, tras registrarse, utiliza un smartphone para alquilar e incluso abrir los vehículos. Es una nueva forma de moverse en las grandes ciudades con todas las ventajas del vehículo privado, pero sin tener que comprar un coche ni asumir los costes del combustible, el aparcamiento o el mantenimiento.

En el caso de Madrid, estos servicios de carsharing utilizan vehículos eléctricos, por lo que su uso ayuda a reducir las emisiones de gases contaminantes en la ciudad y están libres de las restricciones de movilidad en escenarios de alta contaminación. Al ser 100% eléctricos, los vehículos pueden entrar y aparcar en las Áreas de Prioridad Residencial de Madrid y, además, el aparcamiento en todas las plazas azules o verdes es gratuito.

En este momento, la ciudad de Madrid cuenta con más de 1.500 vehículos eléctricos destinados a carsharing. Zitycuenta con 500 Renault Zoe 40 distribuidos por la ciudad y con más de 70.000 usuarios dados de alta en sus 3 meses de vida.

“Solo tienes que descargar en tu móvil la App […], registrarte como usuario […] y ya estás listo”

– ¿Cómo funciona vuestra plataforma?

Para usarlo, solo tienes que descargar en tu móvil la app de forma gratuita, registrarte como usuario (tenemos que saber que tienes carnet de conducir) y ya estás listo para alquilar por minutos los 500 coches eléctricos que tenemos en lMadrid.

Los vehículos están repartidos por el centro de la ciudad en lo que denominamos Zona Zity. Desde abril, esta zona cubre más de 90 km2 llegando a barrios como Montecarmelo, Mirasierra, Fuentelarreina, Hortaleza y San Blas, que se unen al área de lanzamiento que ya cubría todo el interior de la M-30 más los barrios de Las Tablas, Sanchinarro y Ciudad Lineal.

En esta zona puedes iniciar y finalizar el alquiler por solo 0,26 € por minuto en tarifa normal y 0,09 € por minuto si activas la función Stand By, que permite pausar el alquiler dentro y fuera de la Zona Zity, manteniendo el alquiler activo a nombre del usuario. Esta función nos permite utilizar el vehículo fuera de la zona centro yendo por ejemplo a un centro comercial de las afueras, pausar durante dos horas el alquiler y retornar al centro de la ciudad por unos 20 euros.

Zity-ZOE-retiro

– ¿Y qué ocurre si, por ejemplo, otro vehículo nos da un golpe por detrás?

Este es uno de los temas más importantes de nuestro servicio. Todos los vehículos están asegurados con una potente póliza. En ese caso, el causante del accidente será el vehículo que nos golpea y el usuario Zity no tendrá ninguna responsabilidad. Además, contará con los servicios de nuestra asesoría jurídica si fuera necesario.

Caso distinto sería si, en un uso normal del coche, fuera el usuario el que causara el accidente. Nuestra póliza cubriría todos los daños causados y el usuario únicamente tendría que abonar la franquicia del seguro. Desde abril, Zity ha rebajado más de un 80% la franquicia de seguros.

– El servicio lleva meses rodando. Sois testigos directos de cómo está cambiando la movilidad dentro de las ciudades y sois agentes de este cambio.

“Debemos impulsar entre todos esta nueva movilidad, modificar el modelo basado en el uso del vehículo privado”

Es una satisfacción enorme poner nuestro granito de arena y ser parte del cambio que se está produciendo en la movilidad de Madrid y que nos lleva a un Madrid más sostenible y con un aire más limpio, más sano.

Cada vez más, todos los que vivimos en las ciudades sufrimos los problemas del tráfico y la contaminación que en buena parte son causados por los millones de desplazamientos diarios de los ciudadanos hacia su lugar de trabajo o a los centros de ocio. Todos somos conscientes de que nuestra actividad diaria tiene una repercusión en nuestras vidas, en el medioambiente y, lo más importante, en nuestra salud y la de los que nos rodean.

Debemos continuar con iniciativas que nos permiten mejorar la vida en las ciudades y la eficiencia de nuestros movimientos, liberar espacio en las calles, reducir la contaminación y el ruido…  Debemos impulsar entre todos esta nueva movilidad, modificar el modelo basado en el uso del vehículo privado y hacerlo compatible con las formas tradicionales de transporte, que siguen siendo válidas y fundamentales para el funcionamiento de la ciudad, como lo es el transporte público.

– ¿Está cambiando también la mentalidad de las personas en cuanto a la propiedad? ¿Desaparecerá el ansia por ser dueños del vehículo en el que nos movemos?

El sentido de la propiedad está cambiando en los últimos años en función del bien del que hablemos. En los noventa, el consumo de música era algo entendido desde la propiedad: comprábamos los CDs para escucharlos y tenerlos. Sin embargo, ahora estamos acostumbrados a pagar por el uso de la música, el cine o la TV. Es lo que estamos percibiendo en el mundo del automóvil, pasando de un modelo centrado en la propiedad a otro en el que se paga por el uso de los coches y que permite en cada caso adaptar el vehículo a las necesidades de los usuarios. No tiene sentido tener un mismo vehículo para fines tan distintos como entrar al centro de la ciudad, viajar de vacaciones a la montaña o ir a un centro comercial.

Zity-Madrid-ZOE

Los ciudadanos están entendiendo que las necesidades de movilidad se pueden satisfacer de una forma más flexible y económica. Necesariamente, el futuro pasa por una movilidad intermodal, combinando distintos medios de transporte.

– Según varios estudios (Ecologistas en Acción, Universidad de California o Fundación RAC, entre otros), los vehículos privados solo se usan durante el 3% de su tiempo de vida útil. El resto de ese tiempo están parados, cogiendo polvo y perdiendo valor.

“los vehículos [privados] pasan más del 95% del tiempo aparcados sin ser usados”

Es cierto, en la gran mayoría de los casos, los vehículos pasan más del 95% del tiempo aparcados sin ser usados, tiempo que pasan ocupando un valioso espacio de aparcamiento. Esto es debido a que, de media, cada conductor utiliza su coche 1,5 veces diarias en trayectos de 30 minutos de media. El resto del tiempo, ni el propietario del vehículo ni nadie más lo utiliza o le saca un mínimo partido. Al contrario, cada minuto que el coche pasa aparcado sin ser utilizado le cuesta dinero al propietario: por la depreciación del vehículo, el coste del seguro, el aparcamiento, etc.

Diariamente circulan 2,5 millones de vehículos en Madrid. Según nuestros cálculos, cada vehículo compartido puede sustituir, al menos, a ocho vehículos privados, ya que se utiliza ocho veces más que uno particular. De esta forma, en el medio plazo, se liberará espacio para la ciudad.

– Un impacto ambiental con el que no se suele contar es la propia fabricación de los vehículos privados. Los servicios de carsharing amortizan o disuelven ese impacto gracias a un uso mucho más intensivo.

Con el mismo razonamiento, un vehículo con mayor uso está mejor aprovechado. Esto hace que los medios necesarios para disponer de este vehículo están más optimizados y hay menor desperdicio de energía y recursos.

Los vehículos de carsharing tienen un uso intensivo que optimiza la inversión en cada uno de ellos y permite tener los nuevos Renault Zoe 40, que marcan la diferencia con cinco plazas, mucho espacio, mucha autonomía, un gran equipamiento y tecnología a bordo con GPS, sensores de aparcamiento… Además, al ser eléctricos, son mucho más eficientes en el consumo de energía que los vehículos de combustión tradicionales.

Zity-Madrid

– Vuestra flota actual, los coches Zity, son vehículos eléctricos. ¿Por qué habéis optado por esta modalidad? ¿Por qué no diésel o gasolina?

“nuestra apuesta por la sostenibilidad es fundamental en el proyecto”

Estamos convencidos de que nuestra apuesta por la sostenibilidad es fundamental en el proyecto. Muchos de nuestros usuarios se decantan por Zity ya que coincide con su idea de ciudad y la forma de moverse que quieren tener en Madrid. Quieren ser parte del cambio y reducir al mínimo el impacto de su actividad en el medioambiente.

Su utilización conlleva una triple ventaja para los ciudadanos: además de utilizar vehículos eléctricos, más eficientes y que no contaminan la ciudad, tienen una tasa de utilización diaria mucho mayor que el vehículo privado, lo que permite reducir el número de vehículos necesarios para realizar los mismos transportes y sin limitación de plazas o distancias. Esta tasa de utilización es aún mayor en Zity, ya que, al tener una autonomía de 300 kilómetros, el vehículo está disponible para los usuarios más tiempo sin tener que ser recargado.

– ¿El usuario tiene que cargar la batería de vuestros Renault Zoe?

El usuario solo tiene que utilizar el coche para sus desplazamientos, no tiene que cargar el vehículo ni pagar los gastos de combustible. Tenemos toda la flota monitorizada en tiempo real, por lo que detectamos aquellos vehículos con una baja carga. Nuestro equipo de más de 50 profesionales se encarga de recoger el Zoe, llevarlo a nuestras bases de carga, limpiarlo y mantenerlo. De esta manera, aseguramos la mayor disponibilidad para nuestros usuarios de la forma más cómoda para ellos.

– ¿Qué ventajas aporta para una ciudad como Madrid el contar con una flota como la vuestra?

El Ayuntamiento de Madrid lleva años apostando por una movilidad que reduzca la contaminación en la ciudad. Recientemente, ha elaborado y aprobado el Plan A de Calidad del Aire cuyo objetivo principal es reducir la contaminación asociada a la movilidad.

El vehículo eléctrico y en concreto los servicios de carsharing con vehículo eléctrico encajan perfectamente con esa idea de mejora del aire que respiramos y con los objetivos marcados en este plan. Para nosotros es fundamental que las administraciones, como es el caso del Ayuntamiento de Madrid, apuesten decididamente por este tipo de movilidad. Tener la seguridad de que nuestro servicio tiene buena acogida dentro del municipio es imprescindible para lanzar el proyecto.

Zity-Madrid-castellana

La apuesta de Zity por Madrid es clara tanto por el escenario que ha construido el Ayuntamiento de Madrid y las características de la ciudad como por cómo encaja nuestro modelo de servicio y los valores que queremos poner en marcha: sostenibilidad, vehículo eléctrico, vehículo compartido, optimización de recursos…

“Un coche pequeño en una ciudad como Madrid supone a su propietario un coste de alrededor de 5.000 euros al año”

– ¿Y qué ventajas ofrece al usuario del servicio? ¿Qué le dirías a alguien que está buscando un coche privado, probablemente diésel? ¿Sale rentable alquilar por minutos?

Las ventajas de utilizar Zity van más allá de las ya conocidas del carsharing eléctrico. Que toda nuestra flota sea eléctrica implica que cualquier usuario está exento de pago en las zonas de estacionamiento regulado de la ciudad y que, además, no le afectan las limitaciones de acceso en escenarios de alta contaminación o en áreas de acceso restringido como las de prioridad residencial.

Un coche pequeño en una ciudad como Madrid supone a su propietario un coste de alrededor de 5.000 euros al año entre la amortización del coche, el combustible, los seguros, el mantenimiento, el aparcamiento, etc.

Este madrileño usa su coche una media de 1,5 veces al día para hacer menos de 15.000 kilómetros anuales, por lo que, si utilizara un servicio de carsharing, sus gastos disminuirían un 50% aproximadamente. Visto de otra forma, con 5.000 euros al año, podría consumir más de 13 euros al día en carsharing, lo que equivale a casi una hora diaria conduciendo un Zity.

Las cifras son muy claras y para la inmensa mayoría de los casos, hay mejores alternativas de movilidad que a día de hoy son más económicas, más cómodas, más sostenibles y más ecológicas.

– Gracias a este vehículo sois líderes tanto en autonomía como en número de plazas y carga. Vuestro Renault Zoe, frente al Smart ForTwo de Car2Go o el Citroën-CZero de Emov, puede recorrer 300 kilómetros reales.

Así es, las limitaciones de autonomía en los vehículos eléctricos habían limitado el uso del carsharing en Madrid a la zona centro de la ciudad, dejando fuera muchas zonas interesadas en este servicio y, sobre todo, dejando fuera a un gran número de usos distintos que se realizan fuera de la ciudad. Respecto a la autonomía, otra de las novedades para este mes de abril es la reducción de autonomía mínima al finalizar el alquiler del vehículo. Esta disminuye de 30 a 10 kilómetros, situándose como la más competitiva del sector.

vehiculos-carsharing madrid

“En la ciudad de Madrid diariamente se realizan 2,5 millones de movimientos en vehículos”

– Car2Go llegó primero en modo carsharing, luego Emov. Mientras, empresas como Muving o eCooltra lanzaron sus servicios de motosharing, y Madrid ya contaba con las BiciMAD de alquiler por minutos que tienen tanto éxito. ¿Cómo veis la competencia? ¿Hay espacio para tantas operadoras?

En la ciudad de Madrid diariamente se realizan 2,5 millones de movimientos en vehículos. Con la llegada de Zity el pasado mes de diciembre, en Madrid tenemos alrededor de 1.600 vehículos de carsharing que son utilizados 12 veces diarias de media, por lo que estamos hablando de unos 20.000 movimientos diarios como máximo. Por lo tanto, aunque muy importantes, las cifras relativas a carsharing son muy modestas en comparación con la envergadura del sector de movilidad en la ciudad de Madrid.

Los problemas de movilidad de una gran ciudad como Madrid son tan relevantes que debemos dar la bienvenida a cualquier iniciativa que proporcione una nueva forma de moverse por la ciudad y que suponga una optimización de los recursos disponibles y una reducción de la contaminación asociada al transporte.

Zity-Madrid-ventas

En el caso del carsharing, la entrada de nuevos operadores que puedan incorporarse a la oferta de transporte dan al ciudadano nuevas alternativas de movilidad que complementan la oferta tradicional de transporte. El sector de movilidad compartida está en plena fase de despegue y es necesario que el usuario cuente con alternativas diferentes que se adapten perfectamente a sus necesidades. Esta demanda está en continuo crecimiento, por lo que en los próximos años el mercado crecerá y encontraremos nuevas oportunidades con mayor número de usuarios y mayor uso por cada uno de estos usuarios de carsharing.

– ¿Llegará un momento en que el 100% de la movilidad sea compartida? ¿Y eléctrica? Elon Musk dijo que en unos años será tan absurdo tener coche como tener un caballo.

Desde mi punto de vista, es importante que tengamos claro que para ciertos usos el carsharing no es una opción y es muy probable que nunca lo sea. Estamos hablando de que en ciertas ciudades, y para ciertos usos, es muy probable que la mejor opción pase por el alquiler de vehículos y en concreto por el carsharing.

“para ciertos usos el ‘carsharing’ no es una opción y es muy probable que nunca lo sea”

La movilidad como un servicio es una realidad desde el momento en el que el usuario tiene alternativas diferentes para moverse y debe elegir aquellas que mejor se adaptan a sus necesidades. En un futuro próximo, la automatización en la toma de decisiones y la unificación de los distintos sistemas de movilidad en una plataforma MaaS facilitará a los usuarios su utilización.

– Con respecto al futuro de la movilidad en las ciudades, Madrid es pionera, pero urbes como Zaragoza, Bilbao o Sevilla quieren poder moverse de manera sostenible y asequible. ¿Contempláis un salto a otras ciudades?

Qué duda cabe que Madrid, Barcelona u otras grandes ciudades son los escenarios perfectos para el desarrollo del carsharing. Confluyen las necesidades, problemas de tráfico y contaminación, características de movilidad intermodal, aparcamiento, conectividad…  A todo esto, hay que sumar la línea marcada por el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, cuya apuesta es clara por la movilidad sostenible, no contaminante y por supuesto compartida.

Estamos enfocados en el proyecto de Madrid, pero estamos abiertos a otras posibles oportunidades que surjan en el medio plazo para implantar el servicio. Es cierto que las ventajas del servicio son claras y evidentes, pero cada caso debe ser analizado individualmente. Es complicado aventurar si puede ser viable la implantación en otras ciudades, entre otros factores porque la tecnología y el sector de la movilidad están cambiando a un ritmo muy rápido. Esto hace que en los próximos años se abran ventanas de rentabilidad en proyectos que a día de hoy no son posibles.

javier-mateos-Zity-garaje

“El futuro de la movilidad pasa por un vehículo automático, eléctrico, compartido, conectado y […] autónomo”

– Yéndonos al futuro. Quizá cinco, diez o veinte años. ¿Cómo veis la movilidad autónoma? ¿Es algo que habéis valorado? Ya existen taxis robóticos capaces de conducir por las ciudades, no es ciencia ficción.

Desde nuestro punto de vista, el futuro de la movilidad pasa por un vehículo automático, eléctrico, compartido, conectado y, en un medio plazo, autónomo. Las tres primeras características son ya realidades en Zity y además tenemos nuestra flota conectada con nuestro centro de control. En el medio plazo esperamos que todos los vehículos estén conectados entre sí, entre los distintos usuarios y también conectados con los centros de control. De esta forma, los datos generados en cada uno de los movimientos (posición, velocidad, etc.) podrán ser remitidos y procesados para devolver a los usuarios rutas optimizadas, compartición de trayectos, rutas enlazadas entre los distintos vehículos…

Por otra parte, cada nuevo modelo de vehículo incorpora un mayor grado de automatización, desde la transmisión automática hasta el estacionamiento automático, pasando por la activación de luces y demás dispositivos. Todo va encaminado a un vehículo totalmente autónomo en el que la propiedad del mismo deja de tener sentido y pasa por ser un medio compartido por múltiples usuarios al menos en las grandes ciudades.

El carsharing que ofrecemos es un primer paso de un camino que revolucionará las ciudades y la forma en la que están concebidas. Es una gran oportunidad que debemos aprovechar y que resolverá grandes problemas como la contaminación, el aparcamiento o las congestiones, favoreciendo el desarrollo del espacio para el peatón y las zonas verdes.

En Nobbot | El primer taxi robótico recorre París: así será la movilidad urbana del futuro

En Nobbot | Los vehículos conectados ya están entre nosotros: esta es la radiografía del sector

Imágenes | Zity, Car2Go, Emov, Marcos Martínez @euklidiadas