Montar en bicicleta 2,4 km al día ahorraría la emisión de casi 700 millones de tCO2 al año

Según un estudio sobre movilidad y contaminación publicado por Nature, montar en bicicleta podría ser parte de la solución contra la crisis climática.

Montar en bicicleta es un hábito muy extendido en los Países Bajos, donde se calcula que sus habitantes recorren unos 2,6 kilómetros al día, de media, sobre dos ruedas. Pues bien, los autores de esta nueva investigación señalan que si este patrón de uso se extendiera al resto de habitantes del planeta, ahorraría a nuestra atmósfera 686 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono cada año.

Esa cifra supone alrededor del 20 % de las emisiones de carbono producidas por la flota mundial de turismos en 2015 y más de lo que contaminan algunos de los países con mayores emisiones del mundo, como Alemania (605 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año) o Canadá (518 toneladas al año), y más de una cuarta parte de lo que contaminan todos los miembros de la Unión Europea en su conjunto: 2.551 toneladas al año, según los datos del informe Revisión estadística de la energía mundial 2021 de BP.

montar en bicicleta para un mundo mejor

¿Difícil ponernos de acuerdo para elegir montar en bicicleta frente a la posibilidad de conducir un automóvil? Puede, pero no imposible si tenemos en cuenta el crecimiento que experimenta el desplazamiento sobre dos ruedas, la disponibilidad de bicicletas y, sobre todo, la emergencia medioambiental a la que nos enfrentamos.

Segun el último Barómetro de la Bicicleta, elaborado por La Red de Ciudades por la Bicicleta (RCxB), la DGT y la FEMP, el uso de la bicicleta en España creció 2 puntos respecto al 2017. Aumentó en un 8,6% los desplazamientos cotidianos para ir a estudiar y un 2,2% para ir a trabajar.

Alrededor de 9 millones de españoles de entre 12 y 79 años (un 22,4%), la utiliza de forma semanal, cinco puntos más que en 2009. Por otra parte, casi 1,5 millones de españoles de entre 12 y 79 años (3,5%) la utiliza diariamente para la movilidad obligada, para ir a trabajar o estudiar.

El estudio revela que, sobre la disponibilidad de este vehículosiete de cada diez españoles (71,8%) tiene alguna bici en casa.

En el mundo, se estima que hay el doble de bicicletas que de coches y que, entre los años 1962 y 2015, la cantidad de vehículos de dos ruedas se multiplicó por seis, mientras que la de coches lo hizo por cinco.

la esperanza viaja sobre dos ruedas

Como señala a SMC España Esther Anaya- Boig, investigadora en el Imperial College de Londres y colaboradora de CambiaMO, «aunque estas cifras no se correlacionan con el uso de las bicicletas para el transporte, indican que una buena parte de la población dispone de acceso al vehículo ciclista y que podría usar para su transporte en cualquier momento, si se dieran el resto de condiciones que obstaculizan su uso inmediato».

«Ante un contexto de múltiples crisis y emergencias que ponen en peligro la vida en nuestro planeta, actuemos con el convencimiento de que es posible cambiar el escenario actual y pongamos todos los medios para conseguirlo, siempre persiguiendo un objetivo de equidad y justicia: hacer la movilidad ciclista accesible para todo el mundo», reclama la experta.

«Uno de los principales retos que tenemos por delante ahora es seguir incrementando la cuota de desplazamientos cotidianos en bicicleta en el ámbito urbano y metropolitano. Habría que llegar al año 2030 con una cuota media modal de la bicicleta del 10 %. Es decir, que en España uno de cada 10 desplazamientos habituales se realicen en bicicleta», señala Antoni Poveda, presidente de la RCxB. Actualmente esta cifra se encuentra por debajo del 2 % de media en el Estado español.

A la vista de estos datos, y viendo cómo evoluciona el cambio climático, puede que montar en bicicleta deje pronto de ser una opción. Por ello, los autores del estudio insisten en que los países deberían seguir el ejemplo de Países Bajos y fomentar el uso de las dos ruedas. Y puede que, pedaleando, lleguemos a un futuro más justo y saludable para nosotros y nuestro planeta. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.