Probamos a fondo las Ray Ban Stories: estas son nuestras conclusiones

Mujer muestra las nuevas ray ban storiesHoy vamos a hablar de un dispositivo muy especial. Se trata de las nuevas gafas Ray Ban Stories, una colaboración de la conocida marca de gafas Ray Ban y Meta, el nuevo universo de Mark Zuckerberg.

Este nuevo dispositivo, descrito de forma sencilla, puede sonar como la panacea, sin embargo, no cuenta con tantas ventajas como parece a primera vista, ni las que integra son de tanta utilidad, al menos a día de hoy.

Las nuevas gafas inteligentes de Ray Ban y Meta, sirven para hacer fotos, grabar vídeos de hasta 60 segundos, contestar llamadas y reproducir música, sin embargo, no han logrado sorprendernos en la mayoría de estos aspectos. Mientras tanto, lo que sí nos ha sorprendido es su potencial para vulnerar la privacidad de cualquier persona que use este dispositivo.

ray ban stories: Primeras impresiones

A simple vista y nada más recibir la caja, se nota que no es un dispositivo de tres al cuarto. Su diseño está muy cuidado en lo que a la caja y la carcasa se refiere, por lo que se respeta por completo la línea de diseño e imagen de Ray Ban. Sin embargo, las primeras impresiones del dispositivo como tal dejan más dudas. Son unas gafas bastante ‘toscas’ y es lógico dado que integran un montón de características que unas gafas corrientes no tienen, pero eso hace que no sean tan estéticas.

A pesar de que están muy bien pensadas en cuanto a la integración de todos sus botones y sistemas de interacción, así como la inclusión de sus herramientas; este diseño tan bien planteado hace que la apariencia final sea algo rústica y recuerdan a unas antiguas gafas con cristales de botella por su grosor o a las típicas ‘gafa-pastas’ de colores que podríamos encontrar en un festival de música.

En lo que al diseño y la colocación de sus herramientas se refiere, podemos encontrar dos cámaras de 5 megapíxeles en la parte frontal que sirven para grabar vídeos y tomar imágenes de una calidad aceptable. Dichas cámaras incluyen un pequeño punto led blanco que se ilumina al grabar o tomar fotos para advertir a los demás de que se encuentran en funcionamiento, detalle del que hablaremos más adelante.

«Su batería dura unas 5 horas con un uso moderado, por lo que es más que suficiente para un día de uso»

Por otro lado, en lo que afecta a las patillas; en la izquierda encontramos el botón de encendido que también hace las funciones a la hora de activar el bluetooth, además de un altavoz en la parte posterior.

La patilla derecha incluye una luz led que advierte al portador de la situación de las gafas, su nivel de batería, si están listas para grabar, etc… Además de integrar el botón para tomar fotos y vídeos, un pequeño panel táctil permite pausar la música, saltar canciones o administrar el volumen y un segundo altavoz junto con un micrófono para escuchar música y realizar llamadas.

Su estuche, por otro lado, es de gran utilidad, logra cargarse por completo en una hora aproximadamente y ofrece a las gafas hasta tres cargas extra. Su batería dura unas 5 horas con un uso moderado, por lo que es más que suficiente para un día de uso.

¿Y el audio?

Estas nuevas gafas son un sí, pero no del todo. Sin duda, la idea parece ser buena y la propuesta de venta es aún mejor “levantar de nuevo la vista y disfrutar de lo que nos rodea gracias a poder guardar esos momentos sin tener que vivirlo desde la pantalla de nuestros móviles”; a pesar de ello creemos que el esfuerzo no es del todo suficiente.

Para poder dar uso a las Ray Ban Stories necesitamos primero conectarnos a ellas a través de Bluetooth y la aplicación Facebook View pero no es lo único, es imprescindible la conectividad WiFi si queremos terminar de conectarnos, dado que sin ella no podremos terminar la configuración, un detalle que nos genera dudas teniendo en cuenta que se trata de un dispositivo con el que vamos a salir a la calle y hacer uso de la conexión de datos de nuestros smartphones.

Primer plano Ray Ban Stories

Una vez conectadas podemos empezar a usarlas de forma muy sencilla, es cómo si llevásemos unos auriculares pero más completos y eso sí, con más fallos. En el apartado de la música encontramos la mayoría. En nuestro caso, haciendo uso de Spotify, la música se para cada dos por tres, creemos que por la mala señal bluetooth que le llega al dispositivo, pero resulta realmente molesto.

Por otro lado, no es nada recomendable realizar llamadas o escuchar música en el transporte público, dado que las personas a nuestro alrededor podrán escucharlo. No son unos auriculares que aíslan el sonido de la gente que nos rodea, son unos altavoces que reproducen el sonido a un volumen bajo cerca de nuestros oídos, lo que hace que la gente de alrededor, si presta atención, también pueda oírlo. Hablamos de un volumen razonable, si lo subimos al máximo, va a enterarse de nuestros gustos musicales todo el vagón del tren.

Esto, por su parte, hace que el sonido en las llamadas sea nítido y no haya problemas de escucha, salvo en lugares con mucho ruido, donde dejaremos de enterarnos de la conversación. Si hay algo positivo en todo esto, son sus controles táctiles que resultan muy fáciles de usar y bastante predictivos.

las ray ban stories También hacen fotos

Si pasamos a hablar de su capacidad para tomar fotografías y vídeos debemos tener en cuenta varios detalles. Es cierto que el uso de las gafas nos permite almacenar contenido multimedia sin la necesidad de sacar nuestro móvil y estar pendientes a una pantalla de forma constante, pero la calidad de las cámaras duales de las Ray Ban Stories en comparación con la mayoría de móviles de gama media, deja mucho que desear por el momento.

Los usuarios a día de hoy compran dispositivos móviles por su cámara y la duración de la batería, principalmente, por lo que no es un sustitutivo óptimo a pesar de que están enlazadas con Meta y las aplicaciones que forman parte de ella como Facebook o Instagram; no es una ventaja considerable.

Por otro lado, debemos analizar también el problema de privacidad que pueden llegar a generar estas gafas. Para alguien que desconoce su existencia, las cámaras no llaman la atención, están muy bien integradas en el diseño y un LED blanco del tamaño de un punto minúsculo no es realmente suficiente para alertar apenas a nadie de que estamos grabando o tomando fotografías.

«Están enlazadas con Meta y las aplicaciones que forman parte de ella como Facebook o Instagram»

El tamaño es desafortunado y el color de la luz no es la mejor opción, lo que provoca que, a no ser que estemos realmente cerca de la cara de alguien, nadie se dé cuenta cuando tomamos fotografías o realizamos grabaciones.

Conclusiones y precio

La principal conclusión a la que llegamos es que se trata más de un dispositivo que alguien compraría por capricho a algo que de verdad pueda otorgar un uso razonable a día de hoy. Es un aparato que aún tiene recorrido por delante y debe perfeccionarse en muchos aspectos para terminar integrándose en nuestras vidas sustituyendo tanto a los auriculares como a la necesidad de sacar nuestros dispositivos móviles cada vez que queremos tomar una fotografía.

Podría llegar a convertirse en una alternativa viable que algunos usuarios antepondrían al uso de otros aparatos, sin embargo, a día de hoy y con un precio base de 329 euros, quizás sea un juguete demasiado caro. Vosotros decidís.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.