Tesla: polémicas y problemas de una marca víctima de sí misma

Todos los problemas de Tesla, una marca víctima de sí misma

Elon_MuskAccidentes causados por el piloto automático, acciones que se derrumban en Bolsa y directivos que se pasan a la competencia. Sin mencionar los retrasos en las entregas. Tesla está experimentando un momento turbulento. La reina del automóvil eléctrico, que parecía invencible, y su fundador, Elon Musk, para muchos el nuevo Steve Jobs, atraviesan el período más complicado de su historia.

Los accidentes de los Tesla

El pasado 11 de mayo, un Model S se estrelló contra un camión de bomberos. No hubo víctimas pero, según el conductor, el problema radicó en el piloto automático. Todavía no hay certezas y la policía está investigando, pero es cierto que ese sistema ya había causado otro accidente. En 2016, un Model S autopilotado también chocó contra un camión porque las cámaras habían sido engañadas por la luz. Entonces, el conductor, Joshua Brown, murió.

Cada accidente relacionado con un Tesla es noticia y pesa en el mercado bursátil. Lo dijo el propio Musk: “Un accidente de Tesla que causa un tobillo roto ocupa las primeras páginas, mientras que las 40.000 personas que mueren en accidentes de carretera cada año en los Estados Unidos no reciben ninguna cobertura de los medios”.

Es cierto, pero en parte se debe al clima que él mismo creó. Musk es un prodigio en elevar las expectativas. Sabe cómo moverse en la comunicación y cómo recibir atención. Ha lanzado cohetes hacia Marte, construido túneles contra el tráfico, financiado trenes que viajan a 1.000 kilómetros por hora y convenció a 20.000 personas para gastarse 500 dólares en un lanzallamas.
Tesla

Sospechas y paranoias

El jefe de Tesla envió un correo electrónico a sus trabajadores, publicado por CNBC, en el que acusaba a un empleado de “sabotaje vasto y dañino”. No es la primera vez que Musk denuncia sospechas de este tipo. En 2016, se quejó de algo parecido después de que un cohete SpaceX explotara durante una prueba.

El sabotaje incluiría cambios en el código del sistema operativo de la compañía, con nombres de usuario falsos. Pero también “la cesión a terceros de grandes cantidades de datos de Tesla altamente sensibles”. Según Musk, el saboteador habría actuado porque “quería un ascenso que no recibió”. Así que recomendó a los trabajadores que abrieran sus ojos y oídos.

En un segundo email, también publicado por CNBC, Musk reveló que hubo un incendio en la línea de producción de la compañía. Dijo que fue “un extraño accidente difícil de explicar”. En su opinión, pudo haber sido deliberado. “Como saben, hay muchas organizaciones que quieren hacerse con Tesla”, escribió el fundador. En resumen, una mente un poco paranoica que recuerda a la de otro gran empresario y visionario estadounidense: Howard Hughes.

fuga de cerebros

En los últimos tiempos, dos grandes nombres han abandonado la compañía. El primero es Doug Field, vicepresidente de la división de Desarrollo de vehículos. Cogió una baja de unas semanas “para recargar las pilas y estar con su familia”. Más grave es el caso de Matthew Schwall, quien dirigía las relaciones con las autoridades estadounidenses.

El gerente se pasó a Waymo, la división de Alphabet, el holding que controla Google y que se ocupa de los coches sin conductor. Tesla perdió así a su hombre fuerte en la obligada acción de lobby para obtener los avances legislativos necesarios para el desarrollo de la conducción autónoma.

También llegaron los primeros despidos. Hace unas semanas, y por primera vez, Tesla anunció una reducción de su plantilla. El 9% de los más de 37.000 empleados se irá a la calle. Oficialmente por “una reorganización debido al rápido crecimiento de estos años, que ha llevado a la duplicación de muchos roles”.
Model3

Retrasos

Musk ha elevado excesivamente el nivel de expectativas también en el ámbito de la producción industrial. A pesar de los 500 pedidos por adelantado cosechados antes de su lanzamiento, el último modelo de la Casa, el Model 3, ha sufrido numerosos retrasos. El ‘coche para las masas’, con un precio de ‘tan solo’ 30.000 euros, es el buque insignia de la compañía. Sin embargo, hasta la fecha, se fabrican alrededor de 2.000 vehículos por semana frente a los 5.000 previstos.

Musk culpó de los retrasos a los robots empleados en producción. “Teníamos una red absurda y compleja de cintas transportadoras y no funcionaba, así que nos deshicimos de todo eso”. La compañía anunció una parada de 10 días para cambiar la línea de producción. El Model 3 es la clave de sus esfuerzos para generar los ingresos necesarios para pagar e impulsar el desarrollo de otros coches eléctricos.

Para lograr sus objetivos de producción, Tesla está montando una enorme carpa en los exteriores de su fabrica, en Fremont, California. Una línea de producción completamente nueva, sin plantas permanentes. Otra ocurrencia de Musk, de la que él es entusiasta.

números que no cuadran

Construir coches no es ningún juego y Tesla lo está experimentando en su propria piel. A pesar de convertirse en una estrella del mundo techie, incluso Musk tiene que lidiar con los sucios números. El más importante de sus accionistas, Warren Buffet, el tercer hombre más rico del mundo, criticó su estilo “demasiado alegre”. El fundador de Tesla se negó incluso a responder las preguntas más difíciles que le llegaron durante la presentación de los resultados financieros del último trimestre. Dijo que eran cuestiones “muy áridas”.

La arrogancia de Musk con los accionistas costó a la empresa una bajada en Bolsa del 7%. En 2018, se registra también una pérdida récord de casi 710 millones de dólares, más del doble de los primeros tres meses de 2017. En un año, el valor de las acciones de Tesla ha pasado de los 317 dólares en mayo de 2016 a los 284 actuales. Ahora hay que esperar los datos financieros de julio para tener el cuadro de la situación. Quién sabe si a Elon Musk le suena el nombre de Ícaro.

En Nobbot | Un coche autónomo se enfrenta al difícil tráfico de Jerusalén

Imágenes | Flickr y Wikipedia