Una colonia autosuficiente con un millón de habitantes en Marte

Un proyecto español finalista para construir una ciudad autosuficiente en Marte

Marte

«La Mars Society se complace en anunciar la celebración de un concurso internacional para el mejor plan de diseño de una ciudad-estado de Marte de 1.000.000 de habitantes» así comienzaba la convocatoria de uno de los concursos más marcianos que hemos visto últimamente.

La Mars Society organizó recientemente el Mars City State Contest cuyo objetivo no era otro que  planificar cómo sería una ciudad de cierta envergadura en el planeta rojo. Entre las premisas principales que se exigían, estaba el hecho de que la ciudad debe ser autosuficiente en la mayor medida posible, es decir, depender de una masa mínima de importaciones de la Tierra. Además, y como ya os decíamos, debe tener una población de un millón de habitantes y ese millón ha de ser diverso y debe contar con la colaboración de robots e inteligencia artificial.

Una nueva colonia en Marte

En las bases del concurso se decía también que no es necesario que la ciudad se construya en un solo lugar en la superficie de Marte. Existe la posibilidad de establecer una o más ciudades centrales, apoyadas por bases periféricas en Marte o sus lunas, según sea necesario.

Para tristeza de muchas mentes, el concurso ya ha cerrado su convocatoria pero las buenas noticias llegan cuando nos enteramos de que, entre las diez propuestas finalistas se encuentra un proyecto español bautizado como Nüwa. Esta ciudad marciana ha sido creada por investigadores del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y el Instituto de Ciencias del Cosmos de Barcelona (ICCUB).

¿Nos mudamos a Nüwa?

La ciudad de Nüwa recibió este nombre en honor a la diosa china que creó la humanidad. El equipo de investigadores encargados de este proyecto está formado por profesionales de distintas áreas y, además, ha contado con el apoyo en diseño y arquitectura de ABIBOO studio.

Nüwa estaría construida en vertical, orientada al sur, en un acantilado de un kilómetro de alto de la estructura geológica marciana de Tempe Mensa y con los edificios enterrados en la pared vertical, lo que les permite estar protegidos pero al mismo tiempo tener luz. En palabras de Alfredo Muñoz, fundador de ABIBOO, los edificios de Nüwa se conectarían por “un sistema de túneles que permite tener pérgolas y bóvedas, lo que propicia reproducir la visual de un horizonte, que establece una vinculación con la que tenemos en la Tierra”.

Nüwa sería también una ciudad dividida que permitiría gestionar mejor la energía y los recursos disponibles. Para los investigadores, la producción de alimentos sería la principal fuente de consumo de energía, por eso, la dieta de los habitantes de Nüwa se basaría en vegetales y proteína animal obtenida a través de insectos. 

Los habitantes de Nüwa no solo tendrán que pensar en su productividad sino que, según el proyecto, contarán con distintos espacios para satisfacer sus necesidades sociales.

¿Cómo llegamos a Nüwa?

Llegar a Marte no es tarea sencilla así que el equipo de investigadores también ha tenido en cuenta el transporte que nos permitiría mover nuestra residencia a Nüwa. Tal y como explica Miquel Sureda, profesor de Aeronáutica de la UPC y experto en diseño de misiones espaciales, “la idea es transportar el primer año a 1.000 personas y al cabo de 50 que haya 1.000.000. Por eso el transporte tiene que ser capaz, en los últimos años, de transportar decenas de miles de personas, como un ferry continuo, una línea interplanetaria”.

El viaje duraría 250 días y el combustible utilizado se formaría a partir de oxígeno y metano, tendrían que realizarse cada 26 meses, momento en el que la Tierra y Marte se encuentran en la posición idónea.

Los investigadores barajan también la idea de construir una Earth Mars Station en un asteroide cuya órbita se modificaría para que fuera estable. Tal y como cuenta Sureda, «el asteroide pasaría cerca de Marte y de la Tierra. Cuando estuviera cerca de nuestro de planeta una lanzadera llevaría a la gente hasta la estación espacial y cuando lo hiciera cerca de Marte, otra los llevaría hasta él. El viaje sería mucho más largo, pero no necesitaría combustible”.

Tengan en cuenta que si quieren formar parte de la población de Nüwa deberán ir preparando sus carteras ya que el billete tendría un coste similar al de un piso en Barcelona. Lo bueno es que, si deciden dar el paso, lo más seguro es que una vez establecidos en Nüwa recibirán un dinero para abrir su propio negocio. La idea del equipo de investigadores es que los billetes sean solo de ida para aquellas personas jóvenes que quieren formar una familia. Además, se busca que esta marciana ciudad tenga lugareños procedentes de todos los campos y áreas. ¿Serás tú uno de ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *